» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Xanxus. el Miér Abr 08, 2015 4:35 am

Am I Doing It Right? «Libre»



Am I Doing It Right?


Si había un lugar que jamás visitó, pero que por la simple lejanía de la ciudad le parecía bastante apropiado, era el cementerio. Irónicamente, jamás había pisado uno; quizá su estómago se revolvería de asco, en caso de haber mal olor; o quizá amaría la soledad de ese sitio. Lo cierto era que no tenía ni la menor idea de qué haría en un lugar así, ¿rendir tributo a los muertos? Eso sería demasiado hipócrita, después de todo, se trata de un asesino. ¿Qué tal si aparecía algún fantasma, queriendo tentarlo para llevarlo a las profundidades del infierno...? Qué estupidez.

—Algún día, hijo, algún día comprenderás que todo lo que haces está mal. El karma es un arma de doble filo, y así como está haciéndome pagar por mi vida, también hará que tú pagues por la tuya, por tus crímenes y tus pecados. ¡Ríndete ahora, muchacho! ¡Arrepiéntete de tus atrocidades! ¡Que Dios salv-—. Bang. El sonido de un arma había silenciado todo a su alrededor. Las discusiones, las voces que, enardecidas exclamaban con potencia para que alguien alejara al azabache de ese pobre anciano, sin embargo, corazón le había faltado al asesino para siquiera dejar que terminara su frase debidamente. Sus últimas palabras fueron interrumpidas por una bala que atravesó directamente la consciencia del sujeto, dejándolo como un simple peso muerto sobre la tierra.

El recuerdo de esa escena llegó a la cabeza del moreno de la nada, mientras observaba la lluvia a través del vidrio del auto negro en el cual era transportado hacia el cementerio. Una vez allí, se bajó y pidió al chofer que se retirara. Rechazó el paraguas, tan sólo para caminar bajo la lluvia, buscando que el agua helara su rostro, mojara su cabeza para que sus mechones azabaches cayeran hacia enfrente y los costados. Sus pasos fueron tranquilos hasta llegar a la entrada del cementerio, para su fortuna, sus zapatos negros no se ensuciarían, pues el sendero de rocas estaba especialmente diseñado para situaciones así. Su esmoquin negro estaba cubierto por una gabardina corta del mismo color. Por debajo de esta, apenas se apreciaba su camisa blanca y su corbata negra, parecía ir de luto.

Caminaba lentamente entre medio de las tumbas, mirando una a una, leyendo esos nombres y las frases que sus familiares dejaban, narrando brevemente cómo fueron ellos en vida. Hubo una que le llamó la atención. Se acercó lentamente a la tumba y bajó hasta quedar en cuclillas frente a la misma.

”Samantha B. Galloway”
“Amada y tierna niña que estuvo en el lugar equivocado, en el momento equivocado.”

Por alguna extraña razón, su piel se erizó al leer eso. ¿Lo habían escrito los padres de ella? ¿Por qué parecía haber tanto rencor oculto en una simple frase? ¿Eso es lo que sentían los familiares de las personas que él asesinaba? El anciano de su recuerdo parecía tener razón, pues sentía cómo el karma lo golpeaba. ¿Qué había estado haciendo toda su vida? Se puso en el lugar de los padres, de los familiares, en el lugar de todos los afectados por una muerte, y entonces suspiró con pesadez. Sentía una leve pulsación en la cabeza.

Acarició con su mano desnuda la húmeda lápida de concreto, sintiendo ese frío que le traspasó hasta los huesos. Tragó saliva con dificultad y se puso de pie lentamente, quería fumar pero la lluvia no lo dejaría hacerlo. Continuó con su camino, buscando no llegar a ningún sitio en realidad. Sentía de alguna forma su cabeza hecha un enredo; no podía decir si lo que hacía estaba bien o estaba mal, y más que eso, sentía que todo lo que hizo no tenía un sentido. Tantos muertos, tantas súplicas, tantas lágrimas, tanta sangre, ¿y cuál era su satisfacción?

Quizá debía simplemente alejarse de ese mundo, evitar el espiral de la vida y la muerte, no ser el shinigami encargado de limpiar el mundo de toda la peste, después de todo, eran seres humanos. Muchos tenían familia, otros tenían amigos cercanos, pocos eran los solitarios que nadie quería; al parecer, ese era el dilema más grande del azabache.

Una pequeña, casi inapreciable sonrisa de medio lado se dibujó en sus labios, mientras introducía su mano derecha en el interior de la gabardina antes de sacar su hermosa arma negra con rojo. Estiró su diestra con total plenitud y esplendor, tomando una postura perfecta, segura. Sin titubear, su mano apuntaba hacia un árbol. Su cabeza se giró lentamente hacia la mira y entonces habló.

—Sal de ahí, escoria—. Dijo sin levantar mucho la voz, usando un tono suficiente para que se escuchara a pesar de la lluvia. Los ruidos que había escuchado entre los arbustos no eran normales, probablemente sería un animal o una persona. ¿En qué había estado pensando? Su mente se enfocó nuevamente en su arma. Era un idiota, su pasión propia era matar, era su vida. Mirar esos rostros de temor, que sus ojos fueran lo último que apreciaban antes de caer sin vida como simples bultos, que el terror los invadiera ante una despedida inevitable. Esa era su pasión. ¿La familia? ¿Los seres queridos? Simple. Los muertos no pueden sufrir por los otros muertos. Xanxus estaba de vuelta.



© Por Xanxus para Accademia di Cielo


Última edición por Xanxus. el Jue Abr 09, 2015 9:20 pm, editado 1 vez
Xanxus.
Mensaje por Gowther el Miér Abr 08, 2015 6:11 am

Re: Am I Doing It Right? «Libre»

La fina lluvia caía sobre el cementerio; Gowther, como siempre que le encargaban algo en su tapadera de jardinero, había ido a llevar una corona de flores a la tumba de una pobre anciana fallecida por un paro cardíaco. En la corona de flores Gowther siempre solía colocar una dulce frase, pues a pesar de no entender el dolor que los humanos pasaban por aquellos lares, el sufrimiento de perder a un ser querido...bueno a pesar de entender que perder a alguien era malo; el híbrido solo recordaba haber tenido esa experiencia una vez en su vida.

El era un niño, pero no un niño normal, era extraño, todas las personas del pueblo de Ars-en-Ré, que, aparte de ser un pueblo muy agradable, resumía bien las características de toda una isla, la más grande e importante del archipiélago atlántico desde el cual Francia solía mirar y se enrolar hacia el Nuevo Mundo. La isla de Ré estaba unida a La Rochelle por un puente de peaje. Lisa y de forma oblonga, una carretera de 30 kilómetros la recorría como espina dorsal; a poco de tomarla, se anuncia La Flotte-en-Ré, que también pertenecía al club de Les plus beaux... Y casi al final de la isla aparecía Ars-en-Ré, resplandeciente como un prisma de sal.
Todo un bello pueblo, con bellas gentes...o eso le gustaría recordar a Gowther; por aquel entonces vivía con su madre, una poderosa y bella chamán, pelirroja como él, sin embargo su madre le decía que había sacado los ojos de su padre...y que por aquella razón, a pesar de amar a su hijo con la mayor de las locuras, aquellos inexpresivos ojos y rostro, que no comprendiese los sentimientos...eso le recordaba a su odioso padre.
Un demonio del circulo de la ira que habia decidido embarazar a una mujer poderosa para dar a luz a un híbrido que traería el mal, la destrucción y todo lo posible...sin embargo, su madre huye al enterarse de los planes del padre del muchacho.
Annalise D´Arc, era el nombre de su madre, descendiente de la famosa Jeanne D´Arc, -o conocida como Juana de Arco-, Gowther fue criado por su madre durante sus primeros diez años de vida, pero por culpa de un pequeño accidente en el que el niño revelo sus poderes como chamán y demonio, el pequeño pueblo habitado por chamanes le observaba como si el fuera una abominación de la naturaleza, como algo que no debía existir. Recordó cuando intentaron asesinarle, recordó a su madre interviniendo entre la daga y el niño...pero sobretodo, recordó las últimas palabras de su madre.

<<Vive...comprende la vida...compréndelos a todos...y no caigas en la oscuridad>>

Ojala Gowther hubiese podido cumplir aquella palabra, pero no fue así, su vida estaba llena de muerte, llena de dolor ajeno, dolor que el no comprendía...pero el día que formo a la Orden de Caballería de Los Siete Pecados Capitales, luchando por el nombre del rey, en esa época, Gowther si pensó que hacia lo debido, pero no espero la traición de uno de los miembros de su grupo...lo que hizo que tuviera que huir hasta que Giotto contacto con él, así fue como el pelirrojo se unió a una causa mayor, siendo un espía para el demonio que cuidaba la Cúpula.

Tras un tiempo pensando, el pelirrojo suspiro, dejando la corona de flores sobre la tumba que le había sido asignada; con tan mala suerte que resbaló y cayó en unos arbustos; quedando su camisa embarrada y su rostro también.
Escucho una voz que hizo que ladease la cabeza; cuando salio descubrió que se trataba de aquel hombre llamado Xanxus, no era la primera vez que le veía, pero si la primera vez que le apuntaban con una pistola.

-Estooo...lo siento, Xanxus-sama-dijo haciendo una pequeña reverencia, aun observándole con aquel inexpresivo rostro-.No era mi intención molestarle, resbale mientras colocaba una corona de flores, allí.
Tras aquello, Gowther señalo la tumba donde había estado pensando, donde sobre ella, se encontraba una corona de flores.
Gowther
Mensaje por Natasha Diatlov el Jue Abr 09, 2015 8:59 pm

Re: Am I Doing It Right? «Libre»

Un paraguas rojo con detalles en negro la protegía de la lluvia que caía copiosamente por aquel recinto considerado por todos los mortales como sagrado. Allí se mantenía ella, recta, firme, con una frialdad propia de una mujer que había perdido fragmentos de su misma esencia en el apocalipsis terrestre. Había renacido cual fénix en la cúpula, tornándose una mujer que reforzaba ese hielo que podía poseer en las venas cada vez que exterminaba las posibles amenazas del sitio que se había convertido en su nuevo hogar. La brisa fría movía sus largos cabellos hacia atrás, como así también los bordes del abrigo que llevaba puesto, entreabierto, en pocas palabras…danzaban al capricho del viento grácilmente.

Sus orbes por momentos inexpresivos se mantenían lejanos, observando una de las lápidas cuyo mensaje era extremadamente cariñoso, eso le profería a la chica una amarga sensación en el fondo de su pecho, ¿Por qué?, claramente porque aunque no lo demostrara también tenía sentimientos, también perdió personas importantes y tenía más que claro que solo debía seguir adelante. Estaba básicamente sola en el mundo, y la experiencia le había enseñado de mala forma que solo podía contar con sus propias fuerzas para salir adelante.

El sonido de las gotas de agua romper contra el suelo era nostálgico, llenaba el sitio de un aire enigmático más que aterrador, triste incluso más que de temer. Natasha no tenía un sitio físico donde rendir homenaje a su familia, solo permanecían en el recuerdo, ese mismo que con el paso del tiempo y tras una prometedora longevidad se haría borroso, difuso. Abrió un poco más los ojos repentinamente, ¿alarmada?, más bien sorprendida, había oído voces no muy a lo lejos e incluso creyó que una era familiar, su sistema de audición era casi perfecto, confiaba en que no estaba jugándole una mala pasada.

Decidió desplazarse entre las tumbas con cuidado, siempre manteniendo al caminar ese porte ligeramente sensual pero por sobre todas las cosas, elegante, como si de una felina se tratara. Grande fue su sorpresa cuando a unos pocos metros de distancia notó la figura de uno de los espías, aparentemente algo apesadumbrado, rápidamente, sus orbes se trasladaron hacia otro punto, en este caso sobre la persona del pelinegro. Nada más ni nada menos que el líder de los asesinos se encontraba allí, él era uno de los hombres a los que jamás traicionaría y había ofrecido su vida misma, el otro, era claramente Giotto.

Automáticamente, le dedicó una leve reverencia a Xanxus, cerrando los ojos por unos instantes antes de volver a incorporarse. –Mi señor- Susurró en un tono de voz frio, sereno pero asertivo con toques propios de una lejana aristocracia para con su superior o como lo haría también con el director Vongola, del mismo modo que segundos después dedicaba unas mínimas palabras al espía que se encontraba en esa pequeña pero repentina reunión. –Gowther…- Por ese entonces, una nueva brisa suave le hizo sentir su propio perfume, uno bastante suave, delicado, similares al de los jazmines…quizás su preferido y el que siempre usaba.

-Ah…disculpen, no quería intervenir, pero sus voces me sorprendieron- Explicó con calma, aun sosteniendo con la diestra el paraguas que la protegía de aquella lluvia casi primaveral.


Hoja de personaje
Nivel:
6/25  (6/25)
Atributos:
AtributosNivel
❤ Vida Máxima2
◘ Fuerza2
⌂ Resistencia3
♦ Destreza
avatar
Natasha Diatlov
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Am I Doing It Right? «Libre»

Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba