» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Maya Natsume el Miér Oct 16, 2013 2:46 pm

La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Recuerdo del primer mensaje :

No estaba muy segura de lo que me disponía a hacer…pero sí me proponía avanzar no me quedaba más opciones que abandonar aquella cúpula por un temporada y bajar a la tierra… hacía tanto tiempo que no me movía por aquél lugar que la idea me ponía un poco nerviosa, algo que suponía era normal…pero mis nervios y miedos no los mostraría a nadie, nunca lo hacía y no iba a empezar ahora. Lo que realmente me ponía nerviosa, no era el tener que bajar a aquél lugar en el que solo había muerte, destrucción y caos por todos lados, si no el tener que llevar conmigo a una de las pocas personas que realmente me importaban y la única en la que confiaba ciegamente… Ven… ese maldito crío se había ganado mi cariño antes de que me diese cuenta y era el único al que veía capacitado para acompañarme. Supongo que lo normal sería llevarme a mi novio… pero solo con pensarlo comenzaba a dolerme la cabeza. Lo quería mucho, pero no podía soportar sus tonterías durante tanto tiempo. Y para ser sinceros, no era una persona de confianza.

Eran las dos de la madrugada cuando salí de casa para encontrarme con Ven en un lugar apartado de la academia y por lo tanto, muy seguro para mi… pero no para él. Por un momento pensé en abandonarlo y marcharme sola. Estaba siendo demasiado egoísta, me jugaba la vida de ese enano por objetivos personales que no le beneficiarían en nada y aun asi, allí estaba, vestida con unos pantalones ajustados negros de cintura baja, unas botas de estilo militar por encima del pantalón, una camiseta negra de manga corta, una chaqueta de cuero y un cinturón ancho, donde llevaba las katanas que le había robado a Kojiro…Uhmm…Kojiro, ese chico estaba tan bueno…No pude evitar dibujar una sonrisita al pensar en él, echaba de menos hacerle de rabiar. Había recogido mi pelo en una cola alta, apartando todos los mechones de mi rostro, para estar más cómoda.

Al llegar al lugar indicado, me encontré con los dos tipos que nos llevarían a la tierra… al menos ese par eran puntuales y más les valía con lo que me había costado contratarlos. Uno de ellos, nada mas verme comenzaba a preparar el ritual que nos trasladaría a la tierra. Dibujaba una serie de garabatos que no comprendía, al tiempo que recitaba unas cuantas chorradas. Mientras tanto, esperaba a ese enano al que iba a dar una paliza nada más verle por hacerme esperar…aunque realmente había llegado antes de la hora… ¡Pero me daba igual! ¡Nadie me hacía esperar !. Suspire irritada, distrayéndome un ratito con las hermosas vistas… pasaría un tiempo antes de poder disfrutar de nuevo de esta calma. Un olor familiar me distrajo, dirigiendo mi mirada en su dirección, viendo aparecer a ese chico, como siempre, corriendo como un loco – ¡Llegas tarde enano! – Le grite mostrando mis colmillos, para luego darle la espalda y recoger una bandolera de cuero repleta de cosas…todo lo que necesitábamos para sobrevivir de momento, se encontraba en esa bandolera – ¡No me gusta que me hagan esperar, estas siendo una molestia y aun no hemos ni empezado el viaje! – Tal vez estaba siendo un poco dura… pero… bah, no me importaba en absoluto serlo.
El tipo que aparentemente no hacía nada, se acerco a mí para indicarme que el proceso estaba a punto de terminar, que nos colocásemos en el centro de esos garabatos si queríamos irnos de una vez, ya que el tiempo se nos estaba acabando. Mire a Ven un poco preocupada e indecisa – Aun puedes dar marcha atrás…no tienes porque venir conmigo…Es un viaje muy peligroso… ¿Estas seguro que quieres seguir adelante?... – Escuche los gritos del tipo para que me diera prisa a mi espalda, algo que me puso un poco de mal humor – ¡Cállate de una jodida vez si no quieres que te arranque tu hermosa cabeza! – Le grite aniquilándole con la mirada, para volver a centrarme en Ven y esbozar una tranquila sonrisa, ahora que el imbécil ese no me molestaba- Bueno ¿Que dices ? ¿Te quedas o te vienes?


Última edición por Maya Natsume el Dom Abr 19, 2015 11:48 pm, editado 1 vez
Maya Natsume

Mensaje por Maya Natsume el Dom Nov 09, 2014 12:16 pm

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Aguarde ansiosa a que Ven terminase con todos los preparativos, estaba deseando recuperar mi cuerpo de una maldita vez y dar una buena lección a esos imbéciles…¿Cómo se atrevían a manosearlo de ese modo? Los iba a matar uno a uno…Si por lo menos hubiese alguno que valiese la pena, tal vez no me molestaría tanto, pero todos eran horribles…Que hombres tan repugnantes como esos se diesen el privilegio de tocar una cuerpo tan espectacular como el mío, no tenía perdón.

Espero que todo salga bien…- Susurre estando a su lado con los brazos cruzados, apenas podía mantenerme quieta de lo nerviosa que me encontraba. Deseaba terminar con aquel pequeño problema de una maldita vez para poder continuar nuestro camino…Aquello nos había retrasado mucho más de lo que tenía planeado. El tiempo comenzaba a jugar en nuestra contra. Si no salíamos de aquí pronto, nos veríamos en verdaderos problemas en conseguir continuar nuestro viaje, el cual estaba siendo de todo menos tranquilo.

Al oler el humor, casi me asfixiaba, no podía creer lo sensible que era este maldito cuerpo. Incluso cuando apenas nos alcanzaba parte de aquel humo, me vi obligada a tapar parte de mi rostro con la camiseta, dejando solo visible los ojos, consiguiendo respirar de manera decente por unos momentos…Solo necesitaba eso, unos minutos más y volvería a estar como siempre.

Comenzó a escucharse movimientos en el interior, seguido de varias toses y palabras malsonantes…Se habían percatado del humo al fin, por lo que no tardarían demasiado en caer en la trampa. El humo era cada vez mayor y más denso, por lo que se vieron obligados a salir de su escondite, para ver qué demonios era aquello, antes de terminar asfixiados –Si…- Respondí a Ven escondiéndome al segundo entre las sombras, esperando el momento adecuado para salir corriendo y dar con mi cuerpo, solo tenía que verlo. Con eso sería más que suficiente para recuperarlo.

La señal que había esperado llegó tras la pequeña explosión, que fue seguida de dos grandes llamaradas. Corrí con todas mis fuerzas hacía el interior de ese escondite, buscando entre el humo y el caos que se había formado a mi cuerpo- Maldita sea…- Exclame a baja voz, sin poder para de toser. No podía ver casi nada. El humor lo impedía. Me movía con rapidez de un lado a otro, esquivando a los hombres que estaban más concentrados en dar con el causante de aquello que con un simple niño…Hasta que repentinamente sentía como alguien me sujetaba con fuerza. No tenía ni idea de quién era, no lo había visto antes, pero parecía bastante desesperado por sacarme de aquel lugar. Posiblemente fuese algún familiar o conocido de aquel niño-¡Suéltame, joder!– Gritaba forcejeando con aquel tipo, no tenía tiempo que perder, no solo corría peligro mi cuerpo, también Ventus, quien se las estaba viendo completamente solo contra aquel grupo- ¡Que me sueltes! – Volvía a exclamar antes de ser tomada en brazos, viendo como mi única oportunidad de recuperar mi cuerpo desaparecía…hasta que al fin lo veía. Fue un simple segundo que cruzó en mí campo de visión, siendo aquello más que suficiente.

Fue rápido, en un segundo volvía a estar en mi cuerpo, sintiendo todo a mi alrededor completamente diferente. Un tanto confusa, apoyé las manos en el suelo, ayudándome de ese modo a incorporarme, siendo como toda mi fuerza volvía de golpe. No podía controlarme…estaba de lo más animada…no podía parar de reír como una autentica psicópata.

Rápidamente salí de aquella habitación, volviendo a los túneles donde Ven se encontraba con el resto de hombres. Mi mirada se fijó en uno al instante, siendo aquel el primero en el que me abalance cual bestia, clavando los colmillos en su cuello desgarrándolo, al mismo tiempo que mis garras se clavaban con fiereza en sus costados destrozándolo. Fue rápido, no tuvo tiempo de reaccionar y aquel ataque sorpresivo dejó completamente helados al resto de hombres, quienes miraban como relamía la sangre de su compañero de mis dedos con placer- Hacía tiempo que no me alimentaba como era debido… - Relamía mis labios  y mis dedos, manteniendo la mirada fija en aquellos hombres- Me siento tan bien – Daba pequeños pasos hacía ellos, provocando que retrocedieran, provocando que uno de ellos saliese corriendo con la intención de escapar…Algo que no permití que sucediese, pues lo atrape saltando sobre él rápidamente, manteniéndole inmovilizado contra el suelo- Como añoraba esta sensación… -Alce la mirada hacía Ventus, esbozando una gran y sangrienta sonrisa- Ahora no parecen tan fuertes ¿Verdad? – Reía cínicamente, clavando con fuerza los colmillos en el cuello de mi segunda víctima, tomando toda su sangre entre gritos y forcejeos- Con lo mal que lo he pasado por vuestra culpa… - Tiraba a un lado el cuerpo, como no fuese más que basura- Es hora de divertirme un poco…
Maya Natsume
Mensaje por Ventus el Miér Ene 14, 2015 2:58 pm

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

El fuego se extendía por todas partes aunque intentase controlarlo y además mantener alejados a los hombres que pretendían atacarme con él, era muy complicado, y además parte de mi mente no se podía alejar de Maya y menos al oirla quejarse dentro del cuerpo del niño, dentro del cual se resistía a la fuerza de alguien que tranquilamente podía ser la madre del niño. Entre gritos de socorro y dolor de aquellos hombres intentaba concentrarme todo lo que podía, controlando aquellas llamas que se movían ferozmente, intentando librarse del hechizo y ser libres, devorando aquello que se encontrasen, pero no dejaba que eso pasase. La verdad era que aquellos gritos me dolían, aunque le quisieran hacer daño a Maya yo estaba haciéndoles daño a ellos, que gritaban y sufrían... Me mordí el labio inferior y reprimí lágrimas, tratando de concentrarme... ¿Era eso ser un héroe? Yo me sentía más bien un villano... Y lo odiaba, completamente, no quería dañar a nadie... Yo había empezado ese viaje para ayudar a Maya...

Yo...

Mi concentración y mis pensamientos se vieron interrumpidos por la fuerte risa de Maya, una risa terrorífica... Maya me importaba mucho, y por muy bien que la viera, por mucho cariño que le tuviera... Ahora le tenía miedo, he de confesar que en ese momento aquella risa me horrorizó, como si tuviera delante al monstruo más horrible del mundo, aquello no me gustaba... Estaba deseando haberme quedado en casa. Ese momento fue suficiente para que las llamas se descontrolasen y, por suerte, desaparecieran, ahora nadie estaba siendo herido, excepto el tipo sobre el que saltó Maya, desgarrando su cuello de un mordisco... Me quedé igual que el resto de hombres: horrorizado y asustado.

Di un paso atrás, mirando a todo el lugar, todo estaba borroso, pero claramente veía lo que había delante de mi... Un hombre muerto con Maya encima y el olor de carne quemada que acababa de descubrir mezclado con el de la sangre y la muerte... Y la visión de desesperanza y de miedo en los ojos de los demás... A Maya parecía gustarle, pero a mi... Me daban ganas de gritar, de llorar, de intervenir... Pero estaba paralizado, no podía hacer nada, estaba pegado a una pared sin poder decir ni actuar, era un mero espectador.

Las palabras de Maya resultaron totalmente claras hacia mí, y esa mirada... Los ojos de Maya que chocaron con los míos mientras me hablaba, junto a esa sonrisa totalmente cruel y sangrienta. Estaba frente a una Maya nueva, de eso no cabía duda.

-N-no...- Dije en un hilo de voz, pero lo suficientemente alto como para que me escuchase. Después de eso ella simplemente prosiguió con el siguiente hombre, con más gritos... Con más sufrimiento.

La única acción que pude hacer respecto a eso fue la de dejarme caer al suelo y quedarme sentado, sin poder apartar la mirada de ese espectáculo de sangre y terror. Tenía miedo, hasta el punto de querer huir, de desear que eso fuese una pesadilla y que de repente me despertaría en mi casa, pero no... Eso era real... Mucho... Mis ojos se tornaron llorosos mientras miraba a Maya y no conseguí pronunciar ni una palabra, pero mis labios se movieron, aunque muy ligeramente, sin llegar a hacer nada. Pero dentro de mi cabeza si que dije unas palabras: ''Raven, lo siento.''.
Ventus
Mensaje por Maya Natsume el Jue Ene 15, 2015 9:15 am

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Pasaba los dedos por mi mentón,  limpiando el resto de sangre de mi víctima, la cual se encontraba a mis pies como un desecho más de aquel inmundo lugar. Oh…la sensación era gloriosa. Tras haber estado en el cuerpo de un miserable humano enfermo, volver a poseer mi cuerpo era sin duda una sensación gloriosa.  Y por lo tanto, debía ser festejada como tal. No permitiría que ninguno de esos malditos bastardos escapase con vida…los degollaría a todos….los dejaría sin una gota de sangre en sus asquerosos cuerpos. Nadie…nadie me pone la mano encima y sale inmune.

Por el rabillo del ojo pude ver como uno de los dos hombres que quedaban, intentaba salir corriendo, tal como lo intentó el cuerpo sin vida que se encontraba a mis pies. Debería darle las gracias a ese tipo, gracias a su sangre mis movimientos eran mucho más rápidos, por lo que atraparle fue un autentico juego de niños – Aun no hemos terminado… - Advertí con una amplia sonrisa, en la que se mostraban mis colmillos. La mano que sujetaba su cuello alzándolo sobre el suelo, lo apretaba con tanta fuerza que apenas era capaz de respirar. Sus pataleos y golpes me resultaban de lo más divertidos, apenas y los sentía, era como un niño. Sin embargo, lo que si era capaz de sentir a la perfección, era el miedo y la desesperación que emanaba de todo su cuerpo… Era hombre muerto, ambos lo sabíamos, pero la verdad, me resultaba de lo más entretenido ver como sus esperanzas se agotaban a segundos, al igual que el aire que permitía que respirase- Se acabo – Comenté un segundo antes de romper su cuello, escuchándose el crujir de los huesos por todo el túnel.  No necesitaba tomar su sangre, ni si quiera me apetecía hacerlo, por lo que simplemente tiré  el cadáver al suelo, de nuevo, como si no fuera más que un montón de basura.

Mi atención se centro en ese momento en el último de los hombres que quedaban, sorprendiéndome en parte el hecho de que no hubiese salido corriendo. Aunque al ver su cuerpo tembloroso  y su mirada de pánico, me dejaba claro el porqué no lo había hecho…El idiota se encontraba tan asustado que era incapaz de moverse.  Lo peor de aquello, era que no era el único en encontrarse de ese modo…

No me había pasado inadvertida la mirada que me dedico Ven al verme desgarrar la garganta de aquel bastardo, como si yo no fuese más que una bestia sanguinaria, un monstruo sin escrúpulos…Resultaría una gran mentira negar que no me dolía que pensara de ese modo. Aquel niño era el único que realmente me importaba, resultaba más doloroso de lo que mostraba el ver que me miraba de ese modo. ¿Qué debía hacer en ese momento? ¿Sentir pena por el tipo que pensaba abusar de mi cuerpo y matarme? ¿Explicarle que eran ellos o nosotros? Debía darse cuenta él solo de todo eso… No me podía permitir el ser compasiva. No estábamos en la cúpula, ni la tierra era como antes. Los buenos sentimientos no eran más que una carga – Despierta de una vez – Le dije al pasar a su lado, dedicándole una dura mirada antes de centrar mi atención en la siguiente víctima.

Estaba molesta…no, más bien estaba dolida. La mirada de Ven quemaba mucho más de lo que mostraba y admitiría en mi vida. Sin apenas esfuerzo, sujeté al último de los tres bastardos, el cual había reservado para el final - ¿Te dan pena, cierto? – Pregunté girando el rostro hacía mi asustado acompañante- Pobre hombre… ¿Realmente merece morir de este modo? – Pasé las garras por el rostro de aquel tipo acariciándolo- Tal vez debería ser compasiva y dejarle ir sin más – Dejé que se escuchasen unas pequeñas carcajadas por mi parte, aunque la situación me resultase poco graciosa- Por supuesto, dejare que se marche el hombre que abusó de mi cuerpo y quería matarme, sería lo más compasivo – Añadía con sarcasmo, dejando en el suelo a ese hombre, el cual permaneció frente a mi sin saber como reaccionar- Es una pena que no sea una mujer compasiva – Dije antes de atravesar su pecho, concretamente la zona en la que se encontraba su corazón, con mis garras, cayendo fulminado en el acto.

Permanecí unos instantes en aquella posición, de espaldas a Ven, deseando que dejase de mirarme de aquel modo. Tal vez había sido demasiado descuidada, no debí haberle traído conmigo… Era un chico demasiado inocente, demasiado bueno…Cualidades que no resultaban en absoluto beneficiosas en ese momento. Giré, posando en él mi mirada, al tiempo que lamía el resto de la sangre de aquel hombre de mi mano, comenzando a  caminar en su dirección – Deja de comportante como un jodido niño mimado – Le espeté de lo más molesta-  Temblando en el suelo como un cachorro… ¿Acaso eres idiota? –“Lo siento pequeño…por favor, deja de mirarme de ese modo” Pensé al mismo tiempo que decías aquellas palabras-  Mírate…estando a punto de llorar por un poco de sangre… Qué supuesto héroe más patético – Dije dándome la vuelta, comenzando a caminar en dirección opuesta – Vuelve llorando a casa o muévete de una vez, no voy a quedarme esperando a que dejes de comportarte como una nena llorona – Añadía siguiendo mi camino tras recoger mis cosas.
Maya Natsume
Mensaje por Ventus el Dom Mar 15, 2015 6:08 am

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Esa orden de Maya me sobresaltó, no por sorpresa, si no por miedo, en ese mismo momento pensé que iba a herirme... Pero en mi lugar cogió a uno de los hombres que allí quedaban, era el último vivo... Ella seguía hablando, preguntandome cosas y diciendomelas, retóricamente o para que respondiera, pero no logré articular un solo sonido, era como si alguien me hubiese cortado las cuerdas vocales de golpe.  

Esa imagen... La de ella atravesando el pecho de ese hombre con las garras... Deseaba no haberla visto. Me eché hacia atrás, como si la pared que había detrás mío no estuviera, pero chocando contra ella, como si todo aquello fuera una mala pesadilla y de ese modo pudiera despertar. Pero era real. Horriblemente real.

No pude evitar bajar la cabeza en cuanto me llamó idiota... Tenía razón, me había aterrorizado por aquello... Y eso no era nada, aquel lugar no era la cúpula a la que me había acostumbrado... Pero dudaba poder en ningún momento conseguir el suficiente valor como para afrontar aquellas verdades... Era un completo cobarde. Tardé todavía unos segundos en levantarme y recoger la linterna que se me había caído después de la ignición del túnel, y sin decir nada la seguí, con pasos temblorosos y aún con miedo, no sabía que decir ni qué hacer, desde ese sitio no podía volver a casa, no había vuelta atrás. Además, aún seguía con la imagen de Maya haciendo todo eso... He de decir que dudo que yo me hubiese atrevido a matar a alguien, mi plan inicial era huir de ese sitio, esa era mi idea, una idea sin bajas en ningún bando, pero que claramente nadie estuvo dispuesto a seguir...

Aún caían algunas lagrimas de mis ojos mientras andaba detrás de ella, sosteniendo con firmeza aunque de manera levemente temblorosa la linterna en mi mano izquierda, era mejor tener la derecha libre por si debía usar mi espada... Aunque a decir verdad en lo único en que pensaba en ese momento, a parte de lo que ya he dicho, era en que en casa lo debían estar pasando mal, y todo por mi culpa...

Suspiré y miré al frente, no podía tranquilizarme en absoluto con todo aquello en mente, pero debía estar centrado... Si había aprendido algo en las horas que llevaba allí era que un paso en falso podía resultar en una muerte casi segura. Y yo me había propuesto llegar a casa con vida. Y que Maya lo hiciera también, aunque por ello terminase perdiendo un brazo o peor... Admito que estaba aterrorizado y le tenía miedo en ese momento, pero debía pensar y no dejarme llevar por el miedo... Maya, la Maya que yo conocía, esa Maya que cuando lo quería era buena y había estado ahí cuando yo lo necesitaba, la que me había ayudado tanto y la que me había regañado cuando yo no tenía razón seguía allí, dentro de ese caparazón sanguinario y cruel seguía presente... Y eso me arrancó una leve sonrisa.
Ventus
Mensaje por Maya Natsume el Dom Abr 19, 2015 11:39 pm

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Aquel pasillo se estaba haciendo demasiado largo para mi gusto y no parecía que fuese a encontrar la salida pronto. Ahora que lo pensaba, me había puesto a caminar sin percatarme demasiado por donde iba…de todas formas no lo sabía, mi conocimiento acerca del alcantarilladlo era completamente nulo. Ya resulta bastante complicado el moverse por la las calles sin terminar perdido como para  hacerlo por aquella especie de laberinto bajo tierra. Lo único que necesitaba encontrar en aquel momento era maldita alcantarilla que diese a la calle, aunque fuese en el extremo opuesto del lugar al que necesitaba llegar…

No pude dejar escapar un pesado suspiro de lo más ofuscada. Las cosas no debieron salir de ese modo…Se suponía que iba a ser de lo más sencillo, solo teníamos que atravesar la ciudad para encontrarnos con quienes nos darían el vehículo y las provisiones necesarias para seguir con nuestro viaje. Aun ni siquiera habíamos salido de la ciudad y ya nos encontrábamos terriblemente retrasados…Comenzaba a pensar que no lo lograría… Y para colmo de todos los males, Ven seguía andando a metros de mí, como si tuviese miedo de ser atacado en cualquier momento. ¿Realmente pensaba que fuese capaz de hacerle eso? Cierto era que no sería la primera vez, pero… eso era el pasado. La relación entre ambos había cambiado muchísimo, jamás lo atacaría sin una razón de peso. Pero ahí estaba él, alejado de mí… Que irritante era aquello.

-¡JODER! – Gritaba repentinamente propinándole un fuerte puñetazo a la pared, quedando parte de esta destrozada al hacerlo- ¿¡Por qué cojones tuvo que salir de este modo!? –De nuevo golpeaba con fuerza la pared, desahogando parte de mi frustración en ella- ¡Era algo sencillo! ¡No tenía que complicarse tanto! – Todo era una autentica mierda, tal vez lo más sensato sería volver a la cúpula e intentarlo en otro momento…

Al sentir como algo daba pequeños golpes en mi cabeza, me gire directamente hacía Ven al pensar que había sido él, llevando una sorpresa al percatarme que no era de ese modo…El techo sobre nuestras cabezas comenzaba a agrietarse y a caer por partes- …joder… - Tomando la mano de Ven salía disparaba, volviendo por el camino que habíamos tomado…tanta caminata para nada…Aunque bueno, en ese momento mi principal objeto era  no terminar aplastador por los bloques que caían a nuestra espalda.

Corría lo más rápido que podía al mismo tiempo que buscaba desesperadamente un lugar en el que poder ocultarnos de aquella avalancha que yo misma había causado por culpa de aquellos golpes. Solo a mí se me podría ocurrir hacer algo como eso en una estructura tan deteriorada como aquella.

Llegando a lo que sería el extremo de aquel pasillo, que si anteriormente se me hizo condenadamente largo, en ese momento pareció acortarse drásticamente, encontré un pequeño túnel en el que empuje a Ven bruscamente sin pensarlo. Quedando acostada sobre él, espere a que pasara aquel desastre, esperando que lo que había sobre nuestra cabeza aguantase. Cuando al fin parecía que todo se había calmado, me apartaba de mi problemático acompañante yendo a ver como se encontraba lo que ya podía difícilmente llamarse túnel.

Repentinamente y sin yo misma poder entenderlo, comenzaba a reír con fuerza, pudiéndose escuchar mis exageradas carcajadas por todo el lugar, cosa que en ese momento poco me importaba- Al fin un golpe de suerte… - Mirando a Ven le sonreía señalando la calle que se podía ver desde nuestra posición- Parece que he dado con una salida – Comentaba con humor, tendiéndole la mano para ayudarse a salir de todo aquel desastre- ¿Te encuentras bien?
Maya Natsume
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: La desgracia de los malditos ( Ventus - Maya )

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares