» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Sue Kurtlz el Miér Ene 14, 2015 7:21 am

Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Aquel día no había prácticamente trabajo en los jardines, donde yo trabajaba, de modo que decidí tomarme el día libre y explorar el lugar, sólo había un problema... No tenía ni idea del lugar y era demasiado introvertida como para preguntarle a alguien, no sabía como hacerlo ni... Bueno, a decir verdad no tenía ni idea de como relacionarme con la gente, nunca lo había hecho mucho ni tenía realmente el pensamiento de que algún día en algún momento tendría que hacerlo.

Me había pasado la mañana en la biblioteca, leyendo sobre cualquier cosa que encontrase, más de una persona se había sorprendido por la cantidad de libros que tenía encima de la mesa, incluido el bibliotecario, que cabe añadir que parecía algo somnoliento. La mayoría de aquellos libros trataban sobre ''Biología'' según ponía en la portada, no sabía que era eso, pero me interesaba igual, además, salían animales de vez en cuando, y eso era lo que más me gustaba. Otros libros tenían historias muy interesantes que según ponía eran ficticias... Aunque a mi me parecían inmensamente reales en mi cabeza. Sólo me veía distraída de mi apasionada lectura por algunas personas que pasaban cerca mío, las cuales evitaba para no tener contacto físico con ellas, la ''otra yo'' no debía salir...

Después de leer durante largas horas dejé los libros tal como los había encontrado, en sus respectivas estanterías y en el sitio exacto de donde los había cogido, si la memoria no me fallaba, que no solía hacerlo.

El resto del día lo había pasado dando vueltas en mi habitación, recordando una y otra vez lo que había leído, sintiendo algo bueno dentro de mí al hacerlo... ¿Felicidad? Si, quizás era eso, aunque no estaba del todo segura. A decir verdad nunca estaba segura de lo que sentía, nunca lo había hecho. Terminé por decidirme y volver a los jardines, a aquel lugar donde trabajaba, buscando indicaciones o alguna pista que me dijera cómo llegar al bosque. No quería preguntar a nadie, no quería molestarles en aquello que hacían. ¿Que ocurriría si se enfadaban y me golpeaban y por lo tanto me tocaban? ¿O si...? No. Dejé de pensar en eso, o eso intenté mientras daba vueltas por la zona de los jardines de la academia...
Sue Kurtlz
Mensaje por Roxas&Naminé el Dom Ene 18, 2015 7:20 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Tanto Roxas como Naminé habían llegado hacía poco tiempo a lo que se mostraba como la única salvación a nivel mundial y, por lo tanto, no tenían conocimiento alguno sobre los alrededores que frecuentarían de ahora en adelante. Porque claro, aquello sería su nuevo hogar permanente a menos que ocurriera una nueva desgracia de un nivel igual o superior a la anterior, hecho improbable teniendo en cuenta que cualquier sujeto sospechoso debía ser expulsado del lugar, convirtiéndose inmediatamente en un desdichado renegado. Aunque también se renegaban aquellos que salían de la cúpula, y los que ayudaban a otros renegados inconscientemente... Ya ni se sabía quién era bueno y quién no. Aunque total, tampoco tenían ni idea de qué seres habitaban el lugar, estando por lo tanto aislados de la sociedad desde el primer momento en el que habían pisado la cúpula. La nueva sociedad.

La timidez de Naminé no ayudaba a encontrar a alguien que pudiera guiarlos, aunque al menos Roxas estaba dispuesto a dar la cara por ambos para así compensarlo de la mejor manera posible. Aun así les resultaba un problema buscar algo en concreto, ya fuera cualquier aula de la academia o una zona exterior a ella.

Caminaban juntos por los jardines pero realmente no sabían a dónde se dirigían. Eran capaces de volver al edificio 4, donde se encontraban sus habitaciones, y poco más. Él era conocedor del bosque y a su vez consciente de la existencia de un lago que jamás había llegado a vislumbrar siquiera; ella ni eso. Se había mantenido encerrada en su cuarto, dibujando animadamente, tal y como se lo había pedido su hermano antes de arriesgarse a comprobar los alrededores. Casi podría decirse que si habían conseguido salir al exterior era por sentido común y porque en algún momento anterior se habían introducido allí ellos mismos.

-
¿Y si buscamos a algún profesor? - La menor quiso poner de su parte para lograr algún avance cuanto antes. - Ellos tienen la obligación de...

- No. - No permitió que su hermana diera fin a la oración porque ya deducía cómo lo haría y no le parecía bien. Sería depender de un desconocido que pretende ser fiable pero que nunca se sabe qué es lo que busca exactamente, y eso no le hacía ni pizca de gracia. ¡Anda que no sería fácil para alguien así aprovecharse de una niña que es capaz de intentar todo lo que le pidan si se utilizan palabras bonitas, un tono amable y la típica excusa de que es para hacer el bien! - Si estás segura de que preguntar servirá, nada te impide hacerlo. - Le ofreció, pareciendo haberse replanteado aquella cortante negación que, poco antes, había tenido una gran fuerza hasta el punto de acallar instantáneamente a la chica. La razón del cambio se debía a que era consciente que sí que había algo que se lo prohibía, aunque no alguien ni de forma directa, y era principalmente la vergüenza. Ésta la ganaría, evitando así que llegara a emitir palabra alguna ante alguien que no fuese su propio hermano, ya que era la única persona de la cúpula que se le hacía conocida. Y menos para hacerle saber que estaba perdida y que lo seguiría hasta el fin del mundo si le decía que era un lugar interesante. Parecería una niña indefensa y, por lo tanto, el objetivo perfecto para cualquier malhechor.

-
Mejor sigam... ¡Roxas! - Con un rápido movimiento, lo retuvo atrapándolo por el brazo derecho, causando que el chico parara en seco y alzara la mirada inmediatamente, encontrándose enseguida con la razón de tal reacción por parte de la muchacha. No mencionaría la terminación de la frase que había cortado, aun sabiendo que tenía cierta importancia. - Mira por dónde vas... - Le advirtió en voz baja, como si temiera ser oída por alguien más. Acababa de salvar a una desconocida de un choque seguro, como también a su hermano de un pequeño accidente prácticamente exacto.

-
Gracias. - Le agradeció a su hermana tal hazaña, sonriéndole sinceramente, mas prefirió no involucrar a la tercera por si iba con prisas. - Pensaba en que únicamente he estado en el bosque pero soy consciente de que hay más cosas, entre ellas un lago. El problema es que no sé llegar allí, aunque deduzco que hay que pasar por el bosque que ya conozco para llegar a él. Me preguntaba si estaría bien explorar llevándote conmigo. Ya sabes...

- ¿Podemos encontrarnos con gente mala y tendríamos problemas? - El interrogante, y a su vez intento de complemento, fue reforzado con una ligera inclinación de cabeza que se vio más por el rebotar de sus cabellos que por la acción en sí. Parecía una alumna recitando un dato aprendido de memoria, uno de esos que servían para complacer al profesor pero que rara vez se tenía en cuenta en la vida diaria.

-
Exacto. - Le enorgullecía que su hermana recordara aquella advertencia con tal nitidez, aunque no estaba muy seguro de que la entendiera en su totalidad, ni mucho menos que la pusiera en práctica. - El bosque parece seguro, aunque sospecho que si hay conejos y pájaros también puede haber animales peligrosos, pero...

- ¡Vamos! - Exclamó con una motivación exagerada de procedencia desconocida. Fugazmente recordó algo que le llevó a acercarse rápidamente a la chica de cabellos azules con la que había chocado Roxas momentos atrás. - Perdón por lo de antes. - Se disculpó en un tono aterciopelado mientras juntaba ambas manos, sin estar segura de que fuese lo adecuado. Las separó pero enseguida volvió a unirlas a la altura de la cadera, entrelazando los dedos por tal de evitar jugar con ellos como método eficaz de distracción. Estaba intentando imitar a su hermano, lanzando sus palabras hacia una persona anónima para ella sin tartamudear ni temer por respuestas indeseadas. - Estamos un poco perdidos. - Lo estaba consiguiendo. No mostraba síntomas de timidez. Parecía realmente una persona abierta, totalmente sociable. - Somos... Esto... - Con la velocidad de un relámpago, se dio cuenta de que estaba hablando con alguien de quien desconocía incluso el nombre, lo que le dio a pensar que ser tan directa no estaría bien porque podría asustarla. Aunque en realidad la asustada era ella. Lo que poco antes era una recolecta de valor se había convertido en el típico "tierra, trágame" mental que la perseguía cuando interactuaba con extraños. Para su suerte, fue salvada enseguida por la aparición repentina del rubio, que había ido tras ella al ver que se alejaba sin avisar siquiera y parecía estar esperando a que aquel momento llegara. Estaba tan claro que en un momento u otro ocurriría... Todo lo bueno termina en algún momento. A veces Naminé era demasiado previsible.

-
¿No querías ir al bosque? - Le recordó rápidamente, intentando evadir la situación. - A ver si esta vez hay suerte y encontramos el lago.
Roxas&Naminé
Mensaje por Sue Kurtlz el Vie Mar 13, 2015 2:51 pm

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Me pasé mucho rato dando vueltas por los jardines y mi cuerpo empezaba asentirse débil... Sería cansancio seguramente. Terminé por pararme en seco en un punto concreto, ya no tan... Emocionada, si, creo que era eso. Y me encerré en mi misma durante varios minutos. Sólo una cosa consiguió sacarme de mi conentración, y eso fue el repentino grito de una chica advertiendo a un chico que estuvo a punto de chocarse conmigo. Eso hizo que me sobresaltase y ahogase un pequeño grito, que aún así se oyó un poco mientras me echaba hacia atrás.

Los escuché hablar, parecía que el chico era algo parecido a un ''superior'' a la chica y eran muy parecidos... Eran... Esto... ¿Cómo era? Ah, si, hermanos. Hablaban de ir al bosque... Y si no les molestaba yo podía ir con ellos... Así a lo mejor podía conocer a alguien ¡Y el chico decía que había conejos! ¡Y pájaros! ¡Yo quería verlo, sobre todo a los conejos!

La emoción me inundó por un segundo antes de que la chica se volviese hacia mí y me hablase, disculpándose por aquello -No pasa nada, yo... Eh... Un poco...- Las palabras no terminaban de salirme, pero utilizaba la forma de comunicarme que había aprendido a través de mi lectura.

-¿Puedo acompañaros?- Pregunté de manera bastante precipitada, sobre todo para mí, nunca había propuesto algo así a nadie. -Es que... yo... Eh...- Trataba de recordar que decir en ese tipo de momentos, pero las palabras se me quedaban en el... Eh... Cuello, si, en el cuello. -Quiero ir al bosque.- Decía finalmente, inexpresiva, mirándolos a ambos mientras jugaba con el borde de mi falda sin saber porque, sería alguna reacción mía que desconocía...

El corazón me latía rápido y mi mirada viajaba desde el chico a la chica esperando una respuesta de alguno.
Sue Kurtlz
Mensaje por Roxas&Naminé el Sáb Mar 14, 2015 7:10 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Aunque parezca extraño, Naminé no esperaba que la desconocida fuera a hablar en correspondencia a sus palabras pese a que había notado que no los ignoraba, ya que había soltado un sonido cuando Roxas casi chocó contra ella. La gente distraída suele darse cuenta tarde de estar cosas. Lo que menos se esperaba, concretamente, era lo que dijo por su disculpa. De hecho, ella había ido por... educación, o algo así... Su hermano le había dicho algo como que hay que pedir perdón al hacer algo mal, y eso pretendía ella, aunque tras darle un par de vueltas se percató de que, en ese caso, era él el que debía ir y dar la cara al... disculparse. Todos estos pensamientos por parte de la menor eran debidos, claro, a que desconocía las reacciones habituales ante este tipo de situaciones. No recordaba otro momento así antes.

La muchacha de rubios cabellos estaba entretenida titubeando al intentar hablar con su hermano a medio ataque de timidez, cuando oyó de nuevo la voz femenina procedente de la todavía desconocida. Tal atrevimiento hizo desconfiar al chico, aunque a la chica le pareciera ideal. Y lo sería de no ser que ya no era capaz ni de tomar las riendas del asunto para darle permiso ella misma. El joven dudó; su hermana, en cambio, lo tenía claro. Lo mejor sería aceptar, para así tener menos posibilidades de perderse. Y, tras pensar un poco más, él llegó a la misma conclusión aunque todavía sospechara de aquella chica con el pelo azul. Ante la duda, dirigió la mirada a la de su hermana, que pedía a gritos, según lo que captó él, que fueran los tres juntos.

-
Claro... Ve delante si conoces el camino, síguenos si no lo sabes. - Terminó por ofrecerle esto en un tono desinteresado y, acto seguido, sin darle tiempo siquiera a responder, comenzó a caminar hacia donde se veían árboles, que por lógica sería el inicio del bosque. La menor intentó decir algo, pero tras un balbuceo ininteligible calló, mas tal detalle no pasó desapercibido para los oídos de su hermano. - Me llamo Roxas. Ella es Naminé. ¿Quién eres tú? - Se presentó, mirándola y enseguida volviendo la vista hacia delante. Ya había estado a punto de tener un pequeño accidente por distraerse y no pretendía repetir tal error. Aun así se tomó el lujo de dirigirle la vista a la pequeña durante apenas un par de segundos, en los cuales le dio tiempo a adivinar en su mirada que había acertado con lo dicho.
Roxas&Naminé
Mensaje por Sue Kurtlz el Mar Mayo 05, 2015 1:22 pm

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

-Os seguiré- Me gustó que, aunque dudase y tardase en responder, aceptase más o menos rápido. ¡Por fin podía ir al bosque! Empecé a seguirlos a una distancia prudencial ya que mis problemas con el contacto físico no desaparecían por mucho que lo desease. Su repentina intervención me cogió por sorpresa, por lo que por un momento no supe que responder. -Yo... Soy Sue...- Dije, con un tono tímido, y, sin realmente darme cuenta, confuso.

-Sue Kurltz.- Aseguré, orgullosa de haberlo podido decir bien. Aunque para otra persona el hecho de poder presentarse fuese algo normal para mí era una hazaña. Mis habilidades sociales no eran algo que realmente destacase en mi, más bien era algo que escaseaba... El tema de no haber tenido relaciones humanas en 18 años y tenerlas de golpe en unos dos años quieras o no impacta y no es algo que yo terminase de encajar demasiado bien en un primer momento.

Tenía cierta curiosidad por la chica más que por el chico, parecía una buena chica, aunque no muy habladora... Lo desconocía, pero la gente así se llamaba ''tímida''. Desvié la mirada desde ella hasta el chico, parecía decidido... Creo. Antes de que se dieran cuenta, o eso esperaba yo, volví a mirar hacia adelante. -En el bosque hay animales?- Pregunté de la nada con cierto tono de... Creo que era entusiasmo. Si había algo que me gustase eran los animales, y si eran conejos todavía más. ¡No había nada que adorase más que un adorable y pequeño conejo!
Sue Kurtlz
Mensaje por Roxas&Naminé el Lun Mayo 18, 2015 10:11 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Al chico no le hicieron falta palabras para darle a entender a la desconocida lo que debía hacer, como había supuesto ya. De lo contrario la hubiese empezado a tratar como una niña pequeña, ya que descubrir lo que se debía hacer en una situación así no era algo de máxima dificultad, precisamente.
Nada más oír el apellido de aquella tal Sue, se prometió a sí mismo que la llamaría siempre por el nombre y que no le pediría a su hermana que hiciese otra cosa. No estaba seguro de cómo se pronunciaba aquello, pero estaba claro que era una lengua germánica o eslava. Ruso, alemán, sueco o suizo. A saber.

Él mantenía la mirada hacia delante mientras avanzaba, pero la niña de tanto en tanto le dedicaba miraditas a la mujer que apenas llevaba un rato con ellos. Le gustaría conocerla más, ya que parecía simpática, pero se veía incapaz de entablar aunque fuese una corta conversación con ella. Lo podría intentar al menos si, como mínimo, tuviesen algún tema de conversación interesante. Se sobresaltó un tanto al oír que ella era la que había dado el mismo paso. También parecía... tímida, cerrada o como fuese que se dijera habitualmente. Roxas le había dado demasiadas palabras para lo mismo y empezaba a liarse por ello.

-
Hay... Dicen... He oído... - Quería ser ella quien respondiera, pero al ir tan rápido no pensó ni en cómo empezar la oración. - Sí… Esto... Allí... - Negó rápidamente con el rostro, concentrándose, y en consecuencia estuvo a punto de perder el equilibrio. Suerte de la ayuda de su hermano mayor. - Él ha visto... conejos y pájaros... - Logró informar finalmente.

-
Sospecho que hay animales más grandes, así que lo mejor será que nos mantengamos atentos. Si alguien oye algo peligroso, que avise cuanto antes. - Parecía hacer caso omiso a la conversación entre ellas, mas en realidad le enternecían los progresos que hacía poco a poco la menor en el mundo del habla.
Roxas&Naminé
Mensaje por Sue Kurtlz el Lun Jun 29, 2015 8:49 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Los esfuerzos de la chica en hablar me parecieron totalmente normales, pues yo también había pasado por aquello años atrás, desde mi primer contacto con el mundo exterior hasta que llegué a acostumbrarme a todo aquello, aunque eso era algo que todavía no había llegado a hacer completamente. No entendía el significado de la mayoría de sentimientos y sensación, y algunos de ellos los comprendía sólo parcialmente, lo cual era un gran problema a la hora de comunicarme. No pude hacer nada cuando la chica perdió el equilibrio, el mínimo contacto podría resultar en una situación mil veces peor que aquella simple caída, y por suerte el chico que iba con ella, su hermano según parecía por su apariencia, la cogió a tiempo.

Sin que me diera cuenta una pequeña sonrisa empezó a asomarse por mis labios cuando oí las palabras ''conejos y pájaros'', esos eran unos animales que me gustaban mucho y no dudaría en acercarme a ellos si encontraba alguno. La advertencia (Y orden, aun no lo tengo muy claro) del chico no me gustó demasiado, yo quería acercarme a aquellos animales por muy grandes que fueran, peligrosos, decía... Un animal no tenía porqué ser peligroso. No dije nada, pero sí asentí.

-Espero que encontremos animales, grandes o pequeños... Todos son buenos-Terminé por decir, con un tono neutro, la verdad es que no sabía lo que expresar en ese momento, ¿Alegría por el hecho de que hubiera animales?, ¿Indignación por el comentario de que los animales grandes son siempre peligrosos? (Eso entendí yo, al menos), por ello simplemente usé ese tono de voz, de esa manera no podía expresar nada.

-Esto...- Según creía era bueno sacar tema de conversación en esas situaciones, pero de qué se podía hablar? Había mil cosas sobre las que hacerlo y no sabía si iba a ser adecuado o no hablar sobre un tema u otro porqué, básicamente, no sabía exactamente qué era lo correcto y qué no lo era. -Lleváis... Mucho tiempo aquí?- Fue lo primero que se me pasó por la cabeza, y precisamente pensé que quizá sería lo más adecuado.
Sue Kurtlz
Mensaje por Roxas&Naminé el Miér Jul 01, 2015 5:35 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Algo que nunca entendería él era la obsesión de las chicas inocentes y con problemas de habla por los animales. Parecía que aquellos dos factores no pudiesen existir el uno sin el otro, como si les consolase ser comprendidas sin palabras al no poder comunicarse con la demás gente. Tanto Naminé como Sue Kur... Sue, a quien ya consideraba alguien sin apellido también, soltaban frases incompletas, mostraban una exagerada timidez y no parecían entender lo que ocurría a su alrededor y, aunque compartían sexo, parecían diferir considerablemente en cuanto a edad. Sue se veía adulta y Naminé... Ella era sólo una niña. Una niña de catorce años que poco sabía sobre los misterios de la vida, los problemas que ésta conllevaba y, en general, todo aquello que se saliese de lo superficial y los conocimientos básicos. Y Sue no parecía tan diferente. Aquello podría provocar que se llevasen genial o que no pudiesen congeniar, como si no existiesen puntos medios.

-
Roxas dice... Grandes... Hay... Peligrosos... Los... Y... El... Animales grandes pueden... - De nuevo habló antes de pensar, por lo que no fue capaz de articular frase alguna. No con coherencia. Todavía no estaba acostumbrada a comunicarse con los demás, a excepción de su hermano, por lo que se pasaba el día con él para que no la tomaran como una extraña o la consideraran... loca... tonta... Tampoco recordaba cuál era la palabra adecuada para definir aquello.

-
No creo que opines lo mismo si te encuentras con un tigre hambriento... - Esta vez se ahorró "traducir" las palabras de la chica, ya que era innecesario y si se excedía posiblemente llegase a resultar molesto o, incluso, a parecer una persona repelente y poco agradable. No creía que aquello fuese a molestarle a alguien como la chica de cabello azul, ni mucho menos a su hermana pequeña, pero no quería acostumbrarse y además así incitaba, aunque fuese un poco, a que la menor se entretuviese pensando bien en cada palabra antes de soltarla, ordenando así las frases en lugar de emitirlas sin sentido alguno.

Durante unos instantes, un silencio sepulcral se apoderó del ambiente. A él no le importaba, pues apenas formaba parte de la conversación para ayudarlas a comunicarse de un modo que al menos fuese comprensible, y ella no entendía lo que podía tener aquello de malo. Para la joven de dorada cabellera pocas cosas estaban mal, y el silencio no era una de ellas.

-
Sí. - Respondió con seguridad la chica, queriendo responder cuanto antes. - No, no... No. Acabamos de... Hace poco... Llegamos hace... - Se tocó un dedo índice con el otro, pensativa, mientras comenzaba a avanzar sin prestar atención al camino. Este detalle provocó que su hermano se preocupase por ella y, intentando que no se notase, le prestó especial atención para evitar que tropezara y, en caso de hacerlo, tenía pensado sujetarla antes de que cayera para evitar así que se hiciera daño. La joven tomó aire antes de soltar la siguiente oración, al fin bien estructurada y con un planteamiento posterior. - Llegamos hace poco a la cúpula, así que podría decirse que somos nuevos. Él ya ha investigado un poco la cúpuna... Cúpuña... El... El lugar... Esto... Esta... Cosa... Sitio... Cristal... - Volvió a confundirse por no pensar antes de hablar. - Pe... Pero... Yo... Es... Primera vez... - La confusión provocó que entrara en un estado de timidez que no le permitía hablar con normalidad.

-
¿Tú también eres nueva? - La interrumpió el chico en un intento de romper con la tensión que, según le parecía, se estaba creando y acumulando en el ambiente.
Roxas&Naminé
Mensaje por Sue Kurtlz el Dom Ago 16, 2015 6:42 am

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Las palabras frases entrecortadas de la chica se me hacían comprensibles dado el hecho de que yo una vez había sido así también. Lo que no terminaba de entender era la actitud del chico... Aunque tampoco entendía muchas otras cosas, pero eso era otro tema. Estaba todo el rato serio y parecía... Cortar las intenciones.

-Los tigres no suelen estar en bosques como ese, o eso creo... Así que no hay problema...- Al decir eso estuve totalmente inexpresiva, no mostré alegría ni enfado ni molestia... Tampoco es que supiera si lo sentía o no, rara era la vez que sabía lo que ocurría en mí. Y tampoco me daba cuenta de la expresión que tenía a veces... El silencio no me molestó, la calma que éste traía hacía el ambiente un poco más ligero, daba lugar a escuchar los pájaros y el sonido del viento, en general, de escuchar lo bonito que la naturaleza nos traía.

Igual que el sonido oculto del silencio me gustaba también lo hizo el hecho de que la niña hablase, siempre disfrutaba de una buena conversación. Al principio me confundí un poco por la torpeza al hablar yl a pequeña contradicción que hizo al inicio, pero luego traté de aclararme todo un poco mientras ella pensaba en como decirlo. Volví la vista hacia ella cuando volvió a hablar, y por lo visto parecían estar en la misma situación que yo. Asentí cuando el chico preguntó y levanté un poco la vista para mirarlo a él.

-Sí. Conozco lo que rodea a la academia, sobretodo los jardines, pero no mucho más.- No comenté sobre el hecho de que trabajase en la academia, pero tampoco me dió tiempo ya que un par de segundos después de terminar tropecé y perdí el equilibrio. Antes de que alguno intentase tocarme salté hacia la derecha, justo donde ellos no estaban y ahí intenté recuperar el equilibrio, terminando por hacerlo pasados varios segundos. -Bien... Estoy... Todo... Bien.- Aquello fue incómodo, y los nervios de que pudiesen haberme tocado seguían ahí, pero trataba de evitarlos como fuera.
Sue Kurtlz
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Buscando indicaciones [Priv. Roxas/Naminé]

Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba