» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Toji Hisami el Lun Abr 06, 2015 6:02 pm

Acto II [ROL MASIVO]

Recuerdo del primer mensaje :

Dos días de incertidumbre habían pasado ya. Unos pocos alumnos habían salido heridos. Tras el ataque todos habían sido evacuados hacia los campos de entrenamiento. Los profesores pasaron lista a todos los estudiantes. Fue un alivio el saber que solo una estudiante estaba en paradero desconocido. Tras que los especialistas sondeasen los dormitorios y la Accademia al final pudieron volver. La seguridad se incrementó y las clases se suspendieron.

Escuchó que trataron de quitar los escombros pero que no hubo un buen resultado. La magia al parecer no funcionaba y por otra parte, tenía que reforzar primero la estructura principal para que no se derrumbase todo.

Todo había salido a la perfección. Era hora de pasar al siguiente reto.

Se sentó junto a los demás para comer. Algunos temían volver a la cafetería y por lo tanto, y gracias al buen tiempo, llevaban dos días a base de picnics en los jardines. Eran tan necios… en todas partes se extendía una red de megáfonos. Sus mensajes eran emitidos a toda la cúpula y estaba a punto de dar el siguiente golpe. ¿Qué mejor hora que la comida para ver sus reacciones? Incluso había algunos estudiantes que eran incapaces de salir de sus habitaciones o de comer…. Pobrecillos. Era el momento de hacer aletear su corazón otra vez.

Pulsó la tecla del móvil para luego romperlo en dos. Se lo metió en el bolsillo a su amigo. Él ya lo destruiría mejor que nadie. Tampoco es que tuviesen mucho que rastrear con un móvil de prepago. Una música comenzó a sonar, debía llamar la atención de todos ellos y qué menos que usando el Upa ganga style. Apenas duró el estribillo cuando su voz, cambiada por un programa sonó por todas partes.

--Buuuuuuuuuuenos días habitantes y estudiantes, ¿Qué tal la jornada? ¿Esperando otro de mis regalos? Espero que no os haya importado la reforma que hice el otro día. Mi estilo es más caótico que el rococó. ¿Os habéis lavado bien los dientes? Mirad que es algo importante, las caries aparecen con suma facilidad. Volviendo al asunto original. Este día os vengo a informar sobre un dato preocupante. Ahora mismo la cúpula está a un 60% de la ocupación total. Sigue siendo una cárcel por lo cual no puede expandirse. ¿Cuánto tiempo creéis que durara este idílico embuste? Llegará a un punto en que los altos cargos pondrán unas normas sobre quien puede o no tener hijos y el número de ellos. A la mínima falta serán sentenciados a muerte. No es la primera vez que se ve situaciones así. ¿Cuántos años creéis que pasarán? Estadísticamente menos de los que tan si quiera lleguéis a esperar. Quince años bastan para que vuestra burbuja de cristal se rompa. Quince años para que todos comencéis a mataron los unos a los otros por mantener su sitio en la cúpula. Ahora bien, tal vez no lleguéis ni hasta mañana si no acertáis el acertijo. Esta vez os lo dejé muy simple: “Donde la vida nace desde el inicio de los tiempos”. Recordad siempre cepillaros los dientes antes de dormir. Hasta el próximo BUM. Recordad, siete horas~

Simplemente disfrutaba de esos rostros de incertidumbre. Derrumbaría todas sus esperanzas. Una por una.
Toji Hisami

Mensaje por Hans Wilde el Mar Abr 07, 2015 5:24 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Dos días y aun al aprecer no lograban sacar al Director de su oficina. Desgracidamente la cosa ya se estaba poniendo bastante seria, ya era incapaz él mismo de tomarlo todo a la ligera.

Durante todo ese tiempo se encargó de apañar a los demás de sus colegas, ordenando al alumnado, en fin, intentando mantener la paz en el lugar. Aunque se veía difícil, ni siquiera era tampoco un trabajo tan pesado, todos se veían tranquilos dentro de la situación , es más, también altamente participativos, aunque ninguno fue capaz de resolver correctamente el primer acertijo.


Se quedó vigilando de brazos cruzados mientras escuchaba música, cuando vino el segundo anuncio por el altavoz, la misma voz distorcionada, un  mensaje similar, pero más bélico.

Sacaba conclusiones. Debía ser alguien que estuviese en contacto con los demás de la cúpula, alguien de dentro, pero habían tantos que no encontraba el quién.


Los ojos de Wilde billaron a ver una silueta caminar, delgada, cabellos blancos, pero con un vestido menos abultado. El hecho de su atracción sea dirigida al público masculino no quitaba el hecho de que la joven Harrison le parecía linda con ese vestido tan sencillo.

Se le acercó sin preámbulos, alzando un poco la mano sin llamar mucho la atención " Señorita Colette. ¿A dónde va? " Preguntó Hans con algo de curiosidad mientras decodificaba el mensaje del acertijo...

¡Pero si es el lago!. No había tiempo que perder. Quedó desconcertado al principio, si no actuaba antes todo terminaría como la primera bomba. En desespero tomó a Colette de la mano, avisando al profesor el Stear del hecho " A correr! El lago debe de ser la única respuesta lógica. " Era una clara invitación al albino para que lo acompañase.

Sin pensarlo mucho, fue en carrera hacia el lago de la cúpula, llevándo sin querer, en modo inconsiente a la joven Harrison. Bueno, tal vez no tan pavo, simplemente, aquella alumna le agradaba bastante. Y él sólo no podría con una desactivación de una bomba . . .
Hans Wilde
Mensaje por Colette Cecile H. el Mar Abr 07, 2015 9:04 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Entre toda la distorsión en la multitud, la albina logró detectar aquella cabellera ondulada con bordes dorados que tanto anhelaba encontrar, sin darse cuenta, término corriendo hacia el joven Wilde. Cuando por fin estuvo frente a él, la chica soltó un suspiro de alivio.- Hans… la bomba… el lago, está en el lago.- intentó explicarle la situación en pocas palabras, pero el rubio terminó descifrando todo por sí sólo.

Entre el shock y los pensamientos, Colette no se había percatado que sus pies corrían junto a los de Wilde en busca del profesor Stear, y menos era consciente de que el rubio la llevaba, sólo podía pensar en qué lugar podría estar aquella bomba, dudaba que estuviera sumergida bajo el lago ¿En un arbusto quizás? Eso se tendrá que ver… y pronto.

Cuando lograron encontrar al profesor de cabellos plateados, ya no le quedaba mucho aliento para hablar, pero el descanso no fue corto. Apenas el profesor se puso al tanto, prosiguieron a una larga corrida hacia el lago de la cúpula, fue ahí cuando la chica noto que su mano era envuelta con la del vampiro, sin embargo lo dejó ser, de alguna manera sentir aquella mano la hacía sentir que estaba segura junta a él.


Hoja de personaje
Nivel:
1/1  (1/1)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima
◘ Fuerza
⌂ Resistencia
♦ Destreza
avatar
Colette Cecile H.
Mensaje por Natasha Diatlov el Miér Abr 08, 2015 1:59 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

La búsqueda del chiquillo estaba tomando más del tiempo estipulado, sin embargo, un repentino mensaje captó la atención de la asesina quien permanecía atenta al comunicador. Omitió lo primero, la vida privada del director no era de su interés, claramente lo respetaba y no consideraba digno tener que prestar atención a sus relaciones con una u otra persona. Lo siguiente si captó la atención de la ninfa, al menos en un ciento por ciento, había que dirigirse al lago, probablemente algo pudiera hacer con sus escudos mágicos de viento. Dudó por unos segundos, pero simplemente interrumpió sus codificaciones de sonido como así también corrientes de aire y comenzó a tomar rumbo a toda prisa hacia el lado…sus pasos eran certeros, asertivos e incluso con ligeros atisbos de propia sensualidad que tanto la caracterizaba.

El tiempo, cruel enemigo que iba descartando posibilidades sin ningún tipo de piedad, por el contrario, parecía que a cada segundo que pasaba todo podría llegar a empeorar. Estaba completamente segura que esa voz tras el comunicador era de Rybak, pero algo ocupaba la mente de la chica, la tenía ciertamente intranquila en todo momento como así también lugar, la intervención de este terrorista que ponía en peligro toda la cúpula estaba sacándola poco a poco de quicio. Apenas tomó el comunicador nuevamente con la mano izquierda, ligeramente incomoda por las palabras que dejaría escapar desde sus labios.

-¿Daian?...Tomo rumbo hacia el lago, creo que puedo contenerla al menos por…veinte minutos, media hora como máximo…- Susurró en ese tono frio de voz pero que escondía leves atisbos de tristeza por la situación vivida, solo alguien que la conociera como la palma de su mano podía dar certeza de que eso estaba realmente ocurriendo en el interior de la chica.

El viento del exterior mecía sus cabellos hacia atrás, incluso a cada paso que daba podía notarse un pequeño meneo de cadera, ademan propiamente natural de ella, del cual normalmente no se percataba en demasía. Tras unos quince o veinte minutos de caminata rápida, llegó hasta el punto de encuentro, notado en el mismo lugar a la espía. Los orbes azules de la chica se posaron inmediatamente sobre el lago, observando y analizando el mismo con una ausencia de emociones casi total en la mirada. No podía evitarlo, ella era así en momentos críticos, apenas si un leve suspiro abandonó su cuerpo al mantener dichos rosáceos labios mínimamente separados en busca de alguna explicación lógica o racional ante ese descabellado plan desarrollado por una mente retorcida.

-Bueno…en lo que lleguen los demás…- Fue entonces cuando se quitó el comunicador, dejándolo a un costado en el suelo al mismo tiempo que también iba haciéndolo con sus botas, quedando descalza. Podía notar las ondas mínimas del lago en movimiento romper en la orilla, las cuales bien podrían ser ocasionadas por el mismo centro de la fuente natural de agua o por el viento que provenía de las montañas. Fuera lo que fuera, reconocía que estaba pisando en falso en todo momento que debía tener cuidado.

-Voy a sumergirme, desconozco como está todo ahí. Supongo que te quedarás en la superficie, procura que ningún cabeza hueca venga a darse un chapuzón…y si alguien entra, que sea con cuidado. Ya regreso, espero- Solo eso dijo en un tono algo sarcástico de voz en referencia al chapuzón, chasqueando mínimamente la lengua para así comenzar a caminar hacia el lago. Se estremeció ligeramente por sentir el agua fría tocar sus pies e incluso poco a poco tocar sus piernas al descubierto. No sufría el frio, no le molestaba tampoco, menos en una situación emergente como la que tenían actualmente.

Avanzó entonces hasta que el agua tocó su pecho, humedeciendo incluso la parte superior de la prenda que cubría su torso sin necesidad de tomar contacto con el agua. Respiró profundamente, llenando sus pulmones de aire para así simplemente desaparecer de la superficie, sumergiéndose sin vacilar pero con el extremo cuidado de no errar, controlando en todo instante sus propios movimientos. Daba inicio así al reconocimiento del fondo, el estado y la ubicación exacta del dispositivo.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia3
♦ Destreza
avatar
Natasha Diatlov
Mensaje por Daian Doyle el Miér Abr 08, 2015 3:11 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Sus pisadas eran rápidas, su respiración profunda, aquellos orbes dorados se fijaban en absolutamente todo a su alrededor, escuchando hasta el más mínimo sonido. Varias voces fueron captadas por él, todas inservibles, muchos estudiantes murmuraban en las aulas, otros estaban por los pasillos, él intentaba ser lo menos visto posible ¿Qué pensarían de un tigre en los pasillos? Salió de la academia para poder rodearla, con la clara idea de vigilar a los estudiantes que andaban por sus alrededores, intentando captar aunque sea un mínimo susurro que delatara al estudiante que estaba buscando. Detuvo su andar al ver a un grupo de estudiantes regresar a la academia, abandonando su forma animal, estaban demasiado lejos para poder escucharlos claramente, por lo que se acercaría así.

Nada fuera de lo normal había en ellos, por el contrario, parecían estar asustados aun por el reciente mensaje, y no los culpaba en lo más mínimo. Antes de poder retomar su búsqueda el comunicador sonó en su cadera, siendo la voz de la damita la que sonara primero ¿Ya la habían encontrado? Tenía lógica después de todo. Ignoró el hecho de que el director se casara, ese dato así como el de la niña eran absolutamente innecesarios en esos instantes.  Lo siguiente lo hizo abrir los ojos un poco más, sujetando el comunicador con la diestra cuando escuchó la voz de su mujer del otro lado -¿Qué dices? … No podía creerlo ¿Retenerla? Se enfadó, claramente sintió la sangre hervir en su interior, a pesar de eso, sabía perfectamente que cual era el deber de todos allí y se controlaría… lo mejor que pudiera.

Al estar ya fuera de la academia solo comenzó a correr hacia la dirección del lago, adentrándose en los bosques, sabía perfectamente que la azabache y pelirosa estarían allí. A medida que se acercaba fue calmando sus pasos,  terminando por mantener simplemente una caminata un tanto rápida, sus labios estaban separados mientras recuperaba el aire y su mirada totalmente seria a diferencia del resto del tiempo. Ni bien los árboles  y arbustos le permitieron ver el lago lo primero que notó fue la presencia de la espía allí -¿Y Natasha? … Desvió la mirada hacia un lado, observando las pertenencias de ella en el suelo; chasqueo la lengua.

-Sabemos que no debemos contenerla, debemos desactivarla. Entraré, si la bomba esta allí y logro encontrarla puedo ocuparme de ello… Agradecía en esos instantes a sus propios conocimientos y habilidades, no solo podían estar allí y alejar a todos a la espera de que explotara. Se quitó los zapatos en unos simples movimientos y observó el agua unos instantes, tomando aire en esos momentos antes de comenzar a entrar allí mismo, a paso lento, para que el agua no se moviese demasiado. Respiró de forma profunda y terminó hundiendo el cuerpo completo.

Inicialmente poco y nada podía ser visible allí mismo, desconocía la profundidad del lago o que habría en él, tampoco sabría en qué condiciones podría estar la bomba.  Su cuerpo poco a poco comenzó a resplandecer, ayudándose de su elemento, una luz dorada lo rodeo completamente, al menos así podría ampliar su rango de visión allí dentro. Buscó con la mirada cuidadosamente para encontrar el cuerpo de la asesina hasta que fijó sus orbes en ella. Con su diestra le hizo clara señal para que se acercara, mordiéndose el labio para poder mantener la respiración aguantada. Así, a base de señas, le indico mostró su mano, resplandeciendo, señalo a ambos y luego hacia alrededor suyo con el índice y finalmente hacia abajo. El mensaje era claro, no la dejaría buscar allí sola, y con un poco de iluminación podrían tener más suerte.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia2
♦ Destreza
avatar
Daian Doyle
Mensaje por Giotto Vongola DiZaitsev el Miér Abr 08, 2015 5:16 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Todos los papeles que yacían en su escritorio pasaron a segundo plano en cuanto a sus manos comenzaron a llegar algunos informes los cuales eran apenas si congruentes. ¿Un pequeño atentado? “Pequeño”… Como si no conociera la magnitud de lo que pudieran hacer aquellos que estaban bajo la cúpula. Concentrado en sus pensamientos dejaba el tiempo pasar ignorando todo lo que pasara más allá de aquellas palabras. Estaba a nada de hablar por los altavoces para evacuar la academia cuando por la puerta principal una de sus espías acababa de entrar sin permiso -¿Pasa algo?- Cuestionó extrañado mientras lentamente se ponía de pie dejando un momento lo que iba a hacer.

No recibió respuesta, la siguió con la mirada algo inquieto hasta verla caminar a la columna. Frunció el ceño en cuanto se dio cuenta de lo que pasaba, ni siquiera le dio tiempo de reaccionar cuando aquella explosión les sorprendió, a lo único que atinó fue cubrirse con sus brazos poniéndolos frente a su rostro pero un fuerte golpe en la cabeza le hizo caer inconsciente sin saber nada de sí.

La noción del tiempo desapareció por completo dentro de las manos del rubio, a lo lejos escuchaba pequeños fragmentos de roca caer y chocar con el suelo, una suave tos se hizo presente y poco a poco comenzó a abrir sus ojos, ante él restos de concreto encerrándolo apenas si dejándole espacio para tratar de ver lo que pasaba. -¿Rous?- La llamó tras toser un poco más cubriéndose con su capa parte del rostro para que aquella nube de escombros no siguiera molestando su nariz. La escuchó comunicarse con los demás y lentamente comenzó a incorporarse quedando a gatas, de no ser por el escritorio aquel pedazo de columna le hubiera caído encima creando una especie de cuarto encerrándolo.

-¿Rouse, estás bien?- Cuestionó llevando una de sus manos en donde había recibido el golpe la cual se tintó de un suave carmín, algo de sangre no era nada. Comenzó a caminar abriéndose camino entre los escombros buscando a la joven la cual había dejando de emitir sonido alguno. Entre gateos la encontró recostada mal herida con su comunicador en la mano. Llevó su mano a su cuello buscando su pulso, suspiró aliviado, al menos no fue nada de gravedad.

Tomó el comunicador. Lo tomó comenzando a hablar por él. -Rous está en mi oficina mal herida…- Hizo un poco de silencio viendo a su alrededor. -… Bueno… Lo que era mi oficina. Estoy bien, comenzaré a sanarla en lo que llegan para poder sacarla de aquí y puedan atenderla. Necesito tener al menos dos personas cerca de los escombros por si esto se cae puedan de menos sacar mi cuerpo. - Bromeó. Colocó su mano sobre el dorso de Rous cerca de sus costillas para comenzar a sanarla envolviendo una de sus manos en un cálido fuego dorado. -Busquen a los guardianes, al menos los que están aquí arriba para que vigilen a los alumnos.- Dejó el comunicador a un lado y tomó el mentón de la castaña para acomodar su rostro, no quedaba más que esperar a que despertara.



Because i will protect you...
El prosperar o perecer depende de ti


Hoja de personaje
Nivel:
25/25  (25/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima10
◘ Fuerza10
⌂ Resistencia5
♦ Destreza
avatar
Giotto Vongola DiZaitsev
Mensaje por Rias Gremory el Miér Abr 08, 2015 6:41 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Apenas si había tocado la tierra cuando un estruendoso sonido hizo la tierra retumbar. ¿Qué había pasado todo este tiempo tras llegar de la misión que la tenía en la tierra durante semanas? Comenzó a correr hacia la dirección donde tal sonido se había escuchado, paso a paso se daba cuenta de que era en el edificio principal, pero mucho peor, en la oficina del director. Se detuvo en seco cuando lo escuchó hablar para poder poner atención ¿Qué carajo estaba pasando?

”¿Los guardianes?” Sí, había prioridades pero seguramente había alguien cerca para auxiliarlo en el momento, no es como si fuese la única ahí a parte la distancia era considerable. A su mente vino el moreno, seguramente y como era de costumbre no traería nada que le permitiera comunicarse con los demás. Comenzó a buscarlo por los alrededores para saber de menos si tenía conocimiento de lo que estaba pasando.

No tardó mucho en encontrarlo y acercarse. -Xanxus- Susurró bajo y le entregó el walki. -Seguramente no trae con qué comunicarse con su padre, está bajo los escombros de su oficina, tómelo, así podrá comunicarse con todos los demás yo auxiliaré en la búsqueda de allá. Parece que una de las espías se quedó atrapada con él y está malherida. Buscaré otro comunicador para mi. - Se lo entregó en la mano y sonrió algo preocupada. -No se vaya a meter en problemas, si necesita algo no dude en llamarme.- Agregó antes de alejarse de ahí con dirección a donde el director y la espía.




Ay lmao:





Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia2
♦ Destreza
avatar
Rias Gremory
Mensaje por Bella H. el Miér Abr 08, 2015 7:01 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

De un momento a otro nada de sus aparatos funcionaba correctamente, fue al centro de inteligencia de los espías con intenciones de saber el qué ocurría interesándose del atentado contra la cúpula. Claramente eso era bastante peligroso, por no decir de la amenaza de bombas.

Tampoco pudo hacer gran cosa, se excluyó completamente de ayudar al gran grupo de Asesinos y Espías, excluyéndose a sí misma para buscar algunas pistas por su propia cuenta. No obstante, disimuladamente se hizo de uno de los woki tokis para estar al tanto de la información.
Estuvo por los dos días metida en los Laboratorios, sitio que había sido afectado por el supuesto terrorista en busca de alguna pista que le sirviese, pero nada de eso le fue posible
– Esa voz – mientras retornaba a la Academia, la muchacha sintió aquel sonido medio distorsionado proveniente del aparato. ¡Era la mismísima voz del director!.

Si bien su compañera había dicho que se encontraba a salvo, no obtuvieron demasiados mensajes de su parte, cosa que también preocupaba según el bienestar de ambos que situaban encerrados por los escombros en la oficina. Sin dicho más corrió hasta llegar a la zona afectada.

No había mucho tumulto de gente, es más, ni siquiera los alumnos merodeaban por los alrededores del sitio donde había estallado la bomba puesto que se encontraban todos en el jardín. Siendo también un efecto positivo puesto que era mejor que menos personas hubiesen en la tal llamada escena del crimen. Con el aliento entre las manos visualizó una silueta que se aproximaba, con el mismo objetivo. Abultada cabelleras rojas, orbes azules. Era una de las Asesinas, no la conocía, pero era más que lógico que entre ellos mismos al menos tuviesen las ideas de quienes se trataban.

La estructura se veía lo bastante dañada. Se acercó lo más que pudo al montón de piedras, sosteniéndose de algunos pedrazcos medios inestables, pero manteniendo el control
– Boss! – le llamó con aquel timbre chillón y dulce, pero que abarcaba gran parte del salón con esperanzas de que el llamado fuese oído. En ello, mordiéndose la lengua, tomó el walkie – ¿Cómo está? ¿Hay demasiados escombros de su lado? Ya verá, no tardaremos en sacarlo de ahí  – fue lo primero que preguntó, dijo, más bien,  mientras que el gato que llevaba consigo desde que llegó a la cúpula, Mokka, se movía entre la mochila que cargaba consigo. Desconocía si mantendría al menos algo de comida o agua dentro, cosa que lo veía fundamental. Bella tomó a Mokka en sus manos, sacando del mismo bolso otra mochila más pequeña, la cual contenía una botella de 750 cc de agua llena, como también una caja de galletas. Era lo más que el gato podría soportar. Dicho aquello, le ordenó , éste, siendo bastante obediente, a meterse por uno de los conductos de ventilación – Y Rous?, está consiente? – Preguntó por del transmisor anticuado, mientras el intrépido gato comenzaba a caminar por los conductos que parecían más que nada laberintos.

El mismo logró colarse por uno que llegó a la oficina, en poco tiempo, cayendo del techo rodando entre los escombros y el suelo. Se reincorporó moviendo la cola, maullándole al director como quien buscaba atención.

Paralelamente, la espía comenzó a analizar la infraestructura, de forma cuidadosa sin mover demasiadas piedras, iba palpando el daño que había sufrido el techo, siendo bastante inestable remover los escombros porque sí. Podría caerles todo encima, estaba pendiendo, cualquier pedrusco que se moviese podría equivaler a que el derrumbe fuese aun mayor.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia2
♦ Destreza
avatar
Bella H.
Mensaje por Xanxus. el Miér Abr 08, 2015 8:33 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]


Hermosa fortuna.

Como siempre, muchos catalogarían la actitud del moreno como aburrida, muchos otros lo mirarían con respeto, y alguno que otro hocicón no cuidaría sus palabras al no saber de lo que el felino es capaz de hacer. Las piernas sobre el hermoso e inmenso escritorio, su chaqueta apenas cubriendo sus hombros y espalda como si se tratase de una capa. Su camisa blanca, impecable adornada por ornamentos de animal, coloridos. Sus ojos estaban cerrados como la gran mayoría de las veces. Su mente completamente en blanco y su boca tenía ese familiar sabor a tabaco de alta calidad. No estaba dormido, permanecía expectante, como esperando alguna noticia o alguna situación que lo sacara de sus aposentos; no había recibido misiones últimamente, probablemente Rias regresaría con el reporte en poco tiempo.

Un estruendo lo sacó de su tranquilidad. Hizo que sus ojos se abrieran de golpe y, como si se tratase de una reacción corporal automática, bajó sus pies del mueble para abrir uno de los cajones a su lado. De allí sacó una pequeña caja de madera tallada lustrosamente, barnizada a la perfección para que brillase aún con el paso del tiempo. Removió la tapa con mucho cuidado, dejando que sus orbes identificaran ese hermoso habano cuyo simple diseño lo hacía parecer caro. Tomó un habano normal, de los tantos que tenía en la otra caja sobre el escritorio, y lo encendió. Algo lo había tenido alerta, algo similar a un mal presentimiento que cualquier animal tendría, supuso que se trataba de ese ruido.

—¿El fin del mundo?— Se preguntó a sí mismo en una voz muy baja, que nadie pudiera escuchar. —Creo que debo visitar a alguien—. Con sus dos pistolas siempre acompañándolo, junto con los dos puros, salió de su oficina. En su camino a la salida se encontró a Rias; tal y como lo predijo, la pelirroja no tardaría mucho en entregar el reporte, aunque ahora la prioridad era otra, sin mencionar que era obvio: su asesina no falló la misión.

—Así que la explosión fue en la oficina de Giotto—. Dijo tranquilo, tomando el comunicador en su diestra, mientras con la otra mano sostenía el tabaco. Suspiró al ver a la pelirroja alejarse, continuando con su paso tranquilo hacia el bosque. A diferencia de muchos otros, el moreno no estaba preocupado. Una bomba, dos bombas, tres bombas, veinte bombas. Ninguna cantidad de bombas eran suficientes para acabar con el legado Vongola, un imperio como el domo no caería por una simpleza como esa; a menos que acabaran con la vida silvestre. La vida natural era lo más importante en cualquier ecosistema, en cualquier lugar, de no ser por aquellas plantas que regalaban oxígeno gracias a la fotosíntesis, todos estarían muertos.

Teniendo esto en cuenta, el objetivo del moreno era demasiado claro: Proteger al único ser capaz de mantener la preciada flora de la cúpula, Cheza. Así que se encaminó para buscarla, era difícil en muchas ocasiones saber su localización exacta, pero sabía que después de buscarla por un poco de tiempo, evidentemente la encontraría; más si seguía su instinto felino y su capacidad para detectar el olfato de la persona que lo cuido cuando era apenas un niño.

No había tocado para nada el comunicador, sólo escuchaba lo que casualmente alguien reportaba, sin que algo le importara realmente. Sólo se molestó un poco cuando una de las recientes integrantes al cuerpo de asesinos ordenó como si se tratara de la líder. Chasqueó la lengua para sí mismo, pero no hizo nada más, aún era muy pronto para entrar en acción.

—Cheza—. Dijo finalmente al encontrar a esa mujer que más bien parecía un alma en pena. Ésta mostró un rostro de alegría al verlo. El moreno permaneció con la seriedad incrustada en su rostro, como si de una máscara se tratara. La mujer se acercó de prisa y lo abrazó, pues era como si la visitara su propio hijo; la alegría podía palparse en sus brazos, en la fuerza de estos al abrazarlo. Él, simplemente usó su brazo derecho para corresponderlo, no quería parecer grosero, mucho menos en una situación de caos global como actualmente se vivía.

—Estaré unos días contigo, Cheza. Ha habido unos problemas, pero te contaré más a detalle después—. Cheza era una persona aburrida, demasiado aburrida para que Xanxus se sintiera menos aburrido de lo que siempre estaba. Dos personas aburridas juntas no podían hacer mucho; sólo que, cada vez que la mujer miraba al azabache inhalar de su puro, se molestaba por la evidente contaminación. Lo regañaba, pero obviamente él no tomaba en cuenta sus regaños.

Después de estar refugiado con Cheza en un lugar que la mujer consideraba seguro, la segunda noche, ella salió a escondidas a vagar por el bosque. Obviamente el azabache se percató de la salida, pero pensaba que era cualquier cosa; sin embargo, al pasar los minutos ella no regresaba, por ende, fue en su búsqueda. Afortunadamente, la encontró algunas horas después cerca del lago, y enseguida se la llevó allí sin detenerse. Parecía un poco incómoda, pero el moreno no lo tomó en cuenta. Le pidió que se fuera a dormir y no saliera más, él se quedaría cuidando.

Al día siguiente se escuchó el mensaje por los altavoces. —Así que una segunda bomba...— Dijo, suspirando levemente, fumando su habano especial. “El habano del fin del mundo”, lo llamaba él. Nuevamente, todos parecían gobernar a sus asesinos como si se trataran de trabajadores comunes, ¿pero quién se creían? Escuchar el simple comunicador le daba nervios. Tomó finalmente el artefacto de color negro y lo miró, él y la tecnología no eran muy buenos amigos. Presionó botones, esperando que mágicamente sirviera, pero al parecer no funcionaría -no podía darse cuenta-. —¿Cómo funciona esta mierda, Cheza?— Lo dijo mientras presionaba el botón que abriría la interlocución, básicamente, todos con un walkie lo escucharon. La mujer le explicó como si fuese la mayor experta -tampoco sabía- pero de alguna forma se las arregló para hablar, sin soltar el botón.

—Escorias, Xanxus al habla. Primero aclararé que mis asesinos son MIS asesinos. Si yo quiero sacarlos de la cúpula y enviarlos a Italia, entonces lo haré, punto. Nadie tiene régimen sobre ellos aparte de Giotto y un servidor, así que, absténganse de dar órdenes. Es un momento de alerta general, pero eso no significa que puedan usarlos como si fuesen unos simples juguetes. Todos mis asesinos tienen permiso de matar a quien los trate de ordenar, a menos que quieran acatar órdenes de ellos. Yo tomo la responsabilidad—. Más de lo que había hablado en un año. Sabía que Giotto estaba escuchándolo, pero conocería su forma de hacer las cosas. Sus preciados asesinos no serían usados ni por el mismo Satanás.

—Ahora: Shuuya, Noah, ustedes dos manténganse al rango de la explosión; cualquier rata asquerosa que haya colocado la bomba, no será lo suficientemente estúpida como para explotar con ella. Natasha y Daian, diríjanse al lago, su prioridad es desactivar la bomba. Rias, mantente en contacto conmigo, soporta a Giotto en lo que necesite, eres libre de obedecerlo sin problemas. Finalmente, Alice...— Al decir ese nombre, apareció un tono de molestia en su voz. —Limítate a explorar la academia en busca de responsables o cómplices, es obvio que un simple renegado no sería capaz de hacer esto solo. No puedes usar tu comunicador, a menos que sea algo con muy alta prioridad. Fuera de eso, es lo que mi grupo va a hacer. Ah, sí, Giotto, ordena a tus hombres para que busquen el registro de habitantes y estudiantes. Los principales sospechosos son los que salieron previamente, los que van entrando y obviamente, los que tratan de salir—.

No quería hablar nunca más en toda su vida. Era un fastidio tener que comunicarse con todo el mundo, más cuando se encontraba tan molesto y Cheza lo miraba con un rostro no muy contento. Por ahora permanecería cuidando a la raíz de la vida silvestre, aún si eso le costase la vida.
Xanxus.
Mensaje por Toji Hisami el Jue Abr 09, 2015 12:12 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Miró a la estudiante irse detrás del profesor. Miró a los demás estudiantes y tal y como sus cálculos habrían predicho una pequeña parta no dudó en seguir a la peliblanca hacia el lago. Esbozó una pequeña sonrisa al ver como los profesores que estaban comenzando a pasar lista nuevamente y requisando todo aparato electrónico se distraían al con esa pequeña parte de los estudiantes que querían ser héroes. Borró su fugaz sonrisa y aprovechó para enviar un mensaje a toda la cúpula.

“La información que no os muestra os hace mero ganado. Quieren cegaros. ¿Vais a esperar a que os lleven al matadero? ¿O empezáis a luchar por vuestra libertad?”  

Toda persona con un mero aparato electrónico comenzaría a ver ese mensaje repetitivamente. Tras su segundo mensaje todos parecían estar más susceptibles. Miró a su compañero.

--Bueno, puedes darte una ducha en cuanto salgamos de aquí. ¿Te apetece jugar al escondite antes de tiempo?—le mostró la pantalla del móvil donde había un pequeño mapa del lago y unos puntos brillantes cerca--. Es hora de irnos—le hablaba tan bajo que ni el que estaba a su lado era capaz de escucharlos. Tampoco era tan difícil con todos con todos los chismorreos. Fue otro toque de la pantalla y apareció un simple mensaje.

“Corred”

En apenas unos segundos todo se llenó de humo por todas partes. Humo de colores. Había sido demasiado fácil colar en todas las mochilas y bolsillos de los estudiantes unas pequeñas esferas. Tal y como esperaba casi todos comenzaron a correr en todas direcciones. Él no iba a ser el que menos. Salió corriendo como el que más pero en una dirección fija. Sabía que había un par de guardias en esa ruta, pero no era nada contra un pequeño ataque sorpresa. Sacó el tirachinas y un pequeño cristal blanco del bolsillo. Lanzó el cristal hacia el lado contrario. Se trataba de fulminato de mercurio. Cuanto más fuerte era golpeado más grande era la explosión.

Los guardias salieron casi por los aires hasta prácticamente chocar contra los árboles. Se acercó a uno y tocó su cuello. Seguía vivo, suerte en parte o tal vez una maldición para él. Cogió su tarjeta de identificación y sacó su jersey.

--Te toca a ti, que queden irreconocibles—cogió el arma del guardia y se puso du chaqueta además de su gorra.

Tenía que desaparecer de allí. Empezar a avanzar en el juego. No tenía ni la más mínima idea de cómo atraparían a todos los estudiantes. Lo que sí sabía era que primero irían hacia esa posición. Miró el nombre de la tarjeta y, con un par de trucos pensados con anterioridad, la foto cambió. Era hora de ponerse en marcha al siguiente destino.

Miró su móvil y envió el mensaje de voz a aquellos hipócritas que se acercaban a la bomba.

“¿Os habéis lavado los dientes? Espero que sí, no es bueno morir con un mal sabor de boca. ¿Os gusta mi sorpresita~? No es una simple bomba, son dos. La que está flotando se trata de una de mis preciosas. Una bomba biológica. ¿Cuánto podrá durar la cúpula si todo de pudre? Está anclada al fondo por otra bomba. ¿Qué preferís? ¿Morir envenenados o achicharrados? No penséis en cortar la cadena, a cualquier movimiento detonará. Me costó mucho tiempo, amor y dedicación hacer esta pequeña. Tratadla bien, si se enfada toda vuestra rabia recaerá sobre vosotros. ¡Esforzaos!”
Toji Hisami
Mensaje por Cheza el Jue Abr 09, 2015 12:50 pm

Re: Acto II [ROL MASIVO]

“Las flores están cantando…
Siempre están cantando sólo que los humanos no pueden oírlas”

¿Alguna vez te has preocupado por alguien que no sea tú mismo?¿Has vivido sólo para alguien?¿Eres un mero capricho de otros seres?¿No?.. Todo comenzó como un mero experimento dejando en manos de seres totalmente extraños a una simple flor convertida en mujer ¿La razón? Sin ella muchos ya hubiesen perecido en cuestión de segundos.

Todo parecía estar tranquilo como de costumbre, paso a paso las huervas, arbustos y flores parecían regosijarse de alegría con la precensia de la joven flor. El viento parecía guiarla trazando un camino sólo a la vista de ella y el sonido de sus grilletes insistían en dar aquella sensación de cautiverio pese a no sentirse así. Toda la armonía parecía comenzar a ser invadida por meros murmullos de la tierra que pisaba, aquellos edificios parecían romper con el equilibrio del lugar. ¿Los edificios?.. No, los seres a los que tenía que mantener bien parecía estaban en algún apuro.

Pese a ser extraño ante ella uno de aquellos cachorros que llegó a cuidar se presentó, le abrazó con cariño agradecida de su presencia, tonta no era, si el más fuerte de ellos venía a visitarle era obvio algo no estaba bien. Sus hermanas las flores se estremecieron ante aquellos estruendosos sonidos y el retumbar de la tierra, un ensordecedor sonido retumbó por los pequeños rincones de su bosque y la angustia invadió su ser.

Él logró comunicarse con todos, escuchaba atentamente sus palabras, órdenes y más órdenes, propio del guardián. Su creador estaba en problemas, los seres por los cuales vagaba también, tomó con suma delicadeza el rostro de Xanxus, deslizó sus menos acariciando con la yema de sus dedos su mentón y su mejilla hasta lograr “apresarle“ para poder verle a los ojos, lo conocía bien, él no le mentiría, no sabe hacerlo. -Xanxus- Lo llamó con aquella dulce y tranquila voz.  La angustia se reflejó en su rostro antes de poder formular sus últimas preguntas, no se le daba muy bien el disimular. -¿Qué está pasando?¿Giotto está bien? Desde que escuché a alguien merodear por el lago no he estado tranquila.-  Confesó.
Cheza
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Acto II [ROL MASIVO]

Contenido patrocinado

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares