» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 27, 2014 6:59 am

La Leyenda del Clan de los Dragones [Historia]


La Leyenda del Clan de los Dragones


Aquí os presento una historia en la que llevo trabajando un largo tiempo, este es su primer capitulo. Su nombre provicional sería 'La Leyenda del Clan de los Dragones' debido a que me pareció el más adecuado con el cual presentarla, sin embargo no es su nombre definitivo y puede estar sujeto a cambios.

Sentíos libre de dejar comentarios con vuestra opinión, eso es algo importante para motivarme a seguir con la historia (??) Bueno mi intención es entregarles cada cierto tiempo (cuando no me de pereza escribir) un capitulo de la historia.

No digo que cada semana o cada mes por que lo más probable es que no lo cumpla. ¿Quién cumple esas cosas?




La Leyenda del Clan de los Dragones


Primer Capítulo



-Escapa, pequeña mía, ¡Ecapa!

-¡¡Nooo!! -Me desperté sobresaltada una vez más, como me había sucedido ya varias noches consecutivas, por culpa de una pesadilla que se repite sin descanso. Mirando el techo con un brazo descansando sobre mi cabeza, me pregunto porqué aún tengo esas pesadillas con ese niño de ojos rojos. Levante la muñeca de la mano que descansaba sobre mi cabeza y observé el signo, ¡mi signo!. La marca que representaba que había nacido para liderar a los dragones y a todo su clan. Una marca que tenía que mantener cubierta y apartada de la vista de todos, al menos mientras estuviese es este lugar. Suspiré con el triste recuerdo de un viejo hogar al que hacía ya un año al que no iba. También extrañaba mucho a Naga, ella si que me comprendía. Aún siendo un dragón, ella era la única que de verdad sabía como hacerme sentir mejor.

Me incorporé en la cama y esta crujió bajo mi peso, esperé unos segundos sentada en el borde antes de levantarme para comenzar un nuevo día. Con los pies descalzos en el suelo disfruté por un momento del frío que me transmitían las baldosas bajo mis dedos. Suspiré una vez más y me puse en pie desperezándome y bostezando. Mi vista se posó en el escritorio, donde descansaban varias fotos del año anterior. Entre las caras sonrientes que asomaban pude distinguir a Layla, mi mejor amiga, incluso me atrevería a decir que es la única que tengo, y aún así, jamás le he contado mi secreto. Después de varios minutos mirando las fotos, recogí todas mis cosas de aseo y me dispuse a abrir la puerta. Nunca había entendido la razón por la que no nos instalaban un baño personal a cada estudiante, en vez de eso, nos hacían levantarnos el doble de temprano para ir a un baño público donde se forma una guerra gigantesca para ver quien usa primero las duchas.

Bostezando por el agotamiento abrí la puerta despacio, en días como aquel, que eran en realidad prácticamente todos los días, sentía que todo iba a cámara lenta, cada paso que daba me pesaba el doble que el anterior.

-Buenos días Maika -

Me sacó de mi trance una voz fina y energética, con un rastro dulce y cariñoso que me hizo volver a la realidad. Frente a mi se encontraba una chica de tez muy blanca con la cara repleta de adorables pecas, sus ojos eran color miel, casi amarillos, unos colmillos que sobresalían de entre sus labios, una cola con una gran cantidad de pelo de color beige muy claro, pero lo que siempre me llamaría la atención eran sus orejas. Dos orejas lobunas se movían con cada sonido que percibían en la cabeza de la chica, quien de hecho era, mi mejor amiga, Layla. Esbocé la mejor sonrisa que pude a esa hora de la mañana, y le acaricié delicadamente una de las orejas.

Layla, quien odia que le toquen las orejas, algo que se de sobra, rápidamente apartó mi mano haciendo un gesto de falso enfado, que a continuación se convirtió en una sonrisa brillante y relajada.

-Siempre igual, me pregunto cuando dejaras de hacerlo -
-Es imposible para mi, Layla, lo sabes -dije bromeando mientras cerraba la puerta de mi habitación.

Durante una gran parte del camino hacia el baño ella parloteaba sobre cualquier cosa, principalmente sobre los rumores y los chismes más hablados en el momento por toda la academia. Tanta cháchara me estaba provocando dolor de cabeza, no era que no quisiese prestarle atención, pero verdaderamente me sentía bastante agotada, y para más ahora me habla sobre cosas que realmente no me interesan, y que sé, que a ella tampoco. Sin embargo, me fuerzo a mi misma a escucharla y a fingir de vez en cuando una sonrisa.

-¿Lo has soñado de nuevo? -me preguntó esa astuta loba haciendo que la mirara sorprendida.

-Te has dado cuenta, eh, es imposible ocultarte nada a ti -dije suspirando mientras me encogía de hombros dándome por vencida.  Una vez más Layla me demostraba su increíble poder de intuición, ya se que dicen que los lobos tienen ese sentido más desarrollado pero la verdad, yo creo que ella es la mejor para eso, quizás me conoce demasiado...o no.

-¿Cómo no quieres que me de cuenta si estás pasando de mi? -Dijo en un tono enfadado, pero sin embargo su cara reflejaba todo lo contrario, una sonrisa comprensiva y cariñosa. -Anda cuenta -

-Si, ya sabes como es la historia, el chico llega, mata a todo el mundo y por último me mata a mi -Decía intentando restarle importancia al asunto mientras intentaba cambiar de tema hablándole sobre el nuevo trimestre.
<> era en lo único que podía pensar en esos momentos.

Pero lo que realmente no sabía Layla sobre el sueño es que no era un simple producto de mi imaginación durmiente, sino más bien, un recuerdo que me atormentaba desde hacía ya bastante tiempo. Tampoco sabía toda la verdad, simplemente le había contado que aquel chico mataba a todas las personas a mi alrededor, y para calmarme ella siempre me decía que no me preocupara, que ella siempre estaría allí. Sin embargo, el verdadero sueño no era tan sencillo.

Todo empieza en una noche tranquila, yo duermo en mi habitación cuando escucho un gran ruido y bajo corriendo desde el segundo piso hasta el salón, lo primero que veo son dos personas, ya medianamente mayores, tirados en el suelo, puedo observar que un liquido extraño y viscoso sale de su cuerpo a grandes cantidades. Estas personas intentan desesperadamente tapar estos agujeros por los que se les escapa la vida con sus manos, sin embargo no es algo tan sencillo. Estas dos personas son mis padres, antiguos líderes de mi clan, el de los dragones. Lo siguiente y más terrorífico es el chico, no mucho más mayor que yo, que en ese sueño no tenía más de seis años, con un cuchillo en cada mano clavándoselo consecutivamente a mis padres. Yo quedo paralizada del miedo. Es así sueño tras sueño. Aunque quiero correr, aunque no quiero mirar, aunque quiero ayudarlos, no puedo. Siempre hago lo mismo, quedarme de pie, mirando y temblando. El sueño acaba cuando mis padres perciben mi presencia e intentan decirme que me valla, esto avisa a su asesino que alguien más se encuentra en la escena del crimen por lo que levanta la vista hacia mi dirección. Nunca olvidaré esa mirada, esos ojos llenos de odio, ira y dolor. Esos ojos rojos que desbordaban lágrimas de odio, esos ojos que me miraban mientras se acercaban y me apuñalaban hasta matarme y entre todo eso, la dulce voz de mi madre, robando los últimos alientos para decirme que corra, que huya y escape, pero yo, me limito a aceptar mi muerte...y morir.

Todo de ese sueño es verdad, todo...menos la última parte. Aquel chico no me mató, al darse cuenta de mi presencia el simplemente se marchó dejando que mis padres se desangraran poco a poco hasta la muerte. Aún hoy me sigo preguntando ¿por qué?, ¿por qué no me mató en ese momento? y muchas teorías me han venido a lo largo de los años, quizás quería que sufriera toda mi vida por presenciar la muerte de mis padres, quizás me quería castigar de alguna forma, quizás era un enviado del mal para hacerme sufrir. Sin embargo todas esas son simples teorías. Otra pregunta que me surge muy seguido es la de porqué mató a mis padres, porqué a ellos, ¿qué podía tener un niño tan pequeño en contra de mis padres?. Ellos eran buenos líderes, eran equitativos, nadie en el clan pasaba hambre más que nosotros, nadie sufría más que los demás y todo eso...gracias a mis padres. Ellos si que eran grandes personas, y mi gran miedo es no llegar a ser como ellos, decepcionarlos.

Años después de ese incidente pude descubrir al asesino de mis padres, quizás fue por pura casualidad o quizás el destino quería que me vengara, yo siempre he optado por la segunda opción. Draak, un miembro huérfano del clan, quien perdió a sus padres cuando era muy joven, es el mayor criminal del clan, el más buscado,...el asesino de mis padres y a quien juré matar. Pero hay un inconveniente, nadie sabe la apariencia real de Draak, muchos dicen haberlo visto en forma de mujer, otro en forma de elfo, incluso han mencionado la de hombre lobo. Aunque sabemos que es una persona de nuestro clan, su múltiple cambio de apariencia nos hace dudar de la realidad de esta persona, por lo que en secreto de todo el clan se llevan investigaciones relacionadas con este sujeto y seguimiento por radar de su posición o eso es lo que nosotros esperamos poder conseguir.

De vuelta por fin en mi habitación busqué el uniforme de la academia que todos teníamos que llevar obligatoriamente. Si algún profesor te veía sin la bufanda o si llevabas mal puesta la camisa te mandaba al despacho del director, esa fue una de las cosas que aprendí por las malas, por desgracia, casi fui expulsada una vez. Algo que no me puedo permitir. Cuando terminé de vestirme aún me sobraba tiempo antes que la primera clase diera comienzo por lo que me dirigí a una estantería que estaba a rebozar de libros y con el dedo índice tanteé los títulos de estos que sobresalían por el lomo. Cuando llegué al que buscaba lo cogí y lo lancé dentro de mi mochila. Consulté el horario para el día de hoy, ''Entrenamiento en equipo'' esa era mi primera clase del día, nada mejor para empezar un nuevo trimestre. Me coloqué la mochila sobre un hombro y salí de mi habitación decidida a no volver a ese oscuro lugar hasta la noche y me encaminé a la zona de jardines interiores, donde solía pasar la mayor parte del tiempo, leyendo o simplemente pasando el rato con Layla.
Una vez en mi lugar habitual -bajo un enorme árbol en uno de los extremos más alejados de los edificios de las clases- saqué mi libro y comencé a leer, nada relativamente importante, era un libro que trataba sobre la historia de los clanes. Ultimamente me obsesionaba ese tema, creía que podía encontrar un autor que no tratara a mis padres como a unos locos suicidas e irresponsables, pero no, todos piensan igual. Pareciera como si todos tuvieran el mismo CD guardado en esas cabezas idiotas. Este libro, al igual que los demás mencionaba las mismas teorías de las muertes de mis padres, ninguno menciona el asesinato, jamás le ha pasado a nadie por la cabeza tal cosa.

Cansada de las estupideces de los libros de textos me dispuse a dirigirme a mi primera clase, aunque aún fuese demasiado temprano prefería hacer cualquier cosa menos ponerme a pensar sobre ese tema. Una vez en el aula especial de entrenamientos para mi sorpresa pude ver que habían más alumnos de los esperados para ser la hora que era. Conocía a la gran mayoría, sin embargo habían caras nuevas algo que me resulto extraño estando a la altura del curso que estábamos, ¿a quién se le ocurriría matricularse en una escuela prácticamente a finales de año?
Mientras observaba a todos mis compañeros forme tres grupos, con los que realmente no deseaba que me pusieran, los que me daban igual, y los nuevos. Si había algo que no me gustaba de este tipo de clases era básicamente la parte de <>, es algo que jamás se me ha dado bien y no se me dará. En la clase no he sido precisamente la persona más sociable, incluso me han puesto motes raros, como ''doña callada'' o ''señorita mala leche''. Pero aún así no es por eso por lo que me molesta esta clase, me molesta por la sencilla razón de que no confío en nadie.
Sin embargo aquí estoy, siendo arrastrada a esta clase sin sentido donde tendré que conformarme con los compañeros que el profesor elija.

De repente las luces se apagaron y se escuchó como la puerta se cerraba lentamente hasta terminar causando un gran estruendo. Automáticamente las luces se encendieron y en el medio de la sala se encontraba un hombre bastante alto y musculoso, con pelo blanco y abundante. Portaba un parche en su único ojo y varias cicatrices en la cara. Ese es Mr. Faulkner, o como algunos le llaman a sus espaldas Mr. Scar, es un cíclope de alto rango que según tengo entendido ha participado en numerosas guerras. Si el se encontraba allí quería decir que la clase daría comienzo de un momento a otro. Todos estuvieron callados durante largos minutos, nadie se atrevía a decir la primera palabra, ni a preguntar porque no decían nada, solo mirábamos hacia él en espera de alguna orden.

A lo lejos se escucho el sonido ahogado del timbre que daba anuncio a la primera clase.


Invitado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba