» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Toji Hisami el Mar Abr 21, 2015 3:11 pm

Acto III [Masivo]

Recuerdo del primer mensaje :

Iba caminando tras poner su sorpresa. Esta vez no les dejaría un margen de tiempo, la razón era simple. Si les daba tiempo pensarían y ya le había dado dos días de margen antes de la segunda bomba. Dos días de margen que había utilizado hábilmente para construir todos sus juguetitos, desde la biológica hasta las futuras. Menos mal que tenía a Slam ayudándole y muchas sodas. El cansancio parecía no hacer mella en él todavía. La explicación era muy lógica, la soda y las endorfinas le permitían seguir con su ritmo frenético aunque pronto necesitaría descansar.

Eso era lo de menos en esos momentos. Les había dado… ¿cuánto? Apenas unos minutos. El siguiente anuncio tenía que salir cuanto antes. Lo único bueno de la llamada es que, tras dejar su voz expuesta a menos seguridad y menos capas de codificación, podía ahora librarse de tanta periferia a la hora de dar sus mensajes.  De hecho eso significaba el no necesitar un portátil. Y a su vez eso conllevaba a la libertad y la movilidad por toda la cúpula. Lo manejaría todo con el móvil.

Buscó la canción que ya había escogido previamente. Le encantaba su humor. Ahora tocaba un Harlem Shake. La voz de: Con los terroristas!! Le llegó desde lo lejos. Poder tener la cúpula conectada y que los mensajes llegasen hasta todos lados era un lujo. Había escuchado que en la Accademia hasta los propios despertadores transmitían los mensajes. Que oportuno. Llevó el móvil a la oreja nuevamente.

--Bueeeeeeenos días, habitantes, trabajadores y estudiantes… ¡ah! No me olvido, tengo que invitar a comer a esa personilla que me está echando una mano. Os daré un resumen de la situación actual por si no os tienen lo suficientemente bien informados. El director está… ¿cómo decirlo? Fuera de juego. El hospital, sí, ese centro médico nuevo y etc. Bien, tal vez os interese acercaros, según mis informes han jugado una partida sin mí. ¿Cuántos muertos? ¿Quince? ¿Veinte? Quien sabe, hay tanta sangre que nadie quiere entrar a mirar. ¡Pero no todo es malo! Una de cal y otra de arena. La segunda bomba fue desactivada. Al menos vuestra princesilla miedosa tiene lo debe tener para sacrificarse por los demás. O tal vez era una forma de librarse de las ataduras de esta sociedad. Ahora viene lo bueno… malo para vosotros. En este momento está habiendo otra masacre en la calle principal. Me da pereza ya contar y contar… Tanto buscar una bomba y luego escapáis de los problemas inminentes. Debe ser una de las filosofías de aquí ¿no? Deja para mañana lo que puedas hacer hoy. Bien, debido a todo esto… ¿vamos a la siguiente adivinanza? Muy sencilla: “la esperanza del futuro”. Eso es lo que os voy a robar. Poneos a trabajar, tenéis siete horas como de costumbre y… casi me olvido. Es malo moverse con el estómago vacío. Comed fruta y verdura, no os saltéis las cinco comidas del día y…. mmm, sí, que aproveche~. Nos vemos en un BUM~

Ahora iba a prometer lo debido. Accionó con un botón y todas las máquinas expendedoras de la cúpula comenzaron a funcionar y a soltar todo tipo de alimentos. Tenía que empezar a buscar a su compañero no identificado. No esperaba encontrarlo fácilmente pero sí que se dejase ver… durante un par de segundos.
Toji Hisami

Mensaje por Nicro el Lun Abr 27, 2015 3:24 am

Re: Acto III [Masivo]

-Tsk-se dijo Nicro a si mismo al escuchar todo el discurso dado por aquel tipo que se hacia llamar "Ojo de Dios", había algo mas egolatra que aquel tipo...¡ah, si!, el mismo, por un momento sonrió de forma alegre; recordó muchas cosas de su pasado. Mucha gente que iba muy feliz por la vida era siempre enviado al infierno por las manos de Nicro, quien con una amplia sonrisa siempre estaba encantado de causar mas el caos.
En esta ocasión dejó de hacerse notar, pero sintió una extraña perturbación en los espíritus del caos que manejaba como títeres...de entre todos ellos pudo sentir que uno en especial había dejado de hacerle caso...o uno de dos o se trataba de otro chamán o alguien con una fuerza demasiado grande.

Como Gowther no le había dado más juego que su combate en el que el peliverde gano sin duda alguna de forma genial; si...todo en Nicro era perfecto, genial, maravilloso y caótico. Así que iría a ver de que cosa, o persona se trataba aquello que estaba sucediendo en sus dominios caóticos actuales.
Al ritmo de la música de AcDc el extravagante Cazador asesinaba a todo lo que se movía de forma estilosa y cuidadosa...no quería que le pillasen, no todavía.
Una vez llegado al lugar donde aquel espíritu se había ido pudo contemplar algo que haría reír a cualquiera que se encontrase por aquel lugar. Su espíritu del caos estaba llevándole un té y un helado a una pequeña niña que parecía sonreír ampliamente y divertirse dentro de todo aquel caos que se había organizado entre Twelve y el ejercito caótico de Nicro.
Se acercó a la niña, tirando la bata a un lado y guardando las gafas de Gowther en su bolsillo de la chaqueta del esmoquin mientras se colocaba su amado sombrero.

-Muy buenas tardes, little princess-dijo mirando a la niña con una eterna y maléfica sonrisa dibujada en sus labios, quería darle miedo a la chica, pero sentía curiosidad ante lo que le había hecho a su espiritu-.Creo que tienes algo que me pertenece-dijo señalando a su espíritu, el cual giró la cabeza hacia su "amo" y este chasqueó los dedos haciéndole desaparecer, no sin antes tomar el la taza de té y el helado; el cual dio a la pequeña.

-Dime...¿cómo lo has hecho? y, ¿cómo te llamas?
Nicro
Mensaje por Beifong John el Lun Abr 27, 2015 3:45 am

Re: Acto III [Masivo]

Cómo siempre que podía se hizo pasar por un ciudadano más; aquella situación le había alarmado. Nada mas volver de intentar hacer su registro en la base italiana...en la cuál escuchó cierto rumor de que todo cazador necesitaba el perdón de Giotto; el muchacho se encontró con aquel caótico escenario, cosa que no le gusto en absoluto...le recordaba  aquel fatídico día donde sus recuerdos se entremezclaban con los de Byakko.
La Convergencia Armónica.
Pues cientos de espíritus salían en contra de los habitantes de la ciudadela, el muchacho rubio frunció el ceño, allí había algo que no encajaba, sentía una presencia que le era familiar, pero tan pronto como la noto, esta desapareció. Se llevó una mano a su hombro izquierdo, sintiendo la quemazón de la herida causada por el misterioso compañero de Nicro y fue a llevarse la mano a su rota espada para enfrentarse contra los espíritus que atacaban a los pobres e inocentes humanos.

Recordó perfectamente que su espada ya no estaba, que el plan de Nicro podría llevarse a cabo y sintió también como un enorme peso le cayó encima como si de una piedra se tratase...¡menuda putada!.
Tras golpearse las mejillas con las palmas de ambas manos dejo que su alma y la de Byakko volviesen a ser una.
Cómo siempre que intentaba transformarse en en el tigre blanco que era Byakko, no lo consiguió, pero sus cabellos se alborotaron y volvieron blanquecinos, sus ojos verdes pasaron a ser azules y rasgados como los de un felino, mientras a su alrededor surgía un aura blanquecina, señal de que Byakko y el estaban en completa armonía.

-Esto no se va a quedar así...uno vuelve y mira con lo que se encuentra-susurro mientras veía a un tipo enfrentarse a los espíritus...un tipo que parecía demasiado enfadado. Y normal, el también lo estaría si atacaran su hogar de aquella manera.
Primero ayudaría a quitar todo aquello malo que estaba pasando...y luego, buscaría tener una conversación con Giotto...si es que este le dejaba hablar con él. Sabía que si le pillaban no podría ni volver a ver a Seika, ni Hawk, ni siquiera Eve...recordó a Juvia, quién esperaba por él desde hacia tiempo...le había prometido una vida juntos una vez volviera de la Tierra, una vida en la que él, seria un miembro mas de la Cúpula...y así lo haría.
Stear le había comentado muchísimas cosas para pasar desapercibido, pero John no estaba ahí para hacer el mal, quería ser uno mas, no quería ser el eterno escondido John...quería ser uno mas y estar con todos los que consideraba amigos...
...Y hablando de amigos...¡Bella!, ¿donde estaría aquella muchacha que tan loco le tenia a veces?, la chica a la que consideraba su mejor amiga...¡daba igual en aquel momento!, ya la encontraría y charlaría con ella cuando todo estuviera mas calmado y hubiese podido exponer sus disculpas...aunque el nunca había hecho nada malo ni había odiado la Cúpula...tenia lagunas en su memoria...pero no iba a dejar que nada malo pasara a aquel lugar en el que la gente vivia en paz.


-¿Te hecho una mano?-pregunto el ahora albino con una sonrisa al hombre que golpeaba a aquel espíritu con una potente onda de luz y evitaba que otra criatura del caos le golpease por la espalda, empleando una poderosa ráfaga de aire para que este ser desapareciese por completo-.Beifong John, el Tigre Blanco a su servicio.
Su eterna sonrisa se dibujo en sus labios mientras seguía en guardia...¡era hora de intentar ganarse el perdón de la cúpula!
Dejó que su aura se notase por si alguna de sus amistades podía sentirle y supiesen que el luchaba al lado de ellos.
Beifong John
Mensaje por Toji Hisami el Lun Abr 27, 2015 9:00 am

Re: Acto III [Masivo]

¿En serio...? Suspiró. Sabía que alguien, tarde o temprano, intentarían meterse en el sistema pirateado. El aviso había saltado en su móvil aunque prefirió hacer primero una localización. Una llamada saliente de la cúpula... Quería saber si era alguien de la cúpula pidiendo refuerzos a la estación Italia. Llevaría un par de minutos saber al punto exacto a donde la llamada se dirigían. Pero al menos tenía interceptado el móvil, estaba en una calle. Iba a enviar un pequeño mensaje cuando el supuesto ojo de dios empezó a hablar.
¿En serio alguien podía ser taaaan imbécil? Bueno, ahora todo el mundo sabía de la existencia de asesinos y espías. Ese ojito de Dios le estaba haciendo más bien un favor.
Encaminó nuevamente hacia un rincón para sentarse. Y allí, escondido de las miradas ajenas, sacó el pequeño Netbook. Lo conectó a su pequeña red. El ojillo de Dios le quedaban los minutos contados. Cambió la configuración con los códigos. Esperaba a que picase en su trampa. Le iba a dejar una pequeña puerta abierta, como si su hakeo tuviese un punto ciego. En cuanto entrase se llevaría una gran sorpresa. El mapa se iluminó en su pantalla y una pequeña lucecilla. Le tenía... Iba a darle una pequeña lección de humildad.
Se levantó de un saltó volviendo a guardar el pequeño portátil en su mochila. Se colocó bien la gorra de guardia y se puso en marcha. Le iba a dejar disfrutar de su cancioncilla. Al parecer estaba más cerca de lo que espera, llegar solo fue cuestión de minutos. Nadie le decía nada a un guardia, ¿Qué iba a hacer? ¿Poner alguna bomba? Se limitó a escoger el camino más recto, para alguien con un móvil conectado a la red no existía la palabra cerrado. Las puertas se abrían sin tan siquiera mostrar o dejar rastro de la evidencia en la red. Mientras el supuesto ojo de Dios estaría investigando en su pequeña trampa él le demostraría algo... Abrió la ultima puerta desenfundando su arma robada y se acercó por detrás apuntando al científico. Apretó el gatillo, una bala directa al muslo.
-primera lección, para dominar el caos no vale solo esconderse detrás de una pantalla- le habló con voz aterciopelada agachando el rostro para impedir que se fijase demasiado en su rostro.
-Segunda lección: No dejar cabos sueltos -volvió a apretar el gatillo aunque esta vez le hirió el hombro. Con eso tendría el brazo inmovilizado durante una buena temporada.
Se acercó para tirarle al suelo lejos del ordenador. Programó con rapidez un nuevo mensaje, sencillo y rápido: Jugáis bajo mis reglas. VON.
Buscó una canción para contradecir la música del peliazul. Por todos los altavoces salió la voz metálica e informatizada para luego comenzase con un Boom! De P.O.D.
-Adiós, para la próxima ponte serio.
No espero una respuesta y salió corriendo. Tenía que alejarse lo más rápido posible y deshacerse de sus ropas manchadas en sangre.
Tiró la ropa a la primera papelera y siguió andando con la camiseta del uniforme de la Accademia. Cogió su móvil y tecleó un mensaje para la personita que le estaba haciendo un par de favores.
"hombre de pelo violeta está contraatacando tus fantasmitas. 12"
Toji Hisami
Mensaje por Anna // Echo/Noise el Lun Abr 27, 2015 5:05 pm

Re: Acto III [Masivo]

La niña sonreía al fantasmita que le traía su pedido, nunca pensó que controlar a un muerto fuese tan fácil a pesar de solo tener siete añitos. Su atención recayó en el hombre que acabó por recoger su merienda tras desaparecer el fantasmita. No se limitó a decir nada más que un mero gracias en un tono muy educado y a comer golosamente un trocito del helado con la pequeña cucharita de plástico.

No era capaz de hacerse a la idea de que eso no era normal. Para ella el caos era parte de la vida después de criarse en la tierra.

--Anna—dejó la cucharilla a un lado para removerse en la mesa y ponerse de rodillas en la silla. Si no hacía eso era incapaz de alcanzar los terroncillos de azúcar. Colocó tres en su té-- . Solo se lo pedí con un por favor. ¿Quiere un té?

La pequeña niña cogió la taza para beber un sorbo a pesar de lo ardiente y humeante que estaba. Para ella el fuego y todo lo caliente nunca fue un problema. La niña miró hacia otro lado buscando a otro fantasmita. Sacó una de sus canicas rojas y miró a través de ella.

--¿Nos puedes traer otro té, por favor?

El fantasma automáticamente hizo lo que se le pidió dejando lo que tenía entre manos. La niña no podía estar más contenta con su helado, su peluche rosa, su té dulce y el estar lejos de Noise.

Podía sentir como a lo lejos Noise estaba destrozando a pocos inocentes con sus hilos. A pesar de la gran distancia podía escuchar como Echo luchaba por detener a Noise. Sabía que ella podía acabar con el dilema de ellas dos. Otra cosa muy diferente es que la niña quisiese enfrentarse contra esa psicópata que la quería muerta por puro capricho.  

Supondría que Echo acabaría tomando el control como siempre hacía cuando Noise se pasaba de la raya. Después de todo, Echo existía para proteger a Noise de sí misma.
Anna // Echo/Noise
Mensaje por Fränze Edelstein el Miér Abr 29, 2015 5:33 am

Re: Acto III [Masivo]

Al no escuchar regaño alguno por el hecho de ir a desactivar la bombas, sonrió. Estaba a salvo... Por ahora. Escuchó atentamente las instrucciones que el chico le había dado. Al final sonrió.
- Y yo a ti. - respondió alegre.

Sip, sin duda alguna las cosas habían cambiado para bien tras la noche del lago. Como algo tenía que hacer en la espera, sacó un cutter del bolso que llevaba y comenzó a "destripar" al susodicho peluche. Tras un momento, obtuvo una pequeña esfera de dentro del adorable peluche... Maldición... Estaban en problemas, acababa de confirmarlo.
Por fortuna el chico no tardó demasiado en dar la "señal" pra que ella volviese a llamar... Pero, una vez que volviera le explicaría por enésima vez que si iba a hacer algo tan genial, lo hiciera sin que se le subieran los humos a la cabeza... Eso y cuidara sus palabras... Si Giotto no les decía nada por semejante mensaje, sería un milagro.
Al finalizar la emisión, con algo de prisa, tomó de nuevo el móvil y marcó. Minutos e espera en la línea y nadie tomaba la llamada. No pudo evitar preocuparse. Llamó un par de veces más. <> se repetía internamente.... ¿Lo habría encontrado Twelve o su cómplice...? No iba a arriesgarse a estar adivinando. Guardó las cosas en la mochila. Bomba incluida. Temporalmente la sacó de juego con un poco de electromagnetismo... No era un remedio eterno, pero si seguro por el momento... <<¡Sharek...! Díganme que no fu tan idiota como para dejarse localizar...>> pensaba mientras corría desesperadamente por las calles hasta llegar al laboratorio. Esta sin aliento cuando llegó. Definitivamente alguien había venido a "visitarlos" se mordió el labio inferior y pasó corriendo por todas las puertas hasta llegar a donde el chico. Se abstuvo de gritar y se puso pálida al verlo de esa forma.
- ¡SHAREK! -gritó al final.

Corrió a ver su estado desesperada. ¿Estaría vivo...? Le tomó el pulso. Si, lo estaba. Menos mal... También estaba quedando medio inconsciente... Pero, eso no significaba que lo estuviese.
- ¡Alexander Derek Sharek Arned! - le gritó bastante molesta - ¡Deja de hacerte el inconsciente y responde! - quería llorar.

Quería llorar. Pero sabía que tenía que ser fuerte. Corrió por el botiquín y le trajo de vuelto junto a varios instrumentos de cirugía. Procedió a sacarle las balas. Con lo molestaba que estaba, le dio un poco lo mismo la rudeza con las que sacó las balas. Era idiota. ¿Cómo había sido tan descuidado?
Al final él le estaba viendo. Y ella le veía furiosa. Esperó a que se incorporara. Y acto seguido se acercó a él y... Lo empezó a golpear con algo de fuerza en el pecho.
- ¡¿Sabes lo preocupada que estaba?! - le gritó - ¡Pudiste haber muerto! - en este punto ya no se aguantó las ganas de llorar, las lágrimas recorrían sus mejillas - ¡Eres un idiota! ¡Un idiota! - decía llorando - ¡Te he dicho que cuando hagas esas cosas tengas cuidado! - le replicó en tono molesto - ¡Sharek idiota! - dijo al final para dejar de pegarle. Se puso a llorar en silencio. Ni oportunidad le dio de hacer algo, porque se puso de pie para tratar de arreglar este embrollo.
Contactó las lineas que Sharek había dejado fuera de peligro. Y llamó sin vacilar.

- ¡Todos ustedes! ¡Los de los rangos especiales! - dijo con voz decidida, casi sin rastro del llanto, aunque las lágrimas seguían cayendo de sus mejillas - ¡Escuchadme por favor! Sé que a los asesinos los han dejado fuera de esto. Y que hay uno que otro espía que se mantiene al margen pero... ¿Realmente van a dejar que Twelve se salga con la suya...? ¡Miren la cúpula, por Dios! ¡Es un caos! - explicó desesperada, era el colmo - ¡No pueden quedarse simplemente de brazos cruzados! - dijo con energía - Se les contrató porque se sabía que de una u otra forma iban a proteger la cúpula. Pero... ¿Creen que quedándose así realmente lo están haciendo? ¡La gente no tiene la culpa de lo que nosotros hacemos! En especial los niños. ¡Deberían de darse vergüenza! - exclamó molesta - Aquel que quiera ser útil, y que respondiendo este llamado, por favor, quítele los peluches a los niños... Tienen algo adentro, posiblemente las bombas... -dijo con evidente preocupación - No les dejaré el trabajo entero a ustedes... Los ayudaré como pueda... - dijo con más calma - Por favor, toda lo cúpula les necesita... - dijo finalmente, casi queriendo llorar, pero no lo hizo - "Rose" fuera...

Y con esto cortó la llamada. Si alguien quería ayudar, había agendado con la llamada a dónde llamar de vuelta en el inter. Quito la musica por completo.
Se armó de avalor d nuevo y tras calmar a las masas, dijo que quien dejara los peluches en una dirección que cercana al laboratorio, tendría un premio. Acto seguido colgó.
Luego miró al chico. Esto era pésimo... Y volvió a llorar de nuevo.... Era demasiado para ella... Lo de Alex... Twelve, los niños, las bombas, como se alejaban todos... Necesitaba descargarlo todo. Y no importaba si eso era llorando.
Fränze Edelstein
Mensaje por Shuuya Kano el Miér Abr 29, 2015 6:46 pm

Re: Acto III [Masivo]

Unos brillantes ojos dorados se abrieron al escuchar la voz que le llamaba. Una sonrisa se dibujó en sus labios, al parecer no podía mantenerse obedeciendo ordenes mucho tiempo. Se levantó del suelo, habia pasado los ultimos dias fuera del edificio, incluso pasó las noches observando lo acontecido en la cupula. Parece que ahora sería castigado.
- Supongo que es hora de que vaya entrando. - Comentó para si mismo revisando su ropa.
-Primero debo pasar por los juguetes adecuados. - La sonrisa se torció un poco, mientras tomaba dirección al edificio de los asesinos.
Poco después se adentró al lugar, llegando a su habitación. Colocó un par de dagas largas en una mesa y tomó con rapidez una serie de frascos de colores oscuros, vertiéndolos en viales los cuales guardó entre sus ropas. Sacó de un gran baúl una botella en forma de craneo. La botella era color rojo brillante, era difícil saber si se trataba del envase o si la sustancia dentro era de ese color.
Guardó esa botella adiriéndola a su cinturón. Un arma de fuego, mas específicamente una Deagle .50 de color negro. Su munición era fuerte pero limitada. El daño causada por un solo disparo de estos era capaz de dañar a casi cualquier raza, solo las especializadas en defensa podían causar que esas balas solo causaran un daño menor.
Guardó el arma en la parte de atrás del pantalón, un área imperceptible para gente en frente y detrás a causa de su sudadera. Al final tomó las dos dagas largas y las colocó debajo de las mangas de su sudadera. 
- Creo que es suficiente. - Suficientes cosas para llevar, suficiente de bombas en la cupula, suficiente de no hacer nada por parte del chico. Estaba ya muy aburrido, tenia que hacer algo para no volverse loco. No tomó este trabajo para no hacerlo. 
Salió por la ventana de su habitación, así evitaría encontrarse con alguno de sus compañeros, los cuales le asaltarian con la idea de que se tentó el corazón por el desesperado llamado de la chica. Cosa que por supuesto no era el caso. Solo vería que tal estaban las cosas. Puede que en realidad todo estuviera bajo control y la chica estuviera exagerando. No lo sabria hasta verlo por si mismo.
Había estado desaparecido desde ya hace un rato. No necesitaba que hacer mucho en realidad. No llamaria a nadie, solo haria lo que la chica dijo que se necesitaba hacer. 
- Quitarle peluches a los niños? - No sonaba a algo que un asesino necesitara hacer. Pero ahí estaba, dirigiendose a zonas pobladas de la cupula. Dentro de poco estaba arrebatandole peluches a los infantes, sin revisarlos ni nada, solo estaba acumulandolos. Pronto no podria llevar mas. Tendría que llevarlos al lugar indicado. 
Fue al laboratorio, dispuesto a dejar unos cuantos peluches afuera del laboratorio, era simple, dejarlos ahí sin que le vieran. Para asegurarse, tenia la forma de un "cientifico generico" un sujeto de rasgos normales y una bata, cosa simple para el. Dejó los peluches en el piso y se dió la vuelta para irse, aún habia muchas bombas por encontrar.


Hoja de personaje
Nivel:
8/100  (8/100)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima3
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia3
♦ Destreza
avatar
Shuuya Kano
Mensaje por Gemini el Vie Mayo 01, 2015 6:03 am

Re: Acto III [Masivo]

No paraban de llegar heridos a la enfermería, pues se habían cargado gran parte del hospital...¡por el amor de dios!, acaso no veían la de trabajo que ya tenia el doctor, como para traerle mas y mas heridos...aunque bueno...en el fondo; ser llamado "el doctor milagroso" era algo que siempre venia bien. Solía emplear el agua para usar sus dotes como curandero y con su agua curativa regenerar y ayudar a que las heridas se cerrasen mas y mas rápido.

Recordó a dos de los pacientes como si la vida se le fuera en ello, no sabia el por qué, pero aquellos dos llegaron a su frió corazón...de igual forma que Steven lo había hecho en su chequeo medico. Se trataba de un muchacho pelirrojo, de cara afeminada que tenia un enorme hueco en su pecho, una herida que no era para nada superficial. Estaba demasiado herido, en un lado de su pecho, tenia un tatuaje rojo como su pelo que representaba a una cabra. Buscó asistencia de sus enfermeras para ayudar a aquel joven...¿cuanto tiempo llevaría así?, ¿días?...¿horas?...¿minutos?.
¿Quién habría podido hacerle algo así a aquel muchacho?, si, sabia que no había sido una bomba por la forma de las heridas de aquella persona...habían sido causadas adrede.

-Gowther....-fue el nombre que pudo leer en la identificación de aquel muchacho...¿quién atacaría un simple jardinero?

La siguiente fue una muchacha bastante linda, una estudiante, tenia varias costillas rotas, sus huesos de la mano estaban jodidos y sus tímpanos un tanto de lo mismo. Una vez acabo de curar a Gowther, el cual parecía que estaría en un estado de "coma" por unas semanas, pues parecía que había gastado una gran parte de su poder en aquella batalla.
El peliverde doctor, se ajustó las gafas mientras comenzaba a emplear su agua curativa sobre la muchacha; la cual descansaba teniendo en sus manos lo que parecía ser una rosa azul. Un bello color sin duda alguna para una rosa. No se la quito de las manos, pero siguió curandola poco a poco. Regenerando parte de los huesos para que en cosa de algunas semanas pudiera estar mejor. Pero en donde mas poder de curación se centro el doctor fue en los oídos, pues no deseaba en absoluto que una muchacha tan joven, se quedase sorda para siempre.


-Poned a esta chica en la misma habitación que al pelirrojo, y vigilenlos a ambos, de momento son como los demás ciudadanos...estamos en alerta roja de que cualquiera pueda perecer, pero no sera en mi turno-susurro el medico una vez terminó...al menos los oídos de aquella chica, ahora estarían mejor.
Gemini
Mensaje por Toji Hisami el Lun Mayo 04, 2015 3:59 pm

Re: Acto III [Masivo]

Las manecillas del reloj avanzaban vertiginosamente. Un tiempo que a Toji le parecía incluso excesivo  para la simple adivinanza. Para él no le habría bastado más que escucharla para responder sin dudar un segundo. Pero era él quien lo había formulado y siempre tenía sus razones. Tras investigar por encima los informes había sacado algo en claro. La existencia de Cheza. Claramente había descartado el buscar a esa supuesta Diosa con la excusa del reparto de una pizza. Con sinceridad no le tenía ni gran respeto ni la veía como una posible diana.

Su mente había ido a lo simple, a tratar de engañar tras haberlos engañado por primera vez. Pretendía que desconfiasen de lo fácil que parecía su adivinanza… pero le daba la sensación de que alguien había hecho trampa. Daba igual, nadie había entorpecido en sus planes, había un científico menos tocándole las narices, un compañero más… y su siguiente sorpresa estaba lista. Con dificultades, claro está y contratiempos… pero admitía que no tenía mejor cómplice que Slam.

Miró la hora y pulsó el botón haciendo reproducir por toda la cúpula una nana muy conocida. Twinkle twinkle little star. Todas las bombas, estuviesen allá solas, amontonadas, en los brazos de un niño o pateadas emitieron un pequeño destello rojo en la antenita del peluche. Las pequeñas bombas detonaron soltando el gas somnífero. Aquel o aquellos que estuviesen cerca se sumergirían en una profunda siesta. La noche ya caía y justo coincidía con la hora en que los niños se deben ir a la cama.

Tarareó la nana mientras esperaba a dar su siguiente mensaje.
Toji Hisami
Mensaje por Nicro el Miér Mayo 06, 2015 2:51 am

Re: Acto III [Masivo]

Nicro observaba a la joven con curiosidad, con que de aquella forma había conseguido hacer que sus espíritus del caos la obedecieran; la hipnosis...interesante. Se llevo el dedo indice a los labios mientras sonreia con malicia. Ojala Maya estuviera alli para contemplar aquel hermoso paraje tan caótico...acompañando a la niña a tomar el té.
Sin duda alguna, todo el caos que estaba causando no asustaba a la pequeña criaturas que tenia frente a sus viperinos ojos, lo que quería decir una cosa; aquella chiquilla había sido criada en La Tierra y por esa razón aquello le parecía tan "normal".

Su móvil vibró...extraño y curioso agarró este artefacto que hacia años que no empleaba, sin embargo lo tenia por si su "hija", William o Maya le necesitaban...le extraño ver, el tal Twelve había contactado con él para avisarle de que alguien de pelo violeta se enfrentaba a sus creaciones; por lo que con una sonrisa escribió una respuesta...esperando que el mensaje llegase al destinatario.

"Entendido, lo pondré aun mas complicado, para que puedas reunirte conmigo, no dejare que este estúpido lugar contagie a mas gente con sus falsos ideales. Atentamente; El señor del caos"

Tras su respuesta concentró aun mas energía chamanica para invocar a cientos de espíritus mas que jugarían al pilla pilla con aquel hombre de pelo violeta que tanto parecía querer fastidiar los planes del peliverde.

Tras unos minutos escucho la nana, y por suerte para él, siempre estaba prevenido...se imagino que algo así sucedería en algún momento y se coloco por ello su mascara de gas en la boca y nariz para impedir que el gas somnífero le afectase en caso de que saliese alguno por aquella zona, para luego mirar a la niña y sonreír.
-¿Quieres venir a disfrutar del caos, un poco mas?, me gustaría ver hasta donde llegan tus habilidades little Anna
Nicro
Mensaje por Alexander D.S.A el Jue Mayo 07, 2015 4:23 am

Re: Acto III [Masivo]

No pudo creer que de verdad aquel tipo hubiera caído tan rápido en su trampa...sin embargo, no se espero en absoluto los dos disparos que casi lo dejaron inconsciente....se maldijo a si mismo por no haber prevenido que algo así podría ocurrir...pero lo que mas le sorprendió fue que aquel tipo al que buscaban...el tal Twelve, no era nada mas y nada menos que un niño...un estudiante más. Suerte fue también, haber abierto los extractores de gas...¡si, siempre por si acaso a Franze le hacia por sacar mal una de sus muchas manías de hacer gas pimienta y no morirse allí!, aunque realmente adoraba a la chica por aquellos pequeños fallos...pues el también cometía los suyos...como aquel.

Pensó en ella una vez estuvo tumbado en el suelo mientras sentía su caliente sangre salir de los lugares afectados. Su sonrisa, sus hermosos ojos verdes, su cabello, su fascinación por los colores tan vivos...pensó en el beso que le había dado en el lago, en como sus sentimientos habían sido correspondidos por ella después de nueve años intentando que ella se diera cuenta...¡tan listo que era, y nunca se percato de los sentimientos de ella!
Una vez recuperó vagamente la consciencia, la escuchó a ella, estaba enfadada...y no le quitaba motivos; por lo menos le había curado como había podido las heridas. La escuchó insultarle repetidas veces, pero lo que rompió en mil fragmentos su corazón. La vió alejarse sin que el pudiera hacer nada, queria abrazarle y disculparse por haber sido tan rematadamente idiota...queria besarla y prometerle que nunca más volveria a hacer una estupidez como aquella...pero realmente una parte de él se alegraba de que ella no hubiera estado alli, pues quizas quien hubiese recibido los disparos no hubiese sido el, sino ella.
Cuando penso en eso, algo parecido a una mano candente apretaba su corazon como estrangularlo...la simple idea de perderla le hizo sentirse absolutamente mal.
Cuando la nana comenzo a escucharse y los peluches que tenian comenzaban a expulsar aquel gas, Alexander Dereck Sharek Arned, se puso en pie, sacando a Franze de alli como podia, mientras cojeaba; para una vez fuera del laboratorio...
...simplemente abrazarla, queriendo transmitirla sus mas sinceras disculpa, mientras intentaba limpiar las lagrimas de ella como podia; a la par que intentaba tranquilizarla.

-Se que he sido un estupido...lo sé...-susurro mientras seguia abrazandola-...tengo su cara...-fue lo unico que dijo mientras la miraba, pero en aquel momento no dejo que el trabajo les interrumpiese; solamente la abrazo.

-No pienso dejarte, ni abandonarte nunca...siento todo lo que ha pasado.-ya no sabia como disculparse.
Alexander D.S.A
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Acto III [Masivo]

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares