» Ultimam Voluntatem [Élite]
Miér Ago 24, 2016 9:44 am por Invitado

» Hola a todos :3
Dom Ago 07, 2016 3:23 pm por Dark Wolf

» Reglamento {Leer y firmar} Obligatorio
Sáb Ago 06, 2016 11:48 pm por Dark Wolf

» Hola a todos.
Sáb Ago 06, 2016 7:46 pm por Dark Wolf

» CHECK♚MATE [Monochrome School RPG Yaoi+18] - Cambio de botón [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 12:39 pm por Invitado

» [ID] Patchouli Knowledge// Espia
Vie Ago 05, 2016 1:54 am por Patchouli Knowledge

» Ephemeral | Afiliación Élite |
Jue Ago 04, 2016 11:35 am por Invitado

» Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Miér Ago 03, 2016 7:33 pm por Invitado

» RE APERTURA INB (NORMAL)
Sáb Jul 30, 2016 7:55 pm por Invitado

» Protego Horriblis || Petición Cambio de Botón || [Elite]
Sáb Jul 30, 2016 4:57 pm por Invitado

» Tartarus - Élite
Vie Jul 29, 2016 4:38 pm por Invitado

» Cromulent University - Hetero/Yaoi/Yuri [Élite]
Miér Jul 27, 2016 11:36 am por Invitado

» ¿Se encontrará Mona Lisa? - [Priv. Reim Bush]
Mar Jul 26, 2016 9:22 pm por Reim Bush

» Heta-rol [Confirmación Élite]
Lun Jul 25, 2016 10:41 pm por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:36 pm por Invitado


Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Nintsu H. el Dom Ene 12, 2014 10:34 am

Merienda en los Jardines [ Priv. Chairo ]

Recuerdo del primer mensaje :

Hacía ya bastante tiempo en que ambas hermanas no se daban una vuelta por lo que era la Academia. En su información, las clases a las que ambas iban aun no estaban activas, cosa que se les hacía extraño, dado a que ambas estaban dispuestas a aprender lo que le enseñasen sus mentores en las ramas de la enseñanza , sonaría lo bastante cliché a los oídos de los demás, pero ambas tenían aquellas ganas de superarse así misma, pronto así la competitividad entre ambas se haría a cargo de sus vidas para destacar ante al menos, a los que ellas consideraban padres, y posiblemente tutores de los cuales estas no querían decepcionar con malas calificaciones, procesos, en fin.. Querían llevar una vida llena de éxito, a pesar de ser ambas unas pequeñas aun, y no tener demasiado tiempo de vida. Ambas de igual forma, solían bajar al sótano de donde vivían, allí, es donde la magia para ellas tendría un verdadero sentido. Si bien solo tenían autorización para ir allí en compañía de algún adulto que fuese responsable, aprovechaban el momento en que estos estaban en casa para bajar y meter mano a las cosas que encontraban.. ¿Por qué no bajaban sin el permiso?. Se trataba de un cuarto lo bastante lúgubre, sombrío y oscuro como para que ambas se armasen de valor para bajar a corretones a encender los candelabros de las paredes, a pesar de tanta tecnología a la que el mundo estaba expuesto, más bien, la cúpula, aquel lugar parecía lo bastante medieval, como de inquisición, que casi parecía irreal a sus propios ojos.No obstante, sus experiencias eran realmente progresivas, iban de paso a paso, a gatas, como bebés, pero sabían que de la practica se hacía al maestro.
Hoy, tenían planeado montar un pequeño picnic entre ambas en los jardines de la academia. La castaña temía al bosque de veces, ir sola no le era un problema, de hecho, de veces iba a cazar mariposas con su red, y luego las liberaba en el portal de la casa por momentos, para disfrutar de un panorama amplio, pero quien le preocupaba era su pequeña hermanita , Annie, la cual era más incrédula, miedosa y curiosa de las dos. Aunque se veía lo bastante más tranquila y valiente. La castaña y la morena eran sus contrapartes, si bien, Nintsu era alguien realmente sociable, y parlanchina, Annie era realmente callada, y solo lograba hablar cuando realmente esta lo estimaba conveniente .Lo malo de ambas era que la timidez era dueña de sus bocas, y tendían a sonrojarse con facilidad ante nuevas caras y personas. Aunque no tardaban en coger confianza con los desconocidos, cosa que no era muy alentadora para ciertas cosas. La mayor era la que estaba más consiente de los peligros que podrían atacarlas, aun tenía malos recuerdos del tiempo en que fue muñeca, y la apocalipsis allí abajo para ella habría sido realmente pésimo para a ella, puesto que cuando era simplemente un objeto, se sentía inútil. Gracias a dios se convirtió en una niña gracias al albino, aunque a veces prefería su antigua vida, dado que, según ella, se ahorraría muchos problemas.
La menor iba con un pequeño canasto en sus mano izquierda, mientras que la diestra iba agarrada a la de la mayor con suavidad y fuerza , por tal de no perderse en los senderos que ella realmente no conocía.

Una vez que ambas estuvieron dentro de la Academia, fueron directo a los Jardines, si bien no era un temporada primaveral, el invierno había dejado huellas de hermosas flores que aun estaban abiertas, sobre todo vivas, realmente, los jardíneros que se preocupaban por la ornamenta del edificio habían hecho un buen trabajo. Caminaron hasta bajo de un árbol, tendiendo ahí un pequeño mantel rosa de detalles estrellados color amarillo crema, dejando el canastito sobre este mismo

-Aun no tengo hambre... Habló la menor, chocando sus dedos con algo de timidez a la posible respuesta de su hermana, quien se había esmerado en poder llevarla al jardín -Aunque realmente no era un gran esfuerzo-.
-Vamos a ver si aun hay mariposas?- Propuso con ánimo la otra. La menor asintió un par de veces con alegría, y ambas dejando sus cosas bajo aquel árbol, fueron a meterse cerca de los arbustos, en busca de aquellas criaturas maravillosas que Nintsu solía ir a cazar.
Nintsu H.

Mensaje por Nintsu H. el Lun Jul 20, 2015 9:40 pm

Re: Merienda en los Jardines [ Priv. Chairo ]

Lo que trascurrió de tiempo, al morena lo estaba aprovechando para sacar del pequeño cesto a la ardilla que poseía como mascota. Se sintió bastante molesta por ser callada, pero no haría un pequeño drama o berrinche, no al menos en público, con el muchacho en frente de ella. ¡Le daba una vergüenza, además!. Ya tendría tiempo para desquitarse con la rubia, tal vez podría esconderle a Minerva bajo la cama de los lobos, o tirarle su cepillo de cabello arriba del tejado. Tal vez una pequeña canica encantada bajo la colcha le bastaría para que ella anduviese con el dolor de espalda más insoportable que podría sentir.
Bueno, muchas formas de una pequeña e inofensiva venganza se le pasaron por la cabeza, mientras que acicalaba a la ardilla, que media soñolienta apenas movía la cola, onda, que estaba en su nirvana.
De forma contraria, la rubia seguía tomando, guardando, y sacando cosas de los cestos y del mismo pequeño mantel, parecía haberse estado más tranquila. Pero estaba más en claro de que ese día Nintsu estaba de buenas, unas buenas no tan buenas, pero no unas buenas de las malas, porque habían días en que ni siquiera sus muñecas la llegaban a tolerar, y terminaba en el jardín de la casa, arremetiendo todo su malestar y cólera contra las leñas para la chimenea, y de vez en cuando, por pura maldad y disgusto, quemaba las flores del jardín
– Sí, sí, desde hace un tiempo – respondió la rubia nuevamente intercalando las miradas entre la comida, su hermana, y Chairo.
Annie los miró por unos minutos, con los dedos chamuscaba el cabello del roedor, hablando después de un buen tiempo tomado
– pero no vivimos acá – comentó porque sí, porque se le dio la reverenda gana, y porque tenía ganas de platicar aunque sea un ratito más con alguien que no hablase todos los días. – tú también eres alumno ¿no? – preguntó después, sonriendo por costumbre – no te ves como algún profesor o algún cargo más pesado – agregaría, para ella misma descartó el hecho de que también podría ser una amenaza.
Nintsu H.
Mensaje por Chairo el Jue Jul 23, 2015 7:11 pm

Re: Merienda en los Jardines [ Priv. Chairo ]

Era consciente de que se suponía que estaba conversando con dos personas, una niña pequeña y una un poco más grande pero aun así seguramente menor a él, pero de todos modos centraba su atención únicamente en la que le prestase atención en el momento. Por lo tanto, prácticamente se dedicó a ignorar a la morena mientras más o menos le hacía caso a la que parecía la mayor de las dos.

Como pensaba, eran estudiantes de la academia y, por lo tanto, posibles guías cuando le fuese necesario. Con saber dónde había comida e ir desde allí a su cuarto tendría suficiente, en realidad, pero nunca estaba de más tener a alguien a quien recurrir en caso de pretender cambiar de aires, o algo similar. La biblioteca era el único ejemplo que se le ocurría. La biblioteca, y... la biblioteca. Lo demás no sabía ni qué podía ser, así que poco le importaba conocer su ubicación.

Volvió la mirada hacia la pequeña al oír su voz. Si no vivían allí seguramente sería porque estarían junto a sus padres, como se suponía que lo había estado él alguna vez. Le extrañaba que no estuviesen cerca, vigilándolas. Por cómo hablaban, parecían convivir en el mismo hogar, por lo que probablemente fuesen familia. Hermanas, seguramente.
Su respuesta fue limitada a un leve movimiento afirmativo de cabeza, seguido de un intento fallido de recordar el nombre de la clase. Sabía que no era Sol, Lluvia ni Niebla, que eran las únicas que, por alguna razón, recordó en aquel momento. Las había oído en algún lguar, aunque no se acordaba de dónde exactamente. Tal vez las mencionaron junto a Nube, su clase.
Nube, eso era.

De repente la palabra llegó a él, como si de un disparo directo se tratase.
Nube.
Estaba seguro.
Bueno, no, pero se arriesgaría de todos modos.

- Nube. - Mencionó finalmente, sin que se notase la duda. – Clase Nube.

Era incapaz de imaginarse a sí mismo como algo que no fuese estudiante ni ciudadano, como tan bien había supuesto la pequeña. Sería demasiado... extraño. Demasiado pequeño para eso. Demasiado trabajo para él.
Chairo
Mensaje por Nintsu H. el Lun Sep 21, 2015 12:50 pm

Re: Merienda en los Jardines [ Priv. Chairo ]

Era bastante temprano aun, pero Nintsu ya estaba siendo atacada por aquel bichito de “volvamos a casa”. No era una niña que le gustase estar en sus cuatro paredes, si no más bien ir cambiando de ambientes de tanto en tanto, además, aun tenía deberes para hacer, ropas que planchar, telas que cortar y cosas que hacer en la cocina para pasar la tarde.
En mero silencio, aprovechándose de que la morena estaba bastante entretenida con lo suyo, comenzó a guardar algunas cosas, entre además que dejó el pan y la mermelada, dedicándose a hacer hartos bocadillos, total, el chico tenía hambre ¿No?. Y en su casa, al menos, la comida era abundante, y la hospitalidad se les era bien inculcada…por la razón, o por la fuerza. Bueno, tampoco es que el padre se le dedicase a pegarles con el cable de la plancha, más, eran sermoneadas con un tono bastante adecuado en lo que ameritaba la situación.
Annie, por su lado cuidando de la ardilla, observaba con cuidado al castaño en espera de alguna de las respuestas, tranquila y reservada, en lo que respectaba de la rubia. A por ella, podría estar esperando el tiempo que fuese necesario, sin necesidad de apresurarse, tomando todo con su debida calma “La paciencia hace al monje”, se lo repetía varias veces, normalmente cuando estaban discutiendo por tonterías en casa
– Nube? – le quedó mirando con sus orbes bien abiertas la morena, de forma consecutiva la rubia saltaría al habla –Será la…- pero el invitado ya había respondido.

La menor gateo un poco más cerquita, sentada sobre sus piernas con cuidado de que el vestido, confeccionado por ella misma, no se le subiera y mostrase su pálida piel que siempre escondía por cuestión de comodidad, más que por alguna extraña opresión
– Ah , sí, sí, a esa clase pertenecemos nosotras también – respondió un poquito más animada que antes. Que recordase, nunca había tenido la oportunidad de platicar con alguien de la misma clase, es más, con los únicos estudiantes, a memoria, que recordaba alguna vez cruzado palabras, sería con una chica de tormenta y otra de niebla. Claro, a ambas las adoraba.


La rubia sin mucho escrúpulo se levantó con una bolsa llena de panes con mermelada, mirando al castaño y la morena de forma un poquito… molesta. Uno de los avisos de que ya tenía ganas de irse
– Te obsequiaré lo que tengo en esta bolsa, ya que veo que te ha gustado – comentó con cierto aire “dulce, pero escabroso” la bruja mayor, luego miró a su hermana – Ya, nos vamos –
Nintsu H.
Mensaje por Contenido patrocinado

Re: Merienda en los Jardines [ Priv. Chairo ]

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares