» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Christian Grey el Miér Mayo 08, 2013 9:05 am

Tentación... (Victorya Rybak)

El despertador retumbo por toda la habitación con un chirriante y molesto sonido…Christian saco un brazo bajo la sabana cogiendo el aparato lanzándolo contra la pared destrozándolo. Odiaba madrugar, realmente lo detestaba. Permaneció unos minutos tumbado mirando al techo sin pensar en nada, malhumorado como era normal para él cuando debía de interrumpir su sueño…y mas si eran las tres de la mañana. Con muy mala gana se incorporaba, estirando los brazos, permaneciendo unos segundos sentando al borde de la cama, para finalmente levantarse al tiempo que pasaba la mano por su nunca.

Lo primero que hizo, como era habitual, era comprobar si su hija se encontraba en su dormitorio y todo estaba bajo control. Sonrío al ver que así se trataba, Raven se encontraba en su cama, aun profundamente dormida. Se acerco a ella, dando un pequeño beso en su frente, para volver a salir de habitación con cuidado de no despertarla. Adoraba a esa niña.

Una vez listo, mucho mas despejado tras tomarse una buena taza de café bien cargado, se dispuso a ir a trabajar o más bien a investigar. Había escuchado hablar sobre un curioso árbol… al que los habitantes de la cúpula llamaban “árbol sagrado”. Desconocían sus propiedades, pero si era tan maravilloso como decían, podría elaborar medicinas muy eficaces gracias a él.


No estaba seguro, pero sentía como si alguien lo vigilara desde que salio casa y sus instintos no solían fallar. Aun cuando el lugar se encontraba prácticamente desierto y por mas que lanzara miradas disimuladas a su alrededor y no encontrara a nadie, sentía una presencia conocida. Caminaba despreocupado, cargando un maletín de cuero negro en su mano derecha, mientras que con la izquierda cargaba con mucho mimo una funda de violín bastante colorida, cosa que desentonaba bastante con su estilo tan serio y sobrio, aunque era normal, ya que se trataba de un regalo de su hija.

Estando a punto de llegar a la zona en la que se encontraba aquel árbol, ya no tenía ninguna duda de que alguien le estaba observando. Mas, se limito a proseguir su camino relajado, esbozando una leve sonrisa, sin hacer demasiado caso a esa persona…ya que sabía perfectamente de quien se trataba. Había investigado sobre aquella extraña mujer sin encontrar nada, aquello lo intrigaba aun más…

Al llegar a su destino, no perdió demasiado tiempo, comenzando su investigación al acto. Se acerco, tomando uno de sus frutos llevándoselo a la boca y tal como había escuchado, este se pudrió antes de poder darle un bocado. Al menos en eso no mentían. Dejo la funda del violín sobre la hierba junto a su maletín, del cual saco su diario comenzando a anotar cualidades que apreciaba a simple vista, junto a unos bocetos sobre los frutos, flores y hojas. A continuación, se dispuso a probar su siguiente teoría…Para ello necesito su violín, comenzando a tocar una desgarradora melodía, observando como las flores parecían perder color y cerrarse levemente…Al cambiar a una melodía mas alegre ocurría todo lo contrario, las flores tomaban un tono mucho mas intenso.

-Interesante… - Dijo esbozando una sonrisa ladina, aquello demostraba que aquel árbol percibía y reaccionaba a los estímulos- Espero que haya disfrutado del concierto Alexandra…- Comento en un tono tranquilo mientras guardaba de nuevo el violín- Me siento halagado de poseer una acosadora tan encantadora como usted – Se quito su americana negra, remangando las mangas de su camisa, desabrochando los primeros botones de esta- Su compañía es bienvenida, no necesita esconderse si lo que desea es estar conmigo – Se giro para observarla con mas claridad- … aunque tenga cuidado, no debería seguir a un hombre a estas horas de la noche completamente sola, se podrían interpretar mal sus acciones.

Christian Grey
Mensaje por Victorya Rybak el Vie Mayo 10, 2013 5:59 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Con mucho cuidado de no hacer ruido, abrió con un pasador el seguro de la ventana y saltó del árbol hacia adentro de la habitación. No necesitaba gran cosa, más debía ser cuidadosa. Observó el reloj despertador que marcaba la una de la mañana y lo adelantó hasta que logró que marcara las 2:58. Tomó el cuaderno de anotaciones del maletín de cuero negro y hojeó su contenido para después dejarlo justamente donde estaba, mirando a aquel hombre durmiendo plácidamente mientras le dedicaba miradas de tanto en tanto, solo para asegurarse de que seguía dormido.

Cerró la ventana antes de irse y salió por la puerta justo cuando el despertador iniciaba su incesante canturreo. Escuchó como el aparato se estrellaba contra alguna pared, lo que le provocó una sonrisa mientras cerraba la puerta y se dirigía a la siguiente. Al entrar, cerró la puerta tras de sí y se acercó a la cama de la joven chica. Escondió el reloj del buró, por si al moreno se le ocurría ver la hora en el despertador de la joven. Acarició suavemente la mejilla suave y frágil de la rubia mientras una sonrisa suave se formaba en sus labios, para después abrir la ventana y salir por ella, cerrándola con uno que otro truco que había aprendido durante el correr de los años.

Saltó al árbol más cercano y se quedó para mirar un momento. Las ramas del árbol la ocultaban, y su ropa negra se confundía con la cerrada oscuridad de la noche con lo que se dio el lujo de sonreír y permanecer ahí, observando como aquel hombre besaba a la chica con ojos de adoración y salía de la habitación.

Pacientemente, esperó a que el moreno saliera del edificio recargada en una de las paredes junto a la puerta y caminó tras de él, cubriéndose entre arbustos y árboles mientras avanzaba con la dirección que ya había supuesto: hacia el árbol sagrado. Llevaba consigo aquel maletín negro, y también su violín, lo cual solo lograba hacerla sospechar acerca de sus intenciones… Tal vez tenía por costumbre dar conciertos nocturnos alrededor de la academia.

Notó de inmediato la incomodidad de aquel hombre: sabía que lo seguían; lo presentía, con lo que se dispuso a jugar con él mientras una sonrisa extraña surcaba sus labios. De repente se acercaba más a él, casi caminando a sus espaldas; de repente cambiaba de lado y a veces incluso se adelantaba y lo esperaba recargada en algún árbol. Lo único que podía hacer que su camuflaje fallara era su piel: blanca a la luz de la luna, pero mientras permanecía en las sombras, todo marchaba bien.

Permaneció escondida entre los arbustos cuando llegó al lugar donde residía el árbol sagrado. Le habían contado de él y, tal vez, sabía un poco más de lo que debía, pero jamás había visto la majestuosidad de aquella obra de la naturaleza. Su tronco era tan grueso que abarcaba una buena área con un claro alrededor sin árboles ni bosque. Sus gruesas raíces salían de la tierra, enterrándose de nuevo mientras su follaje tapaba completamente la luz de la luna.

Escuchó al moreno tocar tras haber hecho ya su intento de probar el fruto sagrado, como todos hacían. Una melodía triste y después un tono alegre que parecía tener al árbol contento y atento a los sonidos. Incluso parecía reaccionar, y paró de repente, hablando con voz calmada y seria para ella…

-Alexandra…- Murmuró por lo bajo, conteniendo una risita para sí misma por el nombre que aquel hombre había decidido darle. Decidió no contestar por el momento, ni moverse, más él seguía hablándole. –Acosadora…- Rio. Esta vez no pudo contener la risa que le provocaba aquella palabra. Le habían llamado de todo, pero acosadora jamás. Salió de su escondite una vez calmada, aunque estaba casi segura de que él no la vería acercarse por lo cerrado de la noche.- Siéntase halagado todo lo que quiera…-Accedió mientras llegaba hasta él… Separándose por unos metros mientras se acercaba para tocar el tronco del árbol tratando de encontrar la luz de la luna en lo alto de sus ramas.

-¿Cuidado? ¿Quién dice, Christian, que mis acciones son malinterpretadas?-Le observó por el rabillo del ojo con una sonrisa y una mirada un tanto… ¿perversas? a pesar de su apariencia dulce y delicada, al ver la diferencia que representaba para aquel hombre desabrochar unos cuantos botones y subirse las mangas. – Cuidado debería de tener usted… Pues podrían malinterpretarse sus acciones. Entiendo que tenga calor, pero ¿desde cuándo es adecuado desvestirse a medias delante de una estudiante?-Sonrió enigmáticamente, con un brillo un tanto perverso en los ojos… Él creería que eran las tres de la mañana, pero siendo la una, tenía dos horas más para divertirse un rato…
Victorya Rybak
Mensaje por Christian Grey el Dom Mayo 12, 2013 1:11 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Sentía a la chica observarlo, jugar entre las sombras y divertirse a su costa, mas no era algo que le molestabas, si no todo lo contrarío, la chica a la que había bautizado por su cuenta con el nombre de Alexandra, le parecía alguien interesante y entretenido, con quien pasar un rato divertido. Hasta la fecha, era la persona que más había llamado su atención en toda la academia.

La escucho reír aun oculta en la oscuridad que le proporcionaba la noche y la zona en la que se encontraban. Por un segundo se vio tentando a crear un destello y sorprenderla, pero prefirió dejarla actuar y esperar paciente a que fuese ella la que decidiese acercarse, cosa que no tardo demasiado en hacer. La observo aparecer entre las sombras, acariciando el tronco del árbol visualizándola gracias a los reflejos de la luna, proporcionándole una hermosa escena la cual aumento por un momento la sonrisa que mantenía en su rostro.

Quien no lo estaría ¿? – Hace una pausa fijando su mirada gris en ella, con cierto brillo de diversión que no se molestaba en disimular- Cualquier hombre se sentiría halagado al tener a una chica tan atractiva siguiéndolo. Tan solo espero que algún día se decida a revelarme su autentico nombre Alexandra.

-Se encoge de hombros sutilmente- Supongo que cualquiera… o acaso usted no malpensaría si un hombre la sigue de madrugada oculto en las sombras, no suena como si tuviese muy buenas intenciones, no le parece ¿? – Percibió la mirada perversa de la chica al desabrocharse la camisa, mostrándole una expresión juguetona al escuchar sus comentarios al respecto – Acaso mis acciones le resultan inadecuadas ¿? – Camina hacia ella con paso lento, confiado, con una mirada ardiente, deteniéndose a una pequeña distancia de ella, regalándole una sonrisa cautivadora- No pensaba que desabrochar mi camisa podría resultar inadecuado, mas teniendo en cuenta que han sido unos pocos botones…- Extiende la mano hacia ella, acariciando su barbilla con delicadeza seductora, elevando el rostro ajeno con índice- No deseo que malinterprete mis acciones… - Se acerca aun mas a ella- …prefiero dejarlas bien claras – Agrego, inclinándose sobre ella sujetando sus manos sorpresivamente por las muñecas, para colocarlas a su espalda y arrinconarla contra el tronco del árbol pegando su cuerpo al suyo- Espero que de este modo haya despejado todas sus dudas sobre mis intenciones – Comentó sosteniendo la mirada con ella, bajando lentamente para prestar atención a sus tentadores labios… Intenciones perversas que se vieron perfectamente reflejadas en su mirada. Pasan los dedos gentilmente por su cuello rodeándolo, sujetando el cabello de su nuca tirando de él con suavidad obligándola a elevar el rostro hacia él – Se acabaron los juegos- Funde sus labios con los contrarios en un beso demandante, firme y apasionado, aun sujetando las manos contrarias con su mano izquierda, mientras que con la otra sujetaba su cabello, deslizándola por su cuello, acariciando su perfecta piel disfrutando de su tacto suave y cálido- …- Escucha el sonido de su móvil sonar desde el maletín, apartándose de ella liberando sus manos, relamiéndose los labios obsequiándole con una mirada triunfante- Deliciosa…- Se aleja de ella descolgando la llamada, ocultando el malestar que suponía la interrupción en aquel momento-
Christian Grey
Mensaje por Victorya Rybak el Vie Mayo 17, 2013 2:31 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Una chica atractiva…- Repitió sonriendo suavemente mientras seguía observando aquel árbol con serenidad.- Una chica atractiva sin nombre…- Susurró de nuevo, observándole por el rabillo del ojo, hasta cerrarlos completamente, sintiendo la madera de aquel gran tronco.- Si ya ha escogido Alexandra para llamarme, no tiene caso que le revele mi única posesión.- Suspiró mientras abría los ojos con pasmosa lentitud y una sonrisa en los labios a la vez que escuchaba su voz, acusándola de acoso.-Tengo manera de defenderme si algún hombre quisiera seguirme por la noche.- Murmuró volviéndose lentamente hacia él, escuchándole dejar claras sus “acciones”.

En un movimiento que ya veía venir, dejó que sus muñecas quedaran atrapadas entre las manos de aquel hombre, dejándola atrapada y arrinconada contra el árbol. Sabía lo que le esperaba, y aunque el pasar de los años le habían enseñado a no subestimar a su enemigo, no previó que aquel sujeto fuera poseedor de una fuerza física tan superior a la propia. Intentó zafarse sin muchos resultados, mientras sus ojos sorprendidos seguían a los del moreno a donde fuera que los suyos la guiaran.

Sintiendo el cuerpo del moreno aprisionándola contra la corteza del árbol, no pudo hacer nada sino tranquilizar su respiración y dejar de soltarse, pues bien sabía que no lograría gran cosa de acuerdo con la fuerza física que tenía.- Lo siento, pero no ha despejado mis dudas.- Murmuró sonriéndole frágilmente cual colegiala en apuros, mientras dulcificaba su rostro y sacaba el pecho, ruborizándose mientras desviaba la mirada tímidamente.- Sus intenciones son fáciles de adivinar, pero no puedo subestimarle de nuevo y dejar que me sorprenda, señor Grey.- Finalizó, para observar como sus ojos se posaban en sus labios, adivinando su siguiente movimiento, aunque aquella perversa mirada la descolocó y rompió de nuevo sus conjeturas mientras soltaba un gemido cuando el moreno tiró de su cabello hasta obligarle a verlo hacia arriba, erguido en toda su altura, tocando su cuello suavemente.- ¿Jueg…? –Trató de hablar cuando fue interrumpida vilmente por un beso, esperado en su prontitud, pero inesperado completamente en la urgencia que destilaba. Labios firmes y exigentes que sabían exactamente lo que esperaban de vuelta. Sintiendo la fiereza del beso e intentando resistirse, no consiguió gran cosa: terminó cediendo bajo el peso del hombre y regresando, medianamente obligada, aquel beso que conseguía marearla y ante el cual reaccionaba por puro instinto…hasta que aquel celular le devolvió el aire cuando él se separó de ella.

Deliciosa.

Escuchó aquella palabra mientras acomodaba sus pensamientos y veía la sonrisa de triunfo de los propios labios del contrario. Mientras él descolgaba su celular, casi segura de que sería su hija quien llamaba, tomó del maletín la pequeña agenda de cuero negro, leyendo las nuevas anotaciones que en ella había a la vez que arreglaba y acomodaba los mechones de su cabello que se habían salido de lugar. Su respiración se regularizó en cuanto comenzó a leer las conclusiones a las que había llegado el doctorcito, escuchando atentamente lo que podía de aquella llamada… La luna comenzaba a filtrar sus rayos por entre las hojas de los árboles. No estaba demasiado iluminado para su gusto, pero aquel lugar le daba escalofríos… Sentía que, más pronto que temprano, terminaría profanando aquel lugar sagrado, igual que lo había hecho ya antes, mientras se encontraba en la tierra. Recorrió con la vista el borde del claro, buscando cualquier alma que pudiese estar escondida entre los matorrales mientras él terminaba de hablar. Se alejó un par de metros, solo para verlo acercarse si es que tenía nuevas intenciones de besarla, y lo observó mientras la llamada se alargaba hasta el momento en que colgó…
Victorya Rybak
Mensaje por Christian Grey el Mar Mayo 21, 2013 7:19 am

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Realmente no terminaba de adivinar las intenciones de aquella mujer…del porque lo seguía y parecía mantener un extraño interés en él. Su mirada plateada la analizaba con cierta curiosidad y alerta, mas algo le decía que esa apariencia inocente que lucia aquella chica a la que había bautizado el mismo como Alexandra, no era más que una fachada… Había aparecido de la nada, como un fantasma, vigilando sus movimientos, buscando información sobre él y los suyos. Si aquella mujer no le resultare tan sorprendentemente atrayente y cautivadora, los hechos se habrían desarrollado de otro modo bien distinto.

-Tanto atesora su nombre que lo considera su única posesión ¿? –Arque una ceja curioso por aquella revelación- Interesante…- Muestra una pequeña sonrisa vacía a la chica- Un viejo amigo me dijo que con quien debemos tener mas cuidado es con aquellos seres que no tienen nada que perder…- Su mirada se torno oscura por un momento, casi llegando a parecer amenazante- Dígame Alexandra…debo considerarla un peligro ¿? O tal vez solo sea una niña a la que le divierte jugar ¿? – Preguntaba volviendo mostrar una expresión mas relajada, más la oscuridad en su mirada permanecía, a la espera de la respuesta de y en como reaccionar ante ella – Estoy seguro de que su disfraz de corderito engañaría al mas astuto lobo… Más bien debería preocuparme del insensato que se atreviese a perseguirla y atacarla en la noche – Comento divertido-

Los intentos de la chica de zafarse de su agarre eran inútiles, la fuerza del moreno la superaba y era algo que quedaba bastante claro y que no tardo demasiado en adivinar ella, ya que pronto se dio por vencida en sus intentos de librarse de él…algo que no pudo evitar dibujar una ladina sonrisa en los labios del moreno, ya que todo transcurría como quería.

-Mas provocaciones…- Le susurro al escucharla y verla actuar de aquel modo, mostrando una actitud dulce y tentadora… una encantadora presa para un demonio como él. Su mirada recorría la piel de su cuello al tiempo que los pensamientos de deseo lo inundaban… No había cosa que deseara más en aquel momento que dejar bien marcada aquella hermosa y blanca piel- Sorprenderla ¿?.. No querida, como ya le he dicho, no tengo intención de ocultar mis intenciones, no soy un hombre que se ande con rodeos – Toma una pequeña y perturbadora pausa, permaneciendo en silencio sosteniendo con ella la mirada- No tardara en averiguarlo…

De nuevo, la chica intentaba resistirse a su beso, pero como ocurrió con el agarre no tardo demasiado en ceder y verse casi obligada a responder a la fiereza y pasión de los labios contrarios. No importaba lo mucho que se resistiera o intentara negarlo, él sabía que lo disfrutaba…la situación resultaba tan placentera y estimulante para ella como para él. El sabor de aquellos labios lo cautivaron, mas de lo que había esperado, sintiendo la necesidad de devorarlos una y otra vez. Hacía mucho tiempo que no experimentaba una sensación como aquella…y por eso la interrupción le pareció tan increíblemente molesta.

Su molestia disminuyo al momento al ver quien era quien lo llamaba… su hija. Algo extraño ya que a esas horas debía de estar profundamente dormida y no solía despertarse por casi nada. Esta se veía preocupada, ya que su padre no se encontraba en casa y no era normal que se marchara sin decir nada. Aquello resultaba mas extraño, ya que había avisado perfectamente que se marcharía de madrugada a estudiar el árbol sagrado…El moreno se giro posando la mirada en la chica, la cual se tomaba la libertad de revisar sus notas con total confianza. No supo el porque de aquella preocupación y llamada de su hija hasta que esta le dijo la hora y el porque se había preocupado por él. Una simple sonrisa se dibujo en sus labios sin apartar la mirada de la chica que continuaba revisando sus anotaciones. Al finalizar, guardo el teléfono en el bolsillo derecho de su pantalón, dirigiendo sus pasos hasta Alexandra, arrebatando el diario de las manos contrarias para volver a guardarlo en el maletín.

-Ha encontrado algo interesante en mis anotaciones ¿? – Preguntaba volviendo a caminar hacia ella con una expresión la cual resultaba complicada de descifrar- Espero que se haya divertido haciéndome perder el tiempo… - Sujetó uno de sus largos mechones oscuros besándolo lentamente- …entrar en mi casa mientras dormía…una jugada muy imprudente por su parte – Se posiciono tras ella, aun sujetando su mechón, haciendo que se deslizara entre sus dedos hasta volver a su posición inicial- …me pregunto que debería hacer con usted – Deslizo su mano derecha por la fina cintura de ella abrazándola contra él- Tiene alguna sugerencia ¿? – Preguntaba apartando el largo cabello oscuro a un lado, despejando todo el lado derecho de su cuello, inclinándose acariciándolo con sus labios –… o tal vez debería obrar a voluntad, ignorando lo que tenga que decir…- Agrego para acabar clavando sus colmillos en aquella hermosa y blanca piel con fuerza, dibujando en ella lo que para él era una hermosa marca - …me siento confuso…- Deslizo la mano que permanecía en su cintura a lo largo de su cuerpo hasta llegar al interior de su muslo acariciándolo – Que debería hacer ¿? – Pregunto de nuevo para volver a morder su cuello con fuerza, volviendo a dibujar otra hermosa marca, comenzando a besar amabas y lamer aquel cuello desde su base hasta el inicio de su oreja, para acabar besando esta-
Christian Grey
Mensaje por Victorya Rybak el Sáb Mayo 25, 2013 5:11 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

No llevo mucho conmigo.- Suspiró mientras de reojo le observaba guardando el diario que le arrebató de las manos, respondiendo la pregunta que dejó al aire momentos atrás. – No soy mujer de grandes riquezas, por lo que mi nombre es lo que me queda… ¿Quiere que se lo dé y no tenga ya nada más que perder? Así podría considerarme peligrosa.- Susurró con voz serena que escondía sutilmente un pequeño desafío. Además, una hermosa e inocente sonrisa llenó sus labios al recordarlo llamarle como un pequeño animal delicado y frágil como un cordero, más ocultaba detrás sus bien guardados secretos. No añadió nada.

¿Raven necesita algo? –Preguntó una vez se dio la vuelta para empezar a caminar de nuevo hacia ella.- Sus anotaciones son interesantes, pero le falta quizás un poco más de experimentación para sacar sus conclusiones… Y no estoy segura de si tiene o no permiso de estar aquí a esta hora, señor Grey.- Sonrió al verlo besar su cabello. Había habido hombres que besaban su coronilla, pero jamás un solo mechón. Aquello le resultaba un tanto nuevo, que decidió mejor no hacer comentarios por si era alguna moda normal. - ¿Imprudente?- Preguntó al escucharlo mientras le veía con una extraña mirada serena y calma.- No puedo asegurar que estando aquí esté perdiendo el tiempo… más bien parece estarlo aprovechando muy placenteramente para sus gustos…- Murmuró regresando cada una de sus preguntas.- No me pareció imprudente… sino de lo más conveniente, señor Grey, tenía intenciones de regresar a la cama temprano, pero usted tenía planes de levantarse tarde.- Sonrió dulce e inocentemente, mientras explicaba el porqué de su intrusión.

-Raven se quedó durmiendo plácidamente y apagué su despertador, me resulta extraño que se haya levantado tan temprano… ¿Qué la inquietó?- Preguntó amablemente, ladeando la cabeza a la vez que sentía al mayor rodearla. Prefirió no moverse, pero decidió mantenerse alerta a pesar de que estaba segura de que aquel hombre sería inofensivo mientras no lo alarmara por algún motivo con su hija.- ¿Qué hacer conmigo? No crea que va a castigarme, señor Grey, ya soy mayorcita para eso.- Rio suavemente mientras sentía la mano de aquel hombre rodearle la cintura, aprisionándola contra su pecho, para luego sentir aquellos suaves dedos recorriendo su cuello, quitando cada mechón que ocupase un lugar cerca de su cuello.

Los colmillos no la tomaron desprevenida, ya los sentía venir pero una vez más, subestimándole, no creyó que fuera a clavárselos en el cuello. No entendía por qué se comportaba tan ingenua con aquel hombre, siendo que durante años trató con tipos de los que podía esperar peores tratos; debía estar preparada, pero aquellos dientes contra su piel la dejaron un tanto… cohibida. De repente, no sentía que aquel hombre pediría lo de siempre: sexo. Pero una vez se abrió camino hasta el interior de sus muslos, le quedó claro que aquella noche sería una más de lo mismo. Una sonrisa, no de felicidad si no de tener la sensación de control, y quizás un poco de decepción, surcó su rostro una vez más.- Creo, señor Grey, que sabe exactamente lo que quiere… Una cosa es que la diga… otra muy diferente, que yo acceda a sus peticiones.- Murmuró cerrando los ojos mientras sentía la lengua húmeda de aquel ser pasarse por las marcas que sus propios dientes habían dejado. La desarmó sentir que la humedad se extendía desde la base de su cuello hasta el inicio de su oreja. Aquella sensación, aquella humedad, era simplemente diferente a todo lo que podía haber vivido en sus cientos de años. –Debería dejar de jugar con fuego, señor Grey…Literalmente-. Murmuró mientras tomaba la mano en sus muslos y la retiraba, dando algunos pasos al frente, escapando suavemente de él mientras cubría todo lo que pudo de su cuello con sus cabellos, volviéndose para verle de frente.- Quiere que yo me deje de juegos, pero usted no deja los suyos… ¿Cómo entonces puede ser esto recíproco, señor Grey? Siempre debe haber un equilibrio.-Sonrió mientras caminaba a un pequeño punto donde la luz de la luna se filtraba a raudales por entre las ramas. Observó con detenimiento lo que alcanzaba a ver del cielo, mientras sus labios se entreabrían observando la majestuosidad de la luna llena.
Victorya Rybak
Mensaje por Christian Grey el Mar Jun 04, 2013 2:36 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Su mirada plateada respondía la analizaba detenidamente, respondiendo ante su desafío con una pequeña sonrisa ladina, finalizando por negar suavemente con la cabeza – Si ese es el precio a pagar por su nombre, prefiero seguir llamándola Alexandra… sería una pena acabar considerándola una enemiga – Se encoge sutilmente de hombros- Esperare a que confíe en mi y me revele su identidad por voluntad propia… Tendré que ser paciente, algo a lo que no estoy demasiado acostumbrado, sin embargo en su caso, bien vale la pena hacer una excepción.

No se porque no me sorprende que conozca también el nombre de mi hija…sin embargo agradecería que no la involucrara en sus juegos o provocaciones. Dudo mucho que tenga que explicarle el porque de esta petición – Hablaba serio y frío, con aire distante, sin dar opciones a dudas sobre la seriedad e importancia de sus palabras- No se acerque a Raven…manténgala al margen de los asuntos que le hayan llevado hasta mi.

Dejo escapar una suave risa arrogante al escucharla hablar sobre el permiso que necesitaba para estar en aquel lugar – Desconocía que debía pedir un permiso para, por llamarlo de algún modo, investigar un árbol. En mi vida he pedido permiso para hacer algo y le aseguro que no voy a comenzar ahora…- Agregaba de nuevo arrogante y orgulloso, como si la idea de que él tuviese que hacer eso fuese lo mas tonto que hubiese escuchado en su vida- Y con respecto a su comentario sobre mis anotaciones… tan solo son simples apuntes y datos de interés, ya debería conocer como trabajo, no suelo dar por sentado las cosas rápidamente…- Dibujaba una sonrisa cómplice, dejando claro que comenzaba a hablar de algo completamente diferente a sus anotaciones- …me tomo mi tiempo para llegar a una conclusión.

En ese caso debería pedirle disculpas por alterar sus planes de sueño ¿? – Preguntaba irónico- La próxima vez debería avisarme y alteraría un poco mi horario, no quisiera desajustar su horario de sueños por una simple investigación – Comentaba de nuevo sarcástico manteniendo una sonrisa vacía en su rostro-

Su mirada se entornaba mostrando una peligrosa oscuridad en ella al escuchar que había estado en la habitación de su hija mientras esta dormía… en aquel momento dos opciones pasaron por su mente. La primera era usar su poder con ella y dejar bien claro lo molesto que se encontraba por aquella intromisión en el dormitorio ajeno…o intentar tomarse las cosas con calma y manejar la situación con la mente fría. Decidiéndose por esta ultima – Tan solo quería ver donde estaba su padre a esas horas – Respondía sosteniendo la mirada con la chica…aunque había optado por la ultima opción, su expresión y tono con el que se dirigía a ella dejaban patentes lo molesto que se sentía al respecto- …nunca se es demasiado grande para recibir un buen castigo Alexandra…aunque me encantaría hacerle entender lo molesto que me encuentro por sus actos…me temo que tendrá que esperar para ello – Le decía acariciando su cuello, como si los castigos que el proporcionaban fuesen más un regalo para ella-

De nuevo una suave y provocadora risa escapaba de sus labios al escucharla que no accedería a sus peticiones – Creo haberle dicho que no estoy acostumbrado a pedir permiso para satisfacer mis deseos o simplemente, hacer lo que me plazca…- La sintió escapar entre sus brazos sin hacer el amago de retenerla, apartando sus manos con suavidad de sus muslos- No le temo al fuego Alexandra, mas bien me divierte – Respondía en un tono calmado y sereno, casi imitando el comportamiento de la chica- - La dejo hablar en silencio, observando como se alejaba hasta un punto de luz el cual la bañaba proporcionándole una belleza realmente cautivadora. Dirigió sus pasos hasta ella, posicionándose a su lado levantando la vista a la luna, tal y como hacia la chica – Usted no ha dejado de jugar conmigo en todo momento, siendo la primera que ha comenzando…- Comentaba en un tono sereno, sin desviar la mirada de la hermosa luna- No soy un hombre justo Alexandra, soy terriblemente egoísta y tomo lo que quiero cuando quiero – Le dedico una mirada calmada esbozando una sonrisa ladina- A diferencia de mi, usted conoce algunos aspectos de mi personalidad – Se posicionaba frente a ella, acariciando la mejilla contraria con el dorso de su mano- Podría investigar y llegar a obtener cierta información de usted – Su pulgar se deslizaba a lo largo de los labios de la chica- Pero considero que ese método sería aburrido…- Se acercaba a ella, terminando por arrinconarla entre su cuerpo y el tronco del árbol, apoyando amabas manos a los lados de su rostro- …si no le gustara mi forma de jugar no seguiría aquí, de eso estoy bastante seguro – Tomaba una pausa, sosteniendo la mirada con la contraria- … del mismo modo que si no me interesara no estaríamos teniendo esta conversación – Se inclino tentadoramente sobre ella, parando a escasos centímetros de sus labios- Preste atención Alexandra…porque esta será la ultima vez que tenga en consideración su opinión… - Su intensa y cautivadora mirada plateada volvía a cruzarse con la de ella, tomándose su tiempo antes de proseguir- …si no acepta mi forma de jugar puede marcharse ahora…- Se inclinaba aun mas, rozando sus labios con los contrarios de forma tentadora-…usted decide Alexandra

Christian Grey
Mensaje por Victorya Rybak el Jue Jun 27, 2013 11:19 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

El fuego puede divertirle, pero quema…- Murmuró con suavidad mientras se alejaba de él con pasos cortos, lentos, pero constantes, dándole la espalda sin importarle.- Y yo soy terriblemente desconfiada… si por mi fuera, jamás obtendría mi nombre real…- Murmuró sonriente, aun con pasos vacilantes y las manos juntas detrás de la espalda con los dedos entrelazados. Su cabello se movía al ritmo de sus caderas, lo que le daba un aire sensual cada vez que ponía un pie delante de otro. Al sentir la caricia en su mejilla cuando llegó al punto de luz al que planeaba llegar, se estremeció incómodamente, más no dejó que esto se viera entre sus ojos.- Quizá con eso ya conozca uno de esos tantos aspectos de mi personalidad que desea descubrir… Espero que le sea suficiente.- Murmuró.

Le escuchó atentamente, sonriendo de tanto en tanto mientras oía sus planes para conseguir información.- No, señor Grey, no encontraría nada ni aunque preguntara al mismísimo director por mí.- Sonrió con suavidad, cual colegiala, sonrojándose incluso por la diversión que le causaba.- Hay mil y un cosas de mi que usted no ha tenido, ni tendrá, la dicha de conocer.- Añadió mientras reía suavemente, observando el piso pues, verle a la cara le parecía francamente insufrible ante tales afirmaciones. Trató de guardar la compostura, pero aquello le parecía divertidísimo. Ya muchos hombres habían intentado descubrir su pasado más ninguno había logrado averiguar ninguna de las tantas facetas que habían adornado su vida.

Terminó, por culpa de sus “juegos”, arrinconada entre el árbol y el torso del moreno.- Si no tuviera cuestiones que tratar con usted, no seguiría aquí.- Corrigió una vez logró controlar aquella intensa necesidad de reir a carcajadas. Pocas veces en su larga vida había sentido tal cosa. - ¿De verdad está pidiendo mi opinión? –Exhaló con fingida pesadez mientras le observaba.- Acepto su manera de jugar… pero debe atenerse a las consecuencias.- Murmuró con la mirada siniestra y seria que ponía cuando le era necesario, sin cortarse por la cercanía de sus labios ni intimidarse con sus ojos grises.- Y no creo que las consecuencias le agraden, señor Grey, si lo que busca es que deje de jugar con su cordura…- Murmuró seriamente.

¿De verdad quiere que le quite el ojo de encima a Raven? –Comenzó sonriente, evaluando sus posibilidades mientras observaba la luna de junio, tan hermosa y brillante que le arrancaba un suspiro.- Creo que más le convendría que la vigilara un poco más de cerca.- Serenó con suavidad la mirada mientras le observaba de reojo.- Raven ha sido una chica mala últimamente… no me sorprendería que terminara… exiliada…- Clavó sus ojos en él al decir la última palabra con una sonrisa enigmática en sus labios y serenidad en los ojos que le hacían parecer sincera.- Raven ha estado a punto de bajar a la tierra… Si no puede cuidar a sus propios hijos, es mejor que no los tenga…-Le miró con un poco más de intensidad, observando su mirada gris cristalina con la propia.- Mantendré vigilada a Raven le guste o no… Mi última necesidad es que termine como renegada. Eso acabaría por completo con la mitad de mis planes. Y no puedo descartarla aún, pues no hay pruebas suficientes que la eximan de ser una traidora.- Murmuró serenamente, apartando cualquier resto de sonrisa de sus labios.- Confío plenamente en que ella no es a quien estoy buscando y que pierdo mi tiempo investigándola, pero…-Observó el maletín que aquel hombre llevaba consigo.- Usted mejor que nadie sabe que no puedo descartar mis hipótesis hasta tener mis resultados.- Murmuró, quizá en la explicación más larga que le había dado hasta aquel momento, o por lo menos la conversación más larga que había mantenido, y no era precisamente de algo agradable.
Victorya Rybak
Mensaje por Christian Grey el Sáb Ago 10, 2013 7:05 am

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

-Su mirada no perdía detalle do los movimientos, expresiones y gestos de la menos, la cual parecía buscar provocarlo con cada uno de ellos, incluidas sus palabras y su forma de hablar. Dejaba escapar una suave risa ante el comentario realizado por ella en cuanto a su nombre, para fijar su intensa mirada plateada en sus ojos, esbozando una pequeña sonrisa ladina, mostrando una actitud relajada, pero con cierto toque provocador y juguetón, casi el mismo que mostraba la menor - … estoy seguro que tarde o temprano acabare por descubrir su nombre real, Alxandra… es solo cuestión de tiempo – Aseguraba sin perder la sonrisa en sus labios. Aquello era algo que iba a suceder tarde o temprano, de eso estaba bastante seguro, de modo que no había porque seguir dando vueltas a lo mismo…tan solo debía de ser mas paciente de lo normal-

Todos tenemos un pasado querida Alexandra, por mucho que intentemos ocultarlo y borrarlo… siempre hay algo que nos delata… usted no es diferente… puede que resulte mas complicado dar con algo comparada con el resto, pero estoy seguro que si realmente quisiera obtener información de usted, sin esperar a que me la diese, la obtendría…- Explicaba tranquilo, con cierto aire altivo, muy seguro de sus palabras. No importaba que fuese, todos tenían un pasado y con una investigación apropiada podías conseguir casi cualquier información… ella no era diferente… y tanto misterio alrededor de su pasado no hacía más que aumentar la curiosidad de aquel demonio por la chica – Creo que esta sobrevalorando el interés que tengo sobre usted Alexandra, no me interesa conocerlo absolutamente todo, simplemente me da curiosidad, pero no por eso piense que deseo conocer cada suceso de su pasado o cada cosa que haya estado relacionada con usted… Del mismo modo que yo no voy a conocer ni conoceré ciertos aspectos de su vida…usted, tampoco conocerá los míos…


-Ignoro las palabras provocadoras de la chica, tan solo centrándose en una cosa… había aceptado su forma de jugar. Selló los labios de la morena con un profundo beso, pasando sus manos cos sus caderas, para llevarlas a su trasero y apretarlo, atrayendo su cuerpo al suyo, sin para de besarla. Su lengua se introducía en su boca, invasora, dominante, al igual que sus caricias y actitud, queriendo dejar claro en todo momento quien era el que mandaba y poseía el control en aquella situación. Sus labios se separaban apenas unos centímetros de los labios de la chica, dando una suave lamida en el labio superior, para continuar con el inferior y atrapar este ultimo entre sus dientes con un poco de fuerza y tirar con suavidad de el – Espero que sepa usar su boca para algo más que provocar y fanfarronear – Se apartaba y con un ágil movimiento colocaba a la menor de espaldas a él, tomando sus muñecas con una mano pegándolas al tronco del árbol, manteniendo los brazos extendidos, mientras que su otra mano se posaba en su vientre, comenzando a descender hasta sus muslos, acariciando el interior de estos lentamente, para luego dirigirse a su trasero, apretándolo y amasándolo. Sus dedos se introducían en el interior de la prenda, apartándola – No te muevas – Ordenaba liberando sus muñecas, inclinándose a la altura de su trasero, levantando su falda, deleitándose con aquella maravillosa vista – Una piel tan perfecta…- Murmuraba, antes de morderle con fuerza y dejar una rojiza marca en su nalga- … demasiado perfecta…- Se colocaba en un lateral, observando en cuerpo de la chica en aquella postura, para luego propinar una sonora y fuerte nalgada, acariciando la zona con mimo antes de volver a azotarla una segunda vez con mas fuerza- Estoy deseando ver tu hermosa piel completamente marcada Alexandra – Susurraba junto a su oído, antes de dar un tercer azote, que como era de espera, superaba en fuerza a los anterior, dejando su nalga derecha completamente roja e increíblemente sensible a cualquier roce-

-Todos los juegos, diversión y se diría, que buen humor de aquel demonio de mirada plateada, desaparecía al momento de escucharla hablar de su hija de nuevo, apartándose de ella escuchando lo que decía con atención, frunciendo el ceño malhumorado ante lo que escuchaba- … se lo dije hace un momento y se lo repito, aléjese de mi hija Alexandra y será mejor que se ahorre ese tipo de adjetivos para otra persona – Su mirada se volvía la de una fiera al escuchar una de sus frases. La ira en su interior era claramente visible por su expresión – Cuide sus palabras… no le consiento que me hable de ese modo ni usted ni a nadie… - Varios rayos caían alrededor  de ambos mostrando la furia del mayor, iluminando por completo todo el lugar por unos segundos-  Que pase una buena noche, Alexandra – Le decía sin mas, para girarse, recoger sus cosas y comenzar a caminar en dirección contraría a la chica, dirigiéndose a su casa.  Si continuaba la conversación con aquella mujer, mucho se temía que no sería capaz de controlarse más y acabarían en una discusión que no se limitaría únicamente a las palabras. Por aquella noche, ya había tenido mas que suficiente-
Christian Grey
Mensaje por Victorya Rybak el Sáb Sep 14, 2013 11:13 pm

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

-Mi nombre real debería ser Gloria… Eso si cada nombre fuera según lo que cada persona trae.-Rió tentadora… Coqueta… Sublime… Le divertía aquel hombre. Le encantaba saberle enredado en sus encantos y perdido embebiendo su cuerpo. Ninguno de sus movimientos pasaba desapercibido para aquellos profundos ojos grises que observaban cada recóndito fragmento de su frágil cuerpo.

Un pasado, señor Grey… ¿Qué tanto pasado se puede tener cuando se es joven e inocente?-Sonrió encantadora. Sus palabras no eran tanto para sí misma como para él, que con toda seguridad, le trataba como si ella fuera la pequeña y él el mayor. Aquella era otra de las cuestiones que le divertían. Él, intentando enseñarle juegos seductores a la personificación de la sensualidad. Le gustaba su actitud. Retadora, desafiante, pero con un toque de humor y suavidad. De nuevo, aquellos ojos la hacían perderse en las profundidades del abismo al que parecían querer someterla. Alcanzaba a darse cuenta de las oscuras intenciones de aquel hombre, pero, por una vez, no le daba la importancia que debía.

Recibió el beso, con la misma pasión y locura que él demandaba. Sus labios tenían un sabor dulce que le llegaba a parecer amargo. Había algo en el beso que le agradaba, le asustaba y le molestaba… Pero más que nada, su deleite le llenaba de emoción, y respondía al beso con más fuerza. Se sentía extraña al emocionarse de algo tan sencillo como un beso… pero por primera vez, sentía que no lo estaba haciendo por obligación, a pesar de que él así lo demandara. Cuando él se separó, tirando de su labio con los dientes, rio.- Espero que tu boca sepa hacer algo mejor que besar…-En el inter de aquella provocación, con las manos, tomó por un segundo del cintillo del pantalón del moreno e introdujo un dedo a este, tirando de la tela, acción que interrumpió de repente, quedando de cara al árbol. Le dejó hacer, aunque, al no tener el agarre muy firme, tenía la posibilidad de escapar del moreno.-¿Y cómo planeas que me mueva?...-Susurró cerrando los ojos y curvando una sonrisa mientras sentía las manos del doctor sobre sus muslos. Aquella mordida momentánea solo sirvió para aumentar el tamaño de su sonrisa, mientras comenzaba a reír entre dientes.-Marcada… Como una res con dueño.-Suspiró mientras rodaba los ojos. Aquello le bajaba, en muchos sentidos, el erotismo a la escena, partiendo del punto en que, al parecer, todos los hombres que había conocido, deseaban ponerle las manos encima con deseos de escucharla gritar de dolor…Suspiró nuevamente, ligeramente decepcionada.

De repente, el humor de ambos era tan negro y denso, que parecía que se hacía difícil respirar. Le encaró y le observó por un segundo mientras hablaba, para luego contestarle.- Si, me lo dijo, pero que luego no conste en sus registros, señor Grey, que no intenté advertirle… Su hija podrá creer que tiene buenas compañías, pero eso no quita que esas compañías también pueden llegar a ser muy malas influencias…-Susurró, mientras le observaba peligrosamente.- Usted hágame caso. Tengo razones para desconfiar de las amistades de Raven, y algunas de ellas están siendo cazadas por personas que lo que buscan es matarlos. Si involucran a Raven con ellos… Puede que no esté aquí para el siguiente año escolar…- Explicó, después gimiendo, forcejeando y entrecerrando los ojos ante los rayos de tormenta que caían.

Aquella luz le lastimaba, no solo los ojos, sino también sentir su cercanía al contacto con su piel. Le dolía. Si de verdad quería ver su piel marcada, acababa de encontrar la única forma de hacerlo.- No eche mis palabras en saco roto, señor Grey.- Murmuró una vez pudo entreabrir los ojos.- Si de verdad está tan molesto, cuide a su hija por mí y aléjela de esas malas compañías… Ayúdeme a cuidarla. No quiero terminar dañando a una estudiante por estar involucrada con cazadores y desterrados… No sería de mi incumbencia si no estuviera su vida de por medio…-Susurró. Esperando que aquello sirviera por lo menos para mantenerlo alerta. Se quedó ahí, recostada en la corteza del árbol con los ojos cerrados, recuperándose de aquel repentino asalto. Le ardía la piel, el rostro y los ojos por aquella luz tan centelleante que esperaba no volver a sentir. El solo pensar en aquello, le daba escalofríos. Cuando pudo abrir los ojos, se sentó un momento a pies del árbol sagrado, recuperando la respiración, mientras los bordes de su falda se sentían libres contorneando sus suaves muslos. Levantó el rostro y miró la luna. Estaba completamente llena, y aquella soledad le hería incluso menos de lo que le habían herido los truenos del mayor. Un escalofrío recorrió su espina dorsal, y se quedó allí, en silencio a ojos cerrados, escuchando el aire mecerse y su respiración tranquilizarse, mientras aguardaba a que sus peticiones hubieran hecho algún efecto en el moreno.
Victorya Rybak
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Tentación... (Victorya Rybak)

Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba