» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Adolf Reinhard el Dom Abr 24, 2016 6:15 pm

Adolf || ID Científico

Científico

   
Adolf Reinhard


   Datos básicos

   ► Sobrenombres: Ninguno.
   ► Edad: 35 años.
   ► Genero: Masculino.
   ► Orientación sexual: Bisexual
   ► Nacionalidad: Alemán.
   ► Raza: Híbrido (Mago/Metamorfo)
   ► Elemento: Electricidad.
   ► Trabajo: Científico en jefe.


   Descripción Física

   ► Estatura: 184 cm.
   ► Contextura: Fuerte.
   ► Rasgos físicos distintivos: Pelo rubio corto, ojos verde claros y el cuerpo casi completamente lleno de quemaduras y cicatrices, en la boca le falta la mitad de la piel de la parte izquierda dejando los dientes al descubierto. Lleva tomas de tierra implantadas en el torso, brazos y piernas.
   ► Apariencia:
   
Físico:


   Descripción psicológica

   Frío, atemorizante, intimidante… Adolf parece un hombre sin sentimientos, alguien que solo se preocupa por su propio bienestar y beneficio, el tipo de persona que aborrece incluso a su propia familia. Pero si llegas a pensar eso sin darle una oportunidad, puedes perder la ocasión de llegar a descubrir a un ser lleno de amabilidad y cariño, dispuesto a poner su vida en riesgo con el fin de proteger a quien esté bajo su cargo y a sus allegados. Tiene una naturaleza bastante desinteresada, incluso si no conoce a una persona, intentará ayudar en todo lo posible, eso sí, manteniendo las distancias, algo que evita que quien no tome la iniciativa de llegar a su lado no se entere de todo lo mencionado y se quede con la primera impresión amenazante y de extrema confianza, cosa que utiliza para ocultar la soledad que siente.
Pese a lo que pueda parecer, es difícil enfadarle por su naturaleza amable, no suele entrar en situaciones donde no piense correctamente y la mente se le nuble, además de que es incapaz de guardar rencor hacia quienes de verdad aprecia, por mucho que le duela lo que le hagan.
Para él, su trabajo e investigaciones son todo su mundo, se dedica en cuerpo y alma a estas llegando incluso a olvidarse de todo lo demás, hasta de sus propias necesidades como dormir, alimentarse… Es muy estricto, tal vez demasiado, pero no se le puede culpar ya que para Adolf es imperativo que todo salga bien, de ahí que le dedique tanto tiempo al laboratorio, siendo prácticamente donde vive.



   Historia

   Cuando tus padres te dicen que podréis ir a un lugar mejor, siendo solo un niño de siete años no lo cuestionas, no haces más que las preguntas de siempre en las que claramente te interesa saber cómo será la nueva casa, si podrás tener una mascota, si habrá más niños con los que jugar… La inocencia es algo maravilloso, pero a la vez frágil como la más delicada figurilla de cristal. Desde que llegaron a las instalaciones del lugar, la familia pasó a ser parte de un experimento por parte del país, donde intentaban mezclar el ADN de la gente con el de animales… ¿Qué puede salir mal? Hay metamorfos, hay magia… La ciencia no debería quedarse atrás.
Pero jugar con la genética no es algo fácil, sobre todo en gente ya formada, por lo que tras someterse a la cirugía, ambos padres del rubio murieron sin poder soportarlo. Huérfano y sin ningún familiar conocido, fue puesto bajo custodia militar, como muchos otros niños.
Si bien fue a la escuela y su mente se formaba a un paso agigantado, la confidencialidad, vigilancia e inspección de salud, no fue una infancia del todo feliz. Pero aun así, sus amistades estaban en la misma situación que él, algo que lo llevó a presentarse como voluntario para la primera operación en menores de edad, queriendo evitarle el destino a sus compañeros.

Frente a todo pronóstico, su caso fue bien, consiguiendo que varios órganos de un Electrophorus Electricus fuesen aceptados en su organismo. Fueron las ansias de poder por parte de los científicos y militares lo que le llevaron a ese estado, si el animal hubiese sido otro, no se habría pasado años sin poder controlar las descargas que originaba sin intención, demacrando su cuerpo rápidamente.
Con las tomas de tierra y el autocontrol que consiguió casi por cuenta propia, a los diecinueve años consiguió el permiso de seguir con los estudios en la mejor de las universidades, avanzado para su edad en el campo de la química, física y sobre todo en la biotecnología y genética. Incluso con todo eso, los años pasados aislado le dejaron un claro déficit a la hora de expresarse, que junto a su aspecto físico, no le daba la oportunidad de llegar a entablar relaciones con sus compañeros, resultando ser la mayoría de sus años de estudios en una soledad que le partía el alma cada vez más.

Toda su inexperiencia en cualquier campo social, le hizo paralizarse, viendo un “ángel” frente a él que se dignó a mirarle y sonreír… En ese momento pensó que podría morir por fin en paz.
Poco a poco fue conociendo a esa humana, la cual estudiaba arte en la misma universidad, la amistad era más estrecha cada día que pasaban juntos, dando que a los dos años Adolf se lanzara a pedirle matrimonio.

La vida era perfecta en ese momento, sus estudios le llevaron muy alto, la relación con su esposa era maravillosa incluso teniendo en cuenta que a veces pasa demasiado tiempo fuera. No había nada que pudiese hacerle daño ¿Las miradas de miedo por su físico? Daban igual ¿Los insultos y comentarios de asco? Minucias, con solo una caricia de ella todo pasaba a perderse y no le molestaba en absoluto.
Al menos así era hasta que al llegar a casa antes de lo esperado, se quedó mirando desde las sombras del salón, como en la habitación los gemidos de su esposa se mezclaban con los de otro hombre. Sin hacer el menor ruido salió del hogar que ahora se le antojaba frío y se quedó en casa de uno de sus compañeros del trabajo, dos días en los que se preguntaba que debía hacer, pero ante la sonrisa de ella no pudo hacer más que confesarle que la vio “Lo siento mucho cariño, te amo más que a nadie en el mundo, de verdad. Así que por favor, perdóname, no volveré a hacerlo”. Cómo no creerla cuando estaba llorando y se abrazaba al hombre de las cicatrices.
Confiaba en ella, pero sabía en el fondo que no cumplía su palabra, se aseguraba de volver siempre el día acordado, incluso si se adelantaba su llegada, no quería volver a sentir ese dolor, la soledad ante un futuro sin ella.
Al mismo tiempo ocurrieron las dos cosas que marcarían su futuro, se puso en contacto con él un hombre que le ofrecía una investigación y trabajo sobre “La Cúpula”, aceptando de inmediato; lo segundo fue la noticia del embarazo de su esposa, algo que lo llenó incluso de más júbilo, de nuevo su vida volvía a tomar un rumbo feliz.

Esos meses trabajaba más que en muchos años, pero conseguía el tiempo necesario para visitar a su familia, si bien se perdió el nacimiento de su hijo, estuvo con el nada más pudo. Se sorprendió al ver que tenía el pelo rubio, casi platino, le recordaba al de su madre, pero lo que le inquietó fue la idea de que hubiese heredado parte del ADN del animal que tenía dentro por la operación hace años.
Poniéndose en contacto con gente de confianza y los que indirectamente iniciaron todo eso, el niño fue sometido a unas pruebas sin saberlo la madre, no había razón para preocuparla. Los resultados no tardaron tanto como esperaba, creía que tomaría más tiempo, pero el rostro de su vieja amiga le parecía demasiado duro, contrariado con algo.
En el fondo de su corazón deseaba que no fuese lo que temía, que el pequeño heredara esa parte de él… Y sus plegarias fueron escuchadas de la peor manera.

“No tiene rastros en su ADN de un Electrophorus Electricus… No lo tiene porque no es tu hijo”.

Esas palabras le destrozaron por segunda vez, su roto corazón sufrió como nunca antes, no sería capaz de hacerle frente al bebé la próxima vez que lo mirase, por lo que decidió centrarse en su investigación, ignorando por completo los avisos que le daban de llamadas o intentos de verle por parte de su esposa.
Se volcó en la investigación, ignorando todo lo que pasaba en el mundo, avanzando y procurando no fallar, resultando ser de los que más aportaron al proyecto y recibiendo el puesto de Científico en Jefe por Giotto, un hombre al que le tenía respeto por tratarse de alguien que se preocupaba por la supervivencia de muchas vidas, algo que podría haber dejado de lado.
Desde que comenzó a hacerse público, no salió más que unas cuantas veces del laboratorio, prefiriendo estar rodeado de su trabajo, los días podían parecerle interminables cuando no había nada que hacer, pero en cuanto adquiría algo, incluso los años se le antojaban semanas, perdiendo casi la noción del tiempo.

Si bien dicen que el tiempo lo cura todo, en Adolf hay demasiadas cicatrices y heridas, más de las que se pueden ver en su piel, dejando de ser casi una persona con el paso de los años, centrándose tanto en las tareas encomendadas por su superior, que casi parecía querer perder la memoria de todo lo sucedido, algo que nunca pasó ni pasará.



   Extras

  ► Gustos: El invierno, el agua y en general los días lluviosos. La comida, pese a no poder tomar algunos en concreto le gusta probar de todo. Cocinar, podría decirse que es hasta un placer para él preparar algún plato sea sencillo o complejo. Las personas firmes y trabajadoras. La música clásica. Los animales.
  ► Disgustos: El calor, no le molesta, pero le es incomodo el no poder llevar algo que le tape las cicatrices de la cara. Las personas arrogantes y creídas. Ver que hacen daño a quienes aprecia. Que le miren las cicatrices y quemaduras. Ser tratado diferente. Encariñarse con alguien. Comer o beber delante de otras personas, le es incómodo.
  ► Manías: Mantener siempre sus cicatrices ocultas si alguien puede verlas.
  ► Fobias y Debilidades: Tiene miedo a estar solo, pero por desgracia está acostumbrado a eso. También teme profundamente ver morir o desaparecer a todos a los que aprecia.
Una de sus mayores debilidades es que dará su vida para salvar a alguien, lo cual le puede poner en situaciones de máximo riesgo.
  ► Otros datos:
Al tener los órganos de un Electrophorus Electricus (Anguila Eléctrica) puede generar electricidad a partir de su propio cuerpo, pero al carecer de las características físicas de estos, no tiene manera de protegerse de ese mismo elemento, resultando siempre gravemente herido. Las tomas de tierra por su cuerpo ayudan a que las descargas sean menos peligrosas para sí mismo, pero de todas formas recibe daño.

No esta oficialmente separado, pero no lleva ya el anillo ni sabe que es de su esposa, así como de ese hijo que no es suyo.

Pese a haber salido solo con una mujer, anterior mente sintió también algo hacia otras personas, tanto mujeres como hombres.

Tiene sangre de mago, pero no tiene conocimientos sobre la magia, de todas formas considera que es gracias a eso que pudo sobrevivir a la operación y posteriormente controlar eficientemente el elemento que genera.

No puede tomar la mayoría de los alimentos líquidos por la falta de su mejilla izquierda, al menos no puede de la manera normal y debe ingeniárselas.

Siempre lleva el cuello de la bata cerrado hasta arriba, así como mangas largas y pantalones largos, ocultando así la mayoría de sus cicatrices.

   Adolf Reinhard // Terra Formars
   
Adolf Reinhard
Mensaje por Shuuya Kano el Mar Abr 26, 2016 1:51 pm

Re: Adolf || ID Científico



accademia di cielo
Ficha Aceptada
No olvides pasar por los registros


Hoja de personaje
Nivel:
8/100  (8/100)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima3
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia3
♦ Destreza
avatar
Shuuya Kano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares