» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Toji Hisami el Lun Abr 06, 2015 6:02 pm

Acto II [ROL MASIVO]

Recuerdo del primer mensaje :

Dos días de incertidumbre habían pasado ya. Unos pocos alumnos habían salido heridos. Tras el ataque todos habían sido evacuados hacia los campos de entrenamiento. Los profesores pasaron lista a todos los estudiantes. Fue un alivio el saber que solo una estudiante estaba en paradero desconocido. Tras que los especialistas sondeasen los dormitorios y la Accademia al final pudieron volver. La seguridad se incrementó y las clases se suspendieron.

Escuchó que trataron de quitar los escombros pero que no hubo un buen resultado. La magia al parecer no funcionaba y por otra parte, tenía que reforzar primero la estructura principal para que no se derrumbase todo.

Todo había salido a la perfección. Era hora de pasar al siguiente reto.

Se sentó junto a los demás para comer. Algunos temían volver a la cafetería y por lo tanto, y gracias al buen tiempo, llevaban dos días a base de picnics en los jardines. Eran tan necios… en todas partes se extendía una red de megáfonos. Sus mensajes eran emitidos a toda la cúpula y estaba a punto de dar el siguiente golpe. ¿Qué mejor hora que la comida para ver sus reacciones? Incluso había algunos estudiantes que eran incapaces de salir de sus habitaciones o de comer…. Pobrecillos. Era el momento de hacer aletear su corazón otra vez.

Pulsó la tecla del móvil para luego romperlo en dos. Se lo metió en el bolsillo a su amigo. Él ya lo destruiría mejor que nadie. Tampoco es que tuviesen mucho que rastrear con un móvil de prepago. Una música comenzó a sonar, debía llamar la atención de todos ellos y qué menos que usando el Upa ganga style. Apenas duró el estribillo cuando su voz, cambiada por un programa sonó por todas partes.

--Buuuuuuuuuuenos días habitantes y estudiantes, ¿Qué tal la jornada? ¿Esperando otro de mis regalos? Espero que no os haya importado la reforma que hice el otro día. Mi estilo es más caótico que el rococó. ¿Os habéis lavado bien los dientes? Mirad que es algo importante, las caries aparecen con suma facilidad. Volviendo al asunto original. Este día os vengo a informar sobre un dato preocupante. Ahora mismo la cúpula está a un 60% de la ocupación total. Sigue siendo una cárcel por lo cual no puede expandirse. ¿Cuánto tiempo creéis que durara este idílico embuste? Llegará a un punto en que los altos cargos pondrán unas normas sobre quien puede o no tener hijos y el número de ellos. A la mínima falta serán sentenciados a muerte. No es la primera vez que se ve situaciones así. ¿Cuántos años creéis que pasarán? Estadísticamente menos de los que tan si quiera lleguéis a esperar. Quince años bastan para que vuestra burbuja de cristal se rompa. Quince años para que todos comencéis a mataron los unos a los otros por mantener su sitio en la cúpula. Ahora bien, tal vez no lleguéis ni hasta mañana si no acertáis el acertijo. Esta vez os lo dejé muy simple: “Donde la vida nace desde el inicio de los tiempos”. Recordad siempre cepillaros los dientes antes de dormir. Hasta el próximo BUM. Recordad, siete horas~

Simplemente disfrutaba de esos rostros de incertidumbre. Derrumbaría todas sus esperanzas. Una por una.
Toji Hisami

Mensaje por Daian Doyle el Dom Abr 12, 2015 4:24 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Ella, su principal motivo por estar allí era ella en esos mismos instantes, debía sacarla de allí, alejarla lo más posible de la zona de peligro y cuidarla. Ahora que tenía órdenes de xanxus de retirarse no debería rendirle cuenta a nadie, al menos hasta que nuevamente recibiera órdenes del guardián o el mismo director. –Me quedaré contigo, iremos a un lugar cálido, debes quitarte esa ropa, relajarte… Comprendía que su trabajo era peligroso, pero ese miedo y estrés no sería bueno para la asesina, mucho menos para el niño que estaba en su vientre. La mantenía rodeada con su brazo para tenerla contra su pecho, buscando que ella sintiese el menor frio posible en todo instante.

A la distancia pudo ver a una pelinegra acercarse al lugar junto con un hombre ¿Una estudiante? Desconocía el por qué estaba ella allí, se suponía que debían mantenerlos alejados, aun así, ese no era su asunto. A pesar de eso, la jovencita parecía estar enterada de absolutamente todo ¿Era ella la pequeña esposa del director? En ese caso, todo tendría más sentido, le dejaría a la espía la tarea de cuidarla, él por su parte simplemente continuó de largo, escuchando la pregunta que la estudiante le hacía. No respondió ni giró el rostro en lo más mínimo, simplemente apretó un poco el agarre en la pelirosa mientras escuchaba el grito que daba la otra chica a sus espaldas ¿Traidor? Inicialmente podría haberlo tomado para él, sin embargo el comunicador que poseía comenzó a reproducir la voz de la estudiante gritando esas mismas palabras al guardián.

Una sonrisa burlona apareció en los labios del metamorfo, si esa niña en verdad creía que el director estaría muerto aun le faltaba mucho por aprender, la espía les había dado el comunicado de que estaba vivo, entre escombros pero al menos permanecía con vida, solo era cuestión de tiempo para que ambos terminasen siendo rescatados. La voz del terrorista sonando por todo su alrededor lo fastidió de sobre manera, tanta que incluso estuvo dispuesto a lanzar el comunicador lejos de él, sin embargo su parte profesional sabía que no podía permitirse eso, debía poseerlo, tenerlo consigo en caso de que xanxus le pidiese nuevamente hacer otra cosa.

Detuvo su andar cuando escuchó la voz del director y bajó la mirada hacia el comunicador ubicado en el cinturón de su pantalón. Estaba vivo, estaba dando órdenes y él sabía que estaría furioso con el terrorista por involucrar a la pequeña estudiante en todo eso. La orden sutil e indirecta de encontrar al causante de tal desastre no pasó desapercibida para el metamorfo, internamente solo quería centrarse en su mujer, sin embargo no podía ignorar el pedido del Director, por ese motivo sujeto el comunicador con su mano libre, activándolo –Aquí Daian… Paso a retirarme y dejar en un lugar seguro a Natasha, no se encuentra en condiciones. Permaneceré alerta, si lo encuentro informaré de inmediato. No negaría que tenía deseos de asesinarlo, sin embargo le dejaría que el director se encargase de eso, seguramente tenia lindos planes contra el terrorista. Finalizo la comunicación y nuevamente dejó el comunicador en su pantalón, pasando a girarse hacia la asesina, se inclinó para pasar una mano por debajo de sus piernas y elevarla, cargándola para alejarse de aquel desastre y llevarla a un lugar seguro.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia2
♦ Destreza
avatar
Daian Doyle
Mensaje por Alistear el Dom Abr 12, 2015 5:09 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

De un momento, el profesor Wilde se había ido de la escena cargando con él a …¿Cotty?. ¿Era ella?. Se me veía bastante extraño verla con un vestido más plano, puesto que acostumbré a poder apreciar cada dulce y pomposo vestido blanco que llevaba. Haciendo caso omiso, tras la advertencia, solo digné a soltar un suave suspiro. Aparentemente las cosas se estaban complicando demasiado. Consecutivamente el lugar se llenaría de un extraño humo; pretendía, entonces, quedarme con los alumnos a ver qué cosa había, no obstante Elissa se adelantó. Le dediqué la misma sonrisa cómplice, menos preocupado – A su orden – solté corriendo al lado de la estudiante.

Juré, por unos instantes, ver una silueta delgada entre todo el humo. Ignorando por completo el avistamiento, seguía los pasos de la señorita Elissa, sin adelantarme mucho que darme atrás, de pares. Si se calculaba, no quedaba mucho para que la explosión fuese ejecutada. Eso también indicaba que una vez que estuviésemos ahí, algo había que hacer más que observar, si no, era básicamente estarse arriesgado para nada.
Mientras los pies se movían por si solos, la caída de la muchacha forzó la detenida. Y menos mal que ya se hallaba en los lagos, todo era mucho más… duhm… ¡Emocionante!. Bajo presión podría todo funcionar aun mejor. Espera, ea, que se te ha caído la dama.
– Señorita Elissa – auxilié a la menor para ayudarla a que se incorporara.

Fue tan precipitado, que ni siquiera una pausa podría haberle indispuesto a la morena, de un momento le hablaba cuan desesperada a … un Walkie?... Haciendo caso omiso a la situación esperé apretando los labios, omitiendo una gran risa al ver como la chica actuaba tan ¿agresiva?. Bueno, una de las facetas que seguramente nunca más se verían venir de la menor en una situación como aquella. Era la mismísima prueba de que hasta la joven más tímida podría estallar si así lo ameritaba. Una vez que volvió, no quedaba de otra. Dudé si lloraba, y esperaba con anhelo de que no fuese así
–Vaya discusión que se ha montado con el pobre aparato – susurré mientras le palmeaba la espalda, en aquel abrazo esperando al menos, volverle la tranquilidad a la muchacha de ojos azules – A ver, a ver, una cosa antes que la otra. – Intenté darle orden, aunque sea.

Eran dos prioridades, salvar el agua de que fuese contaminada, tanto como al mismo director de la Accademia, se veía bastante complejo, pero tras la cantidad de personas que la habitaba, alguien, por su lado debía de estar en la oficina, ahí por los escombros, intentando salvarlo ¿No?. Era imposible ir de un lugar a otro.

Volvió a sonar otro mensaje de dicho…desquiciado, la mente maestra, o como se le llame. Mantuve a la morena cerca por todo el tiempo. La descripción fue precisa, clara como el agua. ¡¿Estaba pretendiendo qué?!... Sentí aquel estreñimiento, esa molestia tras la nuca en cuando mencionó que Zaitseva debería de ir a desactivar la bomba. ¿Ella?. ¿Por qué no otra chica?. Se olía por los aires la contra que le llevaba al director. Después de todo, estaba atacando a la mujer de él. Luego, otra persona fue nombrada. ¿Hans?.... Apreté la quijada.
Y no, no es que le tuviese demasiada desconfianza al profesor ayudante, más bien, podría fiarme de que algo podría hacer, la cuestión es que la alumna me preocupaba, aún más, la molestia surgía por el simple hecho que le habían tratado en pocas palabras, como alguien inútil. Consecutivamente después surgió la voz del director. HAH. ¡Giotto Vongola, el Imparable!. A éste hombre es incapaz de matarlo tan fácil.
– Señorita Elissa, esté segura de sí misma. ¿Sí? – le dediqué una amplia sonrisa, separándola apenas un poco para arreglarle los mechones del cabello. De alguna forma u otra había que alentarla, no se me daba, no, esas cosas realmente me eran tan cursis que seguramente me reiría de todas formas al final. – La tendré vigilada en todo momento si algo ocurre – agregué por las dudas, luego, en esa mueca de disgusto pero a la vez, de tranquilidad –Hans es alguien de fiar. Ambos podrán con ello – Finalicé , buscando tanto al rubio, como la estudiante albina. Al verles no pude más que hacerle un gesto con la mano, ese mismo que hace un padre con su hija pequeña cuando está haciendo una maldad.
¿Qué me molesté con Cotty?. Na, la muchacha tampoco estaba en tal mala compañía con el profesor Wilde, más, una huida así tan repentina… Lo menos que quería por ahora era tener un Harrison menos
– Colette! – le grité de todas formas.





Thxnks Eli <3

Yo, si fallas en mis clases:

y lo cotidiano:



Dancing?~:



Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima
◘ Fuerza
⌂ Resistencia
♦ Destreza
avatar
Alistear
Mensaje por Hans Wilde el Dom Abr 12, 2015 5:49 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

¿Qué hacer?. Wilde corría lo más que su cuerpo y habilidades daban. Antes de comenzar con una carrera más veloz, sabiendo de que la musa de blanco estaba con vestido, además, que dudaba superar sus habilidades físicas de chupa-sangre, la detuvo con cortesía, mirándola con aquella frialdad de siempre, pero no una tan pesada y brusca, una con las que sólo miraba a quienes le agradaba “ No se suelte de mi” Pidió una vez que la tomaba en sus brazos con sumo cuidado de no dañarla en el acto, o de levantarle la falda. Una vez que la sintió segura, comenzó a correr.
Sus ojos destellaron un color más brillante, y comenzó a correr entre los senderos del bosque, llevándose hojas a su paso. En todo su recorrido, entonces, vio una entidad, el olfato, era el mismo que de su especie, o algo similar. No estaba equivocado. Era una muchacha joven, ojos verdes, de coletas rojas. Bastante linda, un atuendo en negro. Se detuvo para observarla, no obstante, haciendo cuenta la hora, continuó a la corrida en el lago.

Cuando llegó, Wilde dejó a Colette en el suelo debidamente, algo cansado, respiró agitado. Necesitaría beber un poco de sangre para recuperarse un poco. Pero eso lo vería más tarde

Dicho lugar, el lago, estaba lleno de gente. Había muchas personas las cuales no conocía, a otras sí, pero de todas formas no pudo evitar sentir la incomodidad de las muchedumbres. Se arregló el saco, escuchando el segundo mensaje dictaminado por la mente maestra de las bombas. Mantuvo el mismo gesto inexpresivo como siempre, a la par, intentaba ver dónde podría ubicarse tan artefacto. No fue demasiada búsqueda, un objeto extraño flotar era fácil de ver para cualquiera. La cosa era cómo poder llegar hasta ahí. “yo qué?” Miró a los lados en cuando oyó que a él lo estaban incluyendo en el plan.
Dando con las miradas, pudo discernir no muy a lo lejos al albino en compañía de una muchacha morena. Seguramente era la misma que tanto le comentaba a veces. Puesto que también los veía muy cercanos. Hans tomó la mano de Cecile para encaminarla al sitio donde estaban reunido los dos. También vio como otros se alejaban de la situación. Como sea. No dejó que eso le fuese una gran distracción “ No se preocupe, su hermana está sana y salva, profesor Stear” informó sonriendo socarrón, mirando a morena. Simplemente le otorgó una segunda reverencia “…¿Usted es la…princesa?” Preguntó seguidamente, queriendo estar seguro.
Hans Wilde
Mensaje por Derek Slam el Dom Abr 12, 2015 9:10 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

La sorpresa le recorrió la nuca en cuanto el mensaje saltó. Su móvil reprodujo el mensaje apenas le había llegado, y entre un bufido le quitó la batería. No esperaba que le llegase a él también, después de todo no le influiría – Casi me da un paro – Reclamó observando la pantalla de Hisami, arqueando un poco las cejas – A quien pillen primero, le debe una soda al otro – dijo en un tono divertido, el mismo tono cómplice de todo. A Derek le gustaba demasiado el peligro, estar metido en manos sucias, en todo. Estuvo preparado para el momento, de manos a los bolsillos sus piernas se posicionaban en el suelo de tal modo que en cuanto escuchase la señal, saldría disparado de un salto, corriendo a donde se le había indicado. Apenas el humo comenzó a desprenderse de las mochilas, soltó una ahogada carcajada

¡No podía creer que realmente estaba funcionando!. Salió corriendo tras del castaño, lo más contento de la vida. Cuando divisó a los guardias cargó sus manos ante cualquier ajetreo, pero el otro ya tenía todo visto. Todo calculado. Estaba sorprendido por aquella mente, demasiado. – Qué?. Los meto al agua con los peces? – Le observó medio incrédulo, viendo a los pobres y desgraciados hombres en el suelo.
Aquella señal le indicaba a gritos terminar con vidas de inocentes, de unos sujetos. Pero no estaba ciertamente seguro que sería capaz de exterminar un cuerpo en tan poco tiempo. Suponía que por los alrededores habían más personas, e inclusive, aún más guardias. Luego buscaría alguna toma eléctrica para volver a recargarse. Tomó el arma del otro guardia, eso… y el sombrero. Era bastante genial y seguramente sería un buen recuerdo para conmemorar el día. Slam ya estaba dándose por ganado, que no le iban a pillar ni por si acaso. Siendo bastante positivo en ese mero pensamiento. –Podemos asar un poco la carne – se dijo así mismo. Sus manos comenzaron a desprender grandes chispas de electricidad, tomó ambos cuerpos, más bien, los tocó, desfigurando con la energía que estaba produciendo sus rostros, como también parte superficial del resto de su cuerpo.
El olor que comenzaron a desprender era completamente desagradable. No pudo aguantar más, viendo que ya al menos sus huellas dactilares desaparecieron de ahí. Lo demás no importaba, habían muchas personas con su mismo elemento, podría pasar desapercibido, muchos sospechosos.

Comenzó a repasar el plan. No podría presentarse por el lago ni aunque lo quisiese, descartó varias posibilidades. De su bolsillo sacó la lista de lo que tenía que hacer, tachó algunas cosas con la punta de un lápiz que traía dentro de bolsillo. La sorpresa.

Llegó luego de unas horas al edificio de tormenta con una gran caja, apenas abrió la puerta sintió a su compañero hablar, en la cual esperó a que cortara para poder proceder con los demás planes. La caja contenía algunos materiales que aún faltaban, más, de momento, se dedicó a saca las otras que se encontraban apiladas al fondo del cuarto. – Qué es lo que tanto miras? – Preguntó con curiosidad agachado mientras tiraba del cartón, una vez que los dejó sueltos, se posicionó tras la silla, sujetando el respaldo mientras se asomaba por uno de los hombros de Hisami, acercándose a la pantalla de tal forma que casi tocó la nariz con esta misma – Hahaha! Qué oportuno!. Veo que alguien está aprovechándose de las situaciones – se reía alejándose un poco del aparato algo encandilado. – La mota de humo tuvo que haberse desvanecido ya. Iré adelantándome para entregar los regalos – antes de ir por las cajas, por tan de molestar un poco al muchacho le desordenó los cabellos, llevándose con él unas dos cajas llenas de peluches en forma de un aparato electrónico con ojos y boca, de rosado , con antenitas y manitos. Algo que era muy llamativo para los ojos de cualquiera .

Volvió al jardín con una de esas sonrisas amplias y brillantes, con el ánimo por las nubes, pero bastante reservado – Mirad!. ¿Qué les parece pasar un rato jugando con estos peluches?. Les veo cara de aburridos! – exclamó a los presentes que quedaron, comenzando a repartir los juguetes

Derek Slam
Mensaje por Alexander D.S.A el Lun Abr 13, 2015 3:38 am

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Realizar un contra hackeo, eso era algo que para Alexander Dereck Sharek Arned resultaba de lo más sencillo. Pero éste tenía algo diferente, pues lo que debía hackear era a la cúpula al completo, aquel tipo llamado Twelve era listo, había escuchado en unos días que la gente le trataba como a un genio del mal, ¡Ay que ver!, le denominaban GENIO sin serlo.
Cuando llegó el otro mensaje de aquel individuo, y la mayoría de la gente huía despavorecida por los acontecimientos que en la ciudad reinaba debido a un ataque de "espíritus oscuros", Alexander se asomó a su balcón, mientras masticaba con tranquilidad un chicle de sabor a manzana. A veces le ponía histérico no poder hacer muchas cosas por no ser...como decirlo....¿"sobrehumano"?...La gran mayoría de personas que se enfrentaban a los "asesinos", "guardianes" o "espías" bajo el mando de Giotto, eran reducidos en cuestión de segundos.
Pero para aquella ocasión, no necesitaban usar la fuerza bruta, sino el cerebro...Alexander quería agradecer a la Famiglia Vongola que confiaran en él, y en su ayudante...oh si, Franze, en aquellos momentos, su linda ayudante debería estar descansando, pues él mismo se lo había pedido. Fingió que la situación no le preocupaba en absoluto delante de ella, diciéndole que Giotto sabia lo que hacia; sin embargo llevaba desde el día anterior trabajando en aquello que ahora descansaba en su mano derecha y a su espalda.
De verdad leer los cómics de los Vengadores en aquel momento le habían servido demasiado bien, y mas cuando descubrió que Giotto se encontraba bajo un montón de escombros....¿que como lo sabia?...no había que ser un lince para saber que el Director y Jefe de la Cúpula no moriría por una simple y estúpida explosión del tres al cuarto hecha por un aficionado a la pirotecnia. Por lo que ahora llegaba la parte divertida de su plan.

Este primer "robot" era lo mas de lo mas películas de ciencia ficción de la época 1969, Sharek solo pudo crear aquella maquina en el transcurso de un día completo de trabajo junto a su ayudante, mas bien, desde que avisaron de la bomba...primero quería usarlo para desactivar las bombas, pero prefería usar a su "niño" para ayudar con los escombros del despacho, pues gracias a otro pequeño artefacto suyo, podía hablar mediante una linea segura, o escuchar diferentes conversaciones en lineas privadas - cosa que no solia hacer muy a menudo, a menos que fuera de vital importancia-.
Aquella maquina fabricado en hierro ordinario, tenia una fuerza unas 10 veces mayor a la de los los androides que le gustaba construir al peliazul, contaba con lanzallamas y pequeños jets de aire comprimido en las botas que permitían grandes saltos pero ningún vuelo real.
Como lo lógico es comenzar por el principio, cualquier intento de armadura potenciada o traje de batalla que quiera emular a Iron Man debería cubrir primero las especificaciones de este modelo.
En primer lugar necesitamos algún tipo de mecanismo para podernos mover con la armadura. El principio de la armadura potenciada es precisamente que no depende del esfuerzo del usuario para actuar.
Sistemas de exoesqueletos potenciados ya existen con mayor o menor rendimiento. Por ejemplo el HAL (Hybrid Assitive Limb, Miembro Híbrido de Asistencia)  un sistema robotico para ayudar a personas con movilidad reducida.


Activo la pantalla de su móvil, la cual dejo ver un pequeño simulador de lo que aquel robot vería; se colocó en su silla de trabajo y pulso una serie de códigos en su dispositivo móvil, el cual había minuciosamente trabajado para impedir que aquel tipo llamado "Twelve" le hiciera un hackeo de los grandes, así podría comunicarse mediante aquella maquina con la gente que estuviera allí.
-Muy bien Iron Alex, si...te queda muy bien en ese nombre, ahora ve...-dijo mientras pulsaba una tecla de su móvil táctil y la maquina se encendió, dejando ver en la pantalla  3-D del móvil del chico, lo que la maquina veía en aquel instante, su creador-...¡Joder, pero que atractivo soy!, bueno esto no es momento de ver lo guapo que soy, vamos a dirigirte al despecho del director...probemos tus propulsores y a saltar.
Aquello fue lo ultimo que dijo ante de con una serie de instrucciones dadas desde su móvil, el robot acudió cual Super Mario, -es decir, salto a salto...pero propulsados-, hasta el despacho del director.

-Vaaaayyyyyyyaaaaaaaaaa-dijo Sharek activando el micrófono del móvil, a su vez revelando un altavoz en la maquina, la cual comenzaba a dejar sonar una estrafalaria canción; My Sharona de The Knack, ¿por qué hacia eso?, diversión-.Señor director, gente que este aquí...no se preocupen por nada, Alexander Dereck Sharek Arned, el Ojo de Dios, un genio entre los genios, un científico sin igual...y ante todo...el creador de este Iron Alex, esta aquí para ayudar a quitar escombros mientras sus subordinados y compañeros siguen con su trabajo de atrapar a la rata informática, ya mas tarde me encargare de hackear al hacker, lo principal es echar un cable aquí...jeje...cable...¿lo entiende?, es un robot...bueno a lo que iba, tengo a este pequeño ayudando aquí, pero me gustaría que alguien de los espías o asesinos se dirija a mi laboratorio...allí tengo algo para garantizar el éxito de la misión...pero bueno...

Sin mas preámbulos, y una serie de instrucciones a su Iron Alex, este comenzó a quitar con sumo cuidado zonas de los escombros, ¡no podía ir a lo loco! si comenzaba a quitar por quitar podrían dar un paso en falso, todo venirse abajo y matar a quienes estuvieran allí.
Iron Alex se acerco a la zona por donde se encontraba la gente preocupada por el director, agarró una de las grandes placas y escombros que antiguamente formaban parte del despacho, y con muchísima facilidad la alzó en el aire.

-My sharona-susurraba Alexander Dereck Sharek Arned, dejando que su voz se escuchara junto a la música a través de aquellos pequeños altavoces...los cuales podían dejar escuchar la voz de aquel peliazul muchacho...otra de las razones por las que el chico se había arriesgado a mandar una maquina, era simple...nada, ni nadie podía hackear sus creaciones, ademas, todos estaban muy ocupados como para ver al "pequeño" Iron Alex de dos metros de altura.
-Oh, my little prettly one, my prettly one, When you gonna give me Sometimes Sharona...-canturreaba mientras seguía con las instrucciones al robot, pues pronto podría sacar de allí a los que estuviesen bajo los escombros.
Alexander D.S.A
Mensaje por Anna // Echo/Noise el Lun Abr 13, 2015 4:32 am

Re: Acto II [ROL MASIVO]

En la ciudad todos estaban como locos con los rumores. ¿El director muerto? ¿Un ataque en el hospital? ¿Un ejército de almas atacando por las calles? ¿Dos bombas? La albina escuchaba cada rumor. De hecho una buena parte del tiempo estuvo vigilando e intentando ver refutar esa información. Echo no solía meterse en ese tipo de asuntos a menos que su amo o su deber de niñera se comprometiera.
Cargaba a la pequeña en sus brazos para evitar que se quedase atrás o que simplemente se perdiera o huyera. Anna tenía la manía extraña de arrimarse a las personas menos esperadas. La niña por su parte iba bastante tranquila con su piruleta en la boca. Con solo siete años había vivido infiernos más crudos en la tierra. Solo cuando se veía en peligro sus poderes salían por sí solos sin un ápice de control. Incluso llegó a saludar a lo lejos a uno de los fantasmas.
Echo la cargaba a la niña en dirección a la accademia. Uno de los guardias le había dicho que estaban juntando a todos los más pequeños juntos para así protegerlos. Llegó hasta la parte donde donde unos llantos infantiles la habían guiado. Allí solo había un par de guardias y alguna madre con su niño. Los estudiantes estaban... Bueno, dispersados. Un humo de colores se alzaba a unos metros de allí.
Anna se removió hasta conseguir que Echo la dejase en el suelo. La niña corrió sin previo aviso hacia los demás niños. Al principio no se atrevía a hablar con nadie pero cada vez más la pequeña tenía más confianza para hablar con más personas. Le interesaban las reacciones de los niños aunque prefería hablar con los adultos. Justamente, todos los ataques hacían que la niña estuviese más activa y entretenida. Echo se sentó sin apartarle la mirada de encima.
La pequeña albina se sentó junto a los demás y agradeció como todos el peluche que uno de los guardias le ofrecían a todos. Las madres/hermanas estaban agradecidas por la muestra de cariño. Así los niños estarían más tranquilos
Anna // Echo/Noise
Mensaje por Colette Cecile H. el Lun Abr 13, 2015 4:41 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Colette corría lo más rápido que su cuerpo le daba, pero sus pulmones no eran eternos. Se notaba la mala condición física de la chica, aunque daba su mayor esfuerzo para llegar rápidamente al lago, su cuerpo le estaba fallando. De un momento a otro sintió como los brazos del joven Wilde la rodeaban, siendo cargada por éste. La albina plantó un pequeño grito al notar que el rubio aumento la velocidad, aferrándose fuertemente al cuello del vampiro, sin abrir los ojos en todo el trayecto.

Hasta que sintió que sus pies volvían a tocar el suelo, la chica exhaló un gran suspiro de alivio. Seguido de ello, escuchó aquel rumor que se expandía entre la muchedumbre de la zona. Sin saber él porque estaba el nombre de Hans metido por ahí, y el de otra chica el nombre no le parecía familiar.-¿Hans?¿Que tiene que ver en esto?.-
Y ahí fue cuando vio a su hermano, era la primera vez que se encontraba tan contenta de tener a algún familiar cerca, esta vez estaba acompañado de una morena chica de orbes azules, ni no mal recordaba, Colette la había visto un par de veces de camino a los dormitorios, parece que estaban en la misma clase, tal parecía que de ella se refería el terrorista, la única que podría ponerle manos a la bomba, ahora la pregunta era ¿Por qué ella? Parecía bastante inofensiva a simple vista, algún parentesco debería tener con el director para exponerla a tal peligro, pero en fin. Recurrió al llamado de Stear, mientras caminaba fijó su vista en el lago, era lamentable que fuese su primera vez ahí y en aquellas circunstancias, pues podría a estar a minutos de explotar. Divisar la bomba no fue una tarea tan difícil, puesto a que era el único objeto que flotaba frente al calmado lago.
Fue encaminada por el vampiro, llegando donde su hermano, saludándolo con una peculiar sonrisa.- Y ahora… ¿Cuál es el plan? Podremos ayudar en algo ¿no?.-


Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima
◘ Fuerza
⌂ Resistencia
♦ Destreza
avatar
Colette Cecile H.
Mensaje por Nintsu H. el Lun Abr 13, 2015 6:49 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

A ambas niñas no les había llegado a tiempo el mensaje. Sentían una enorme curiosidad de saber más menos por qué el mayor no volvía de la academia, siendo que era bastante tarde, y también la ausencia de sus niñeras – Vamos, seguramente hay algo bueno en la academia, abrígate sí, aunque sea primavera, puede hacer algo de frío – dijo Nintsu esbozando una amplia sonrisa, poniéndose uno de sus abrigos tejidos a punto por su padre, color café, el cual emanaba un dulce aroma a caramelos, libros y curiosamente un poco del cigarrillo que fumaba su tío.
Por otro lado, la morena estaba media insegura observando preocupada por las ventanas de la casa
– Bueno, ya voy – respondió en aquel tono dulce, tomando uno de sus abrigos de polar color violeta.

Una vez que las dos se alistaron se fueron a la Academia, siendo testigos de una gran cantidad de personas que estaban en los jardines. Supusieron, entonces, que se trataba de alguna junta masiva o algo, y aquello les llamó la atención a ambas niñas.
– Seguramente por ahí está Stear – aseguró Nintsu con aires victoriosos, llevando consigo a su hermana menor de la mano, colándose entre la multitud. En ello, se les había entregado unos peluches algo curiosos, pero que a los ojos de ambas chicas parecieron lindos –Son como para dejarlos junto a los demás – mencionó Annie jugando con la antenita del artefacto, enamorándose del juguete por completo. Nintsu lo examinó a penas. No era una de las muñecas que tanto le gustaban, pero no denegaría algún artefacto de diversión, en lo cual lo abrazó. – Look! – susurró Annie con un tenue sonrojo en sus mejillas. Estaba aprendiendo a practicar el inglés a petición de su padre, debía dominarlo, y no había mejor forma que comenzar a practicarlo. Nintsu, como ya se manejaba, observó donde le señalaban, vislumbrando unas cabelleras blancas entre tanto crío – Anna! – le saludó haciendo un saludo al aire con la mano, con esa sonrisa tan simpaticona que a veces era tan desagradable – Sabes por qué hay tanta gente junta? – preguntó, siendo seguida por la morena la cual abrazaba al peluche que le habían dado, tanto así como llevando a Robin, su ardilla voladora, por el hombro derecho.
Nintsu H.
Mensaje por Bella H. el Lun Abr 13, 2015 7:26 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

La pelirosa esperó pacientemente que la voz del director sonase a través del aparato, el cual llevaba enganchado entre los auriculares, mientras iba arrimada por la pila de escombros, intentando ver las partes más débiles de la infraestructura, encontrando un poco peligroso comenzar a removerlos así como así, por lo que estaba viendo la posibilidad de tirar una de las paredes contiguas, hacer otro exuberante agujero para poder sacarlos, después de todo ya estaba previsto que se necesitaría reparar la infraestructura después de menuda explosión.

Paralelamente , Mokka, el gato, movió la cola en un siseo tras ver que el director si le había visto, soltó un ronroneo por aquella caricia en su mentón, dejándose hacer con tanta facilidad. Y eso de que aquel animal era bastante pesado con los extraños, pero reconocía el aroma del superior por donde fuese, en lo cual si se trataba del rubio, no le había inconvenientes.
Cuando fue respondida, saltó hacia la superficie más plana, moviendo algunas piedras, pero nada que provocase un derrumbe que lamentaría. Tomó el Wakie, sonriendo al escuchar que al menos, no estaba histérico
– De ser así intentaré conseguirle algo un poquito más contundente, jefe – informó bastante contenta. Tras aquella broma no pudo evitar corresponder con una pequeña risilla, esperando las indicaciones – Podría poner algo de rosa en su oficina, le hace falta – ofrecía con meros fines de no parecer paranoica, de nada lograba dándole demasiada seriedad al tema. Osea, sí, ameritaba cabezas frías, pero un poco de risillas intercaladas a nadie hacía daño – Owns, pobrecilla – comentó preocupada tras la salud de su compañera.

El animal asintió tomando el bolso entre las patas, sin necesidad de ayuda, poniéndose el bolso compacto. Subió por una de las estanterías medio dañadas, y de un intrépido y artístico salto saltó hacia el conducto de ventilación. Casi resbala, se movió un poco, y retornó el viaje.
– Vendas, analgésicos, y algo dulce. Entendido – Repasó. El felino volvió a los brazos de su dueña, quedándose metido en el gorro de la chaqueta de camuflaje que llevaba.

Acomodó el walkie, y comenzó a correr por los pasillos hasta llegar a la enfermería. Luego pasaría por la cafetería a buscar algunas cuantas provisiones para el director. Cuando llegó al pequeño recinto donde atendían algunos estudiantes, tomó del botiquín de emergencia los vendajes pedidos, buscando después algo que ayudase a contrarrestar el dolor. Vio demasiados tarritos y paquetes que solo marcaban muchos nombres farmacéuticos con los cuales la espía no estaba familiarizada. No quería que el tiempo transcurriese demasiado rápido, por lo que leyendo algunas descripciones tomó algo de Diclofenaco , Metamizol y Ketorolaco.
Luego supo que debería retornar a la enfermería. No obstante, con las fuerzas medio recuperadas, corrió hacia la cafetería, buscando algunas cosas pequeñas, puesto que la mochila que llevaba Mokka no era demasiado grande, y eso alteraría el equilibrio del felino.
Tomó algunas gomitas de colores, alguno que otro caramelo y por si las dudas, un tiesto de manzanas picadas, esas mismas que vienen con un surtido de más frutitas pequeñas y jugo. Ah, y una cuchara.

Volvió a las afueras de los escombros con el aliento por la garganta. Nuevamente con el procedimiento del animalillo.
Mientras lo hacía, escuchó la voz del terrorista aquel, como también las demás transmisiones que conectaban los aparatos. Hizo un pequeño silencio intentando estarse al tanto de la situación
– Estoy en ello jefe – informó con la voz un tanto más severa. Subiéndose a una de los muebles, ayudó al gato a volver a colarse por la ventilación.

Un estrepito ruido, una voz que le pareció media molesta intervino con las señales. A suertes, en parte, era algo bueno, esta vez no parecía ser alguien malo, al contrario. Fueron cuestión de segundos que terminó apartándose más menos de los escombros viendo como un objeto extraño, lo que parecía ser un robot, comenzaba a moverlos
–Con cuidado! – no pudo evitar exclamar. En lo que el mismo androide, o lo que sea, removía las cosas, volvió corriendo a la enfermería para traerse consigo una de las camillas de ruedas. Si Rouse estaba inconsciente no podría moverse tan fácil como quería, estando con las fracturas – Boss, aléjese lo más que pueda de los escombros, ya los están quitando – anunció la espía por el comunicador, esperando a que fuesen removidos para ayudar a los atrapados.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia2
♦ Destreza
avatar
Bella H.
Mensaje por Victorya Rybak el Mar Abr 14, 2015 1:19 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Mientras esperaba en el lago, no había más que un infinito silencio, seguido de una fuerte expectación. La voz de Giotto por el intercomunicador de Rous fue una gran sorpresa para todos, una sorpresa amena. No había muchas manos que pudieran buscar a los guardianes, lo más probable era que nadie supiera donde encontrarlos y que si estuvieran en la cúpula, ya estarían arriba. Por supuesto, tambien había sospresas non-gratas, como la de aquel hombrecillo, escondido en algún punto de aquella cúpula y que parecía que ya nadie más que los espías buscaban.

Dejó el comunicador que tenía comenzó a caminar por el bosque. Nada tenía ella que hacer ahí si en realidad no podía acercarse a la bomba. Sin embargo, algo le molestaba. Cuando había ordenado, practicamente, que los estudiantes permanecieran vigilados, todo se había roto en caos y ahora se adentraba en el bosque, buscando algún indicio de los niños que habían desaparecido. Sentía la presencia de un ser humano, cosa que no le parecía extraña de no ser porque sabía que había muy pocos en la cúpula y porque los que creía conocer eran ciudadanos. Pocos metros más adelante, dos guardias de seguridad se recuperaban aturdidos de algún ataque previo. Caminó hacia ellos y tomó el radio de uno de ellos con tal de mantenerse comunicada, bajando el volumen al mínimo y guardándolo entre sus ropas.

Caminó hasta los jardines, escondiéndose de nuevo entre los árboles cuando vio un comportamiento sospechoso en los mismos. Un chico castaño que repartía lo que parecían osos de peluche entre los presentes. El radio que traía entre las ropas, lo sacó y lo calibró hasta que quedó en la frecuencia necesaria para que el resto de los que llevaban uno lo escucharan.- Hay en los jardines un chico repartiendo... peluches... juguetes... Llámenme paranóica, pero me pagan por sospechar.- Dijo y cortó la comunicación, guardando el radio y bajando el volumen hasta cero. Se acercó y se hizo de uno de esos peluches que con tanta libertad daba. Gracias a su aspecto tan juvenil, logró sonreír al chico con coquetería para obtener uno, alejándose después hasta la linea de árboles, comenzando a jugar con él de manera distraída hasta que encontró la oportunidad de salir de los jardines, procurando que aquel moreno no la viera irse.

Corrió en su forma de sombra hasta lo que quedaba de las oficinas de Giotto. Lo había sentido. Él era uno de ellos, pero había algo en él que no cuadraba del todo bien. La presencia humana de ese chico no era tan fuerte como la que había sentido con aquellos guardias. Él debía ser solo mitad humano. Su rostro lo asociaba con el apellido Slam o Squart por los archivos, pero si era aquel el terrorista, bien podría mentir.- ¿Bella, dónde estás? - Dijo a través de los radios, que aún parecían ser una vía libre.- Puedo sentir su presencia. Es humano y no está trabajando solo. Su secuaz acaba de dar un par de artefactos a algunos estudiantes, llevo uno ahora mismo. Necesito a algún científico que lo revise ahora, quizás sean más bombas que está esparciendo y que ahora estén cargando los niños. ¿Quién sigue en la cúpula? Necesito identifique que son, si los controlan de algún lugar y que lo hagan antes de que se esparzan, de que exploten, o de que pasen ambas. - Dijo, llegando hasta la destruida puerta de la oficina, peluche aún en mano. Lo dejó en el centro del pasillo, por si explotaba, así no destruiría ningún pilar importante mientras vigilaba y esperaba.
Victorya Rybak
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Contenido patrocinado

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares