» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Shomi Heartilly el Miér Abr 15, 2015 8:45 pm

Kiss me with a look | Privado Ian |

Kiss me with a look
Calles | Primavera | 19:00 hs | Ian Salvatore


El sol poco a poco se iba ocultando en el horizonte, los últimos cálidos rayos de sol que iluminaban la cúpula lograban teñirla de colores rojos, naranjas y amarillos, logrando un hermoso paisaje para las ultimas horas del día. Los estudiantes que salían de clases comenzaban a dispersarse por la cúpula, muchos de ellos iban hacia otros sectores de la academia, hacia los edificios de las habitaciones, otro tanto se dirigía hacia el pequeño centro de la cúpula, donde todos los comercios daban vida al lugar y ofrecían un grato momento para quien los visitara.

La joven maga deambulaba por los caminos de la cúpula con total tranquilidad, entre algunos estudiantes que aun caminaban por allí, a la distancia, solitarios, otros acompañados, ella por su parte se encontraba totalmente sola. Sus pasos eran seguros, un pie delante del otro en todo momento, acompañado de un suave movimiento de cadera por inercia al caminar, su largo cabello azabache, completamente lacio y suelto se mecía con cuidado en su andar, incluso pareciendo que bailaba con suavidad por la mínima brisa del lugar.

La primavera había llegado a la cúpula, los arboles de los senderos estaban completamente coloridos, incluso varios de ellos poseían cantidades de flores hermosamente llamativas y perfumadas, las cuales caían cada tanto en las limpias calles. Se detuvo unos instantes para poder admirar tan hermoso paisaje, aguardando con calma a la llegada de cierta persona con la que había acordado encontrarse allí ¿Para qué? Realmente no lo sabía, tal vez simplemente caminar unos momentos. Había conocido por aquellos días, por mera casualidad, a una persona que volvió su rutina un poco más interesante, y no le molestaba en lo más mínimo perder un poco de su tiempo con él.  

Su mentón estaba elevado, su mirada fija en las hojas meciéndose por el viento de aquella cálida tarde mientras aguardaba con total calma, algo impropio de quien solía ser demasiado explosiva durante veintitrés horas al día.  Mantenía sus manos juntas en su espalda y el pie izquierdo mínimamente delante del derecho, mientras que en sus labios en todo momento se encontraba presente una suave sonrisa.
 


Última edición por Shomi Heartilly el Jue Abr 16, 2015 12:25 pm, editado 1 vez
Shomi Heartilly
Mensaje por Ian Salvatore el Miér Abr 15, 2015 9:22 pm

Re: Kiss me with a look | Privado Ian |

Ahí iba él caminando por las calles, despreocupado, disfrutando de la brisa primaveral mover sus dorados cabellos tras haber terminado su turno en la enfermería de la academia, dándole el tiempo suficiente como para darse una ducha rápida y emprender el camino para encontrarse con aquella chica que había conocido en una noche de luna llena. No supo en que momento, pero desde ese día sintió la necesidad imperiosa de verla más seguido, de cruzar aunque sea algunas palabras con ella, preguntarle quizás como estaba, molestarla hasta ocasionar que ella se enfadara a tal punto de armar grandes berrinches en su presencia…Por vez primera en muchos años comenzó a pensar en alguien, en como estaría, que haría o en qué condiciones se encontraría, ¿qué tanto podría lograr una simple niña en la mente o corazón del vampiro?, más de lo cualquiera podría seguramente imaginar por esas mismas causas. Ella era simple, única en su tipo, poseía un corazón tan transparente libre de manchas que logró acaparar la atención de este hombre calculador. Despertó en él sentimientos que creía dormidos u inexistentes, como por ejemplo el de la suma protección, deseaba cuidarla de lo que fuera, alejar todo mal o desgracia que pudiera ocasionarle siquiera una perturbación en sus pensamientos. Desconocía porque, pero de algo estaba seguro, no pensaba irse de su lado, procuraría seguirla, observarla, protegerla desde el mismo anonimato o sombra.

Sus pasos eran firmes, calculados pero con atisbos de espontaneidad, ese porte elegante característico de un ser como él no podía pasar simplemente desapercibido. Esos últimos rayos del sol proferían matices más oscuros o claros sobre su cabello que permanecía completamente suelto, los botones de aquella camisa blanca solo permanecían desabrochados hasta el segundo, arriba de la misma un chaleco negro que hacia juego tanto con el pantalón como zapatos. Los orbes azules como el mismo zafiro del vampiro se mantenían en el frente, expresando ligera ausencia de emociones aunque internamente estuviera divagando entre esos mismos pensamientos de no poder comprender que lo había guiado a aquella maga que con poco logró demasiado.

Ignoraba a la mayoría de las personas a su lado, estaba demasiado enfocado en aquella primer salida que ambos tendrían, en la cual seguramente terminaría accediendo a casi cualquier cosa que ella le pidiera, lo sabía, él era débil ante sus caprichos aunque le costara reconocerlo. Tenía tanto tiempo de no sentirse así que hasta por segundos se replanteó el no ir, cancelar quizás a último momento, pero sus deseos por verla fueron más fuertes que cualquier otra inseguridad. Los pétalos parecían arremolinarse al compás del viento que los mecía por simple voluntad, como si los mismos danzaran ante el fluir de los sentimientos que escapaban de las personas.

Dobló finalmente por una de las calles y terminó deteniéndose automáticamente cuando la vio dándole la espalda, admiró su figura, cada detalle de su cuerpo con devoción, se veía increíblemente hermosa, como si de forma casi irónica ella fuera la única causa de tanta belleza en el ambiente, en el lugar. Las ráfagas de viento parecían adorarla, morir en éxtasis por rozar la piel ajena, por mecer esos cabellos, por el simple hecho de que ella disfrutara del mismo elemento.

El por su parte mantuvo la mirada entornada unos momentos, completamente serio, sin y embargo y con todo el sigilo que era capaz de poseer fue aproximándose hasta quedar a escasos milímetros detrás de ella, extendió la diestra para tapar los ojos de la fémina cuidadosamente en lo que se inclinaba solo un poco hasta el oído izquierdo de ella, sonriendo ligeramente. -¿Quién soy, escapista?- Susurró en ese tono de voz serio, asertivo pero así también con atisbos propios de sensualidad aunque sin dejar de lado ese afán por molestarla un poco. Disfrutó de sentir el aroma de aquella estudiante que tan bien conocía en poco tiempo, le traía paz, tranquilidad o calma pero también le generaba un mínimo estado de nerviosismo, como si ella fuera capaz de resquebrajar la imponente seguridad del vampiro.
Ian Salvatore
Mensaje por Shomi Heartilly el Jue Abr 16, 2015 11:43 am

Re: Kiss me with a look | Privado Ian |

Estaba completamente sumida en sus pensamientos. Aquellos orbes amatistas tan únicos, brillantes y expresivos estaban fijos en las flores de los árboles, viéndolas danzar con el viento de una forma tan hermosa que ante la vista cualquiera podría comprar aquellas simples calles con un paraíso. Permaneció completamente inmóvil de esa forma, simplemente perdiendo el tiempo, recordando por unos instantes los días en la tierra donde pocas veces podía disfrutar de esos paisajes, pues estaba tan centrada en otros aspectos de su vida que no siempre se detenía para admirar las cosas que la rodeaban.

Cuando aquella mano impidió su visión automáticamente aquella expresión serena abandonó su rostro, demostrando una pequeña sorpresa por este repentino movimiento hacia ella. Inmediatamente la mano diestra abandonó la espalda, elevándose lo suficiente para posarse sobre la mano del hombre a sus espaldas, tocándola con sumo cuidado en un intento por apartarla de sus ojos. Inevitablemente al sentir aquel susurro sintió su cuerpo estremecerse, esa voz tan madura y seductora inundó sus sentidos en totalidad, el sentir el cálido aliento ajeno en su oído y el perfume del contrario solo ocasionaron que una sonrisa se apoderara de su rostro sin poder evitarlo en lo mas mínimo. Él la molestaba con aquella frase, inicialmente hacia berrinches como si fuera una niña pequeña e internamente le agradaba, pues sabía que sería el único capaz de llamarla de esa forma, el único que sabía el motivo de aquel apodo.

-¿No había dicho que no soy escapista? Con suavidad, sostuvo la mano del mayor y la aparto de sus ojos, girándose levemente para enfrentarlo, buscando su mirada –Ian… Finalmente sus ojos encontraron a los ajenos, aquel mirar tan sereno y profundo, esos hermosos ojos azules que tanto le llamaban la atención a la estudiante, sin duda alguna podría quedarse viéndolos infinidad de tiempo, pues siempre fue gustosa de ver los ojos de las personas, y esos particularmente le llamaban mucho la atención.

-Llegas tarde Se cruzó de brazos mientras arqueaba una ceja, claramente iniciando las típicas peleas sin sentido que había entre ambos –Deberás compensármelo ¿Quién deja esperando a una linda estudiante sola? Se giró para darle la espalda mientras daba unos pasos hacia adelante, con todo el sentido de su sarcasmo. Estaba claro que ella tenía la capacidad para defenderse sola, al menos la gran parte de las veces, y no se creía dependiente de nadie, después de todo era una tormenta hecha y derecha. Entrando en ambiente, simplemente volvió a girarse para observarlo, regalándole una de aquellas brillantes y animadas sonrisas que siempre la caracterizaban -¿Y bien? ¿A dónde iremos? Se llevó el índice al labio unos instantes, pensando cuidadosamente antes de señalar a su propia espalda, girando mínimamente el cuerpo en el acto -¡Comida! ¡Primero vamos por comida! ¿Qué dices? Hay unas tiendas que dicen que son llamativas ¿Quieres ir a ellas? Junto ambas palmas de las manos, apoyando las puntas de los índices en su labio inferior -¡Ah! Dicen que el árbol sagrado esta hermoso en esta época ¿Qué te parece si vemos que hay en el cine? Era normal en ella ser tan explosiva, llena de energía y preguntas, estaba internamente emocionada por salir con él, pues hacía tiempo que no disfrutaba de algo así y mentiría si negara que lo estaba esperando con ansias durante todo el día.No solía ser difícil hacerla feliz o lograr que hablara, el problema era mantenerla quieta y en silencio.
Shomi Heartilly
Mensaje por Ian Salvatore el Vie Abr 17, 2015 12:41 pm

Re: Kiss me with a look | Privado Ian |

Ella se lo tenía servido en bandeja de plata, era imposible que el orgulloso vampiro no sintiera siquiera las mínimas ganas de molestarla, le agradaba ponerla en esos estados casi de histeria quizás porque le parecía realmente bonita cuando se enojaba…claramente era un arma de doble filo al ser ella una estudiante de dicha clase, pero…¿qué más podía hacer?, ¿golpearla? Imposible, jamás, ¿defenderse y hacerla enojar más?, pésima idea. No, solo quedaba aguantar cualquier tipo de golpe estoicamente con el orgullo intacto. Simplemente esbozó una fantasmal sonrisa por escasos segundos, aun observándola fijamente a los ojos como si pudiera leer cada ápice o recoveco de su alma joven.

-No llegué tarde, tus ganas de verme hicieron que te adelantaras demasiado, y además, deje esperando a la linda estudiante para encontrarme contigo, ¿qué más quieres que haga?- Cuestionó por ese entonces pareciendo ser serio, claramente estaba bromeando, ese bendito día estaba pensando únicamente en cómo sería tal salida con una jovencita que recién estaba iniciando sus pasos en el mundo, en la vida misma. Era posible que se llevara algún golpe, pero claro, sinceramente no le importaba puesto que segundos después se encontró con la dificultosa tarea de tomar decisiones. Abrió un poco más los ojos, la notaba indecisa, alocada y con cientos de cosas que deseaba hacer al mismo tiempo, las cuales el no supo que responder primero. Inevitablemente terminó por soltar una carcajada, llevando ambas manos hasta las mejillas ajenas, buscando captar su atención al menos por un segundo.

-Primero, respira. Hagamos lo siguiente, como aún es temprano para cenar, vamos por las famosas calles que tanto quieres recorrer, después iremos a cenar y podemos pasar por el cine, pero tú eliges que veremos. Y al regresar a la academia podemos desviarnos hacia el árbol sagrado…sigo sintiendo que el día nos quedara corto para tantas peticiones pero…- Le tomó de la diestra cuidadosamente, sin dejar de observarla para besarle con suavidad los nudillos, cual caballero aristócrata que bien podía ser en diversos momentos. –Mañana tienes clase, no me culpes luego si te duermes tarde, eres buena para recriminarme. Si a ti te compenso cediendo a tus caprichos, ¿qué deberé hacer por la bella estudiante que deje esperando entonces?- Y si, a nueva cuenta salían esas palabras ligeramente filosas hacia ella, solo porque no podía estar mucho tiempo sin hacerla enojar al menos aunque sea un poco.

Terminó por soltarla con cuidado, comenzando entonces a caminar un poco delante de ella, unos simples pasos en lo que llevaba ambas manos dentro de los bolsillos del pantalón, observándola por encima de su hombro, sonriendo apenas con ese obstructivo orgullo que tanto remarcaba la personalidad de aquel hombre que en sus casi trescientos años había vivido tantas experiencias diversas, pero ninguna tan particular como la que estaba transitando junto a la estudiante. Solo le quedaba esperarla para caminar a su lado, atento hacia los acontecimientos a su alrededor pero fingiendo indiferencia total hacia las demás personas, claramente él no era la clase de hombre que osaría observar a otra dama estando acompañado. Quizás si cuando estaba en soledad, y en raras oportunidades, a sus ojos ninguna era realmente digna, ni tampoco capaz de soportarlo, pero claro…esa jovencita de ojos violáceos había acaparado la total atención del rubio, obviamente no la dejaría ir así como así. Estaba dispuesto a cumplir los caprichos de Shomi, a comprarle cuanta chuchería quisiera si tan solo eso la hacía sonreír…era capaz de simplemente renunciar a ciertas costumbres solo por y para ella.

-¿Qué tal vas en tus estudios?, debe ser entretenido estar en una de las clases más explosivas, señorita Di Tempesta- Ese marcado acento italiano era perfecto, vaya ironía si así no lo fuera. –Procura no quebrarte muchos huesos, pero eres capaz de hacerlo para controlarme en la enfermería, ¿no es así?- Realmente el no esperaba nunca tener que verla herida, porque seguramente buscaría al responsable para hacerlo desaparecer del mapa.
Ian Salvatore
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Kiss me with a look | Privado Ian |

Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares